Jefe de la ONU continúa en Odesa su visita a Ucrania

0
246

El secretario general de la ONUAntonio Guterres, visita este viernes la ciudad portuaria de Odesa, en el sur de Ucrania, tras afirmar que se espera “intensificar” el acuerdo alcanzado entre Rusia y Ucrania para exportar grano y mitigar la crisis mundial de alimentos.

En el frente, las fuerzas rusas prosiguen con su campaña en el este del país, en la región de Donbás. Allí, las autoridades ucranianas reportaron cinco muertos en la provincia de Donetsk en las últimas 24 horas.

Durante su visita a la exrepública soviética, Guterres se reunió con el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, y con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, quien contribuyó a que se cerrara un acuerdo para exportar granos desde Ucrania.

En una rueda de prensa conjunta de los tres líderes, Guterres afirmó que Naciones Unidas desea “intensificar” las operaciones previstas en el pacto antes de que llegue el invierno boreal.

El acuerdo, el único pacto significativo entre Moscú y Kiev desde que las fuerzas rusas iniciaran su invasión de Ucrania en febrero, ha permitido hasta la fecha que 25 buques con cerca de 600.000 toneladas de productos agrícolas zarpen desde tres puertos ucranianos, según las autoridades ucranianas.

Según el Programa Mundial de Alimentos (PMA), 345 millones de personas en 82 países enfrentan una inseguridad alimentaria aguda -una cifra récord- y unas 50 millones de personas en 45 países corren el riesgo de morir de hambre si no reciben ayuda humanitaria.

Para Zelenski, “aumentar el número de barcos que exporten alimentos ucranianos de forma segura” es una “necesidad mundial”.

“Nuestro Estado está dispuesto a ser y será garante de la seguridad alimentaria global”, señaló en una rueda de prensa.

Después de Odesa, Guterres tiene previsto viajar a Turquía para visitar el Centro de Coordinación Conjunta, el organismo encargado de supervisar el cumplimiento del acuerdo.

– Preocupación por Zaporiyia –

En tanto, Moscú prosiguió con sus bombardeos en la región de Donetsk, en el este, una zona parcialmente controlada por rebeldes prorrousos desde 2014.

El dirigente ucraniano de la región, Pavlo Kyrylenko, informó en redes sociales este viernes que los bombardeos rusos habían causado cinco muertos y herido a más de 10 personas en tres lugares en las últimas 24 horas.

Los ataques rusos contra la ciudad de Járkov, la segunda mayor de Ucrania, el viernes por la mañana dejaron un muerto y causaron daños en una escuela y en una empresa privada, dijo el dirigente regional. En los últimos dos días, los bombardeos rusos en torno a esa localidad han matado a más de una decena de personas.

Pero, en los últimos días, el foco de preocupación internacional se ha centrado en la central nuclear de Zaporiyia (sur), la más grande de Europa y que, desde marzo, está en manos de Moscú. La planta ha sido blanco reciente de bombardeos que se atribuyen mutuamente rusos y ucranianos.

Kiev acusa a Moscú de almacenar armas pesadas en la central y de bombardear desde allí sus posiciones, algo que negó el jueves el ministerio ruso de Defensa.

“Debemos decir las cosas como son: cualquier potencial daño a Zaporiyia sería un suicidio”, advirtió Guterres el jueves desde Leópolis (oeste), donde se reunió con Zelenski y Erdogan.

De su lado, Erdogan expresó el respaldo de Turquía a Ucrania y se alarmó ante el peligro de “otro Chernóbil”, en referencia al accidente de esa central ucraniana en 1986, el peor de la historia nuclear civil.

Moscú rechazó el jueves las acusaciones de Ucrania de que sus fuerzas habrían desplegado armas pesadas en la central y acusó a Kiev de estar preparando una “provocación” coincidiendo con la visita de Guterres al país, para “acusar” a Rusia de “provocar un desastre” en la planta.

Las autoridades rusas, sin embargo, insistieron en que es Moscú quien planea una “provocación” en las instalaciones.

El jueves por la noche, los servicios de inteligencia militar ucranianos afirmaron en Facebook, basándose en reportes que recibieron recientemente, que todos los trabajadores excepto “una pequeña parte del personal operativo” de la planta habían recibido órdenes de permanecer en casa el viernes, y que representantes del operador estatal ruso que gestiona la planta “abandonaron el territorio” de la central.

Por favor , déjenos su comentario...