Estudiantes, transportistas con fuerza de cambio

0
1324

Son una gran masa de ciudadanos que contribuyen al desenvolvimiento del que hacer diario y de la paz de una sociedad y es por eso que deben estar unidos; a ambos les conviene ceder y respetarse en sus posiciones ante convenios mutuos y con el gobierno en relación al pasaje estudiantil y lograr equidad en el resultado final. El gobierno debe subsidiar a ambos en la medida de las posibilidades y es deber tener conversaciones o diálogos serios, respetuosos y cumplir los acuerdos que se den.

El buen transporte es vital en un país y reflejo del mismo (incluyendo en este aspecto el precio justo para todos, repuestos suficientes, flota adecuada de vehículos de variados estilos y sobre todo los de servicio público como los de transbarca o trolebuses , nuevas rutas dentro de las ciudades y accesibles en varios puntos, vías de tránsito en buen estado, eficientes institutos de transporte, alcaldías o gerentes entre otras prioridades).

Un país puede paralizarse en cualquier momento por una crisis o conflicto en el transporte o por un estallido estudiantil generalizado. Este detalle en estos tiempos de crisis económica y de incertidumbre evidente no debe ser despreciado por el gobierno o politiqueros de turno en ningún momento, porque por ahí puede saltar la liebre y explotar la olla de presión existente en Venezuela, con las consecuencias trágicas de daños materiales y sangre en las calles.

Mi apoyo irrestricto a los estudiantes en sus luchas para conseguir un buen transporte , comedores y becas estudiantiles en las universidades; con sus bríos constantes en una lucha de calle permanente que no debe de cansarlos para  lograr sus objetivos, eso sí, nada de máscaras o violencia callejera y a los enmascarados, bandidos, encapuchados, ocultos, disfrazados, disimulados y cobardes retírenlos con su palabra o convencimiento; simplemente canalicen el miedo y no entorpezcan el derecho al libre tránsito de los demás..

No  caigan en la violencia provocada por grupos infiltrados o por los entes represivos del gobierno; acordarse de que el mal y las emboscadas están en las esquinas, con el propósito que siga el caos y que ustedes sean carne de cañón. Con estrategia adecuada, prudencia y sin pasiones políticas o ideológicas, pero con la verdad por delante, su fuerza, causas  y número se vera y oirá en Venezuela. Transportistas y estudiantes tienen un poder escondido, el que creo puede ayudar al país y poner un granito de arena para contribuir con la lucha política, pacífica y social a mejorar la situación existente.

Al margen de toda esta lucha, estudiantes no dejen los libros y cuadernos, ni la academia, ni de cumplir sus deberes como estudiantes, no pierdan  un minuto de tiempo, aprovechen el mismo en estudiar, leer y obtener el mayor conocimiento posible (Proverbio: “el poco conocimiento es peligroso”), no se paren, ayuden  en la lucha a sus profesores y maestros; en la unión está la fuerza. Profesores sean flexibles con sus alumnos en tempo y espacio para continua la disputa que se empieza. Los estudiantes “comunistoides” que hay en todos lados, carreras y universidades son los primeros que deben luchar por todas estas causas, reinvocaciones, reivindicaciones. Un gobierno que los aprecie y respete debe complacerlos a todos, no solo en la cantidad a recibir en sus aulas sino en la calidad al egresarlos y de tener todos los servicios esenciales y básicos para un buen vivir como estudiantes, “ahora y por siempre” y “sea como sea”. “Sin balas, con votos o más votos”

He vivido, visto, oído lo que es ser estudiante y las penurias que se pasan en ese camino para culminar una meta, un fin, un término o un resultado..

El deber ser es: que los transportistas se detengan a recoger a estudiantes, personas de tercera edad, público en general, los pasajeros respetar a los conductores y el gobierno cumplir sus compromisos. Si esto no se cumple, la crisis y el conflicto seguirá.

El mantenerse en las calles debe ser la constante, con la voluntad del pueblo en estos tiempos de cambio, alianzas para el progreso y justicia, con acciones por la democracia y sin descartar socialismo demócrata-cristianos revolucionarios verdaderos.

Fuerza, fe, constancia, estudio y trabajo es la constante de hoy y siempre.

____

Rubén Lopera

 

Por favor , déjenos su comentario...