Hyundai presenta un Santa Fe más seguro.

0
654

Conduciendo el vehículo de esta semana, un flamante Hyundai Santa Fe Ultimate, no he podido dejar de recordar uno de los capítulos más nefastos de la historia automotriz de los últimos años, el escándalo provocado por el repentino incendio de los Ford Pinto, durante colisiones a baja velocidad.

Las ventas del Santa Fe no registraron números altos el pasado año, a pesar de ser este, un utilitario que supera a varios de sus competidores en importantes renglones como, el tren motor, o la correlación precio-prestaciones. Desafortunadamente para Hyundai, el Instituto de Seguros para la Seguridad Vial o IIHS por sus siglas en inglés, le otorgó al Santa Fe 2016 calificación de “marginal” en las pruebas de colisiones frontales.

Hyundai ha respondido con rapidez, mostrando un Santa Fe 2017, que, si bien no es muy distinto al modelo del pasado año, posee ahora un frente más fuerte.  Combinado con mejores tecnologías de seguridad, le han merecido calificación de “Top Safety Pick+” la más alta que otorga el Instituto. Con intención de mejorar las ventas, por responsabilidad corporativa, o quizás, por ambos motivos, el fabricante ha mejorado su producto a velocidad asombrosa.

Por esa razón, he recordado tanto el desafortunado episodio de Ford, que quizás muchos, sobre todo los más jóvenes, no conozcan. A principios de la década de los 70, ejecutivos de esta compañía con cabezas más frías que la nariz de un esquimal, y conciencias más negras que un cuervo, calcularon que si la solución para evitar  explosiones en los tanques de combustible de uno de sus modelos, ocurridas durante accidentes con impactos traseros,  podría costar entre $5 a $11 dólares por auto, sumarian unos $137 millones, menos de lo que ellos calcularon podría pagar Ford, por indemnizaciones o reclamos causados por muertes o quemaduras durante accidentes con el modelo Pinto.  El memo con estos cálculos llegó a corte, y Ford, enfrentado descredito y reclamos por decenas de incidentes, decidió hacer el llamado para la reparación del modelo, en junio de 1978.

Hoy día la industria es más responsable, aunque alguna que otra manzana podrida asoma en el cajón de vez en cuando. Hyundai ha mejorado al Santa Fe, no solo con un frente más seguro en caso de colisiones, pero también dotándolo de una mayor pantalla para su sistema de información y entretenimiento. Lamentablemente, una de las desventajas de este SUV al compararlo con la competencia, no ha podido ser mejorada, y posiblemente, tome mucho más tiempo al fabricante superar…si es que llega a hacerlo algún día.

El Santa Fe de tres filas de asientos que acomoda hasta siete personas, posee un espacio de carga ínfimo, limitante que de seguro ha puesto a pensar a más de un comprador. Solo plegando los asientos traseros se lograría espacio decoroso para cargar, pero en su configuración original, este SUV no aguantaría una visita a la Ferretería. Por suerte, el Santa Fe Sport, no padece de este problema, solo que los viajeros tendrían que reducirse a cinco.

Si usted es de los que no necesita mucho de este espacio para carga, y está a la búsqueda de un utilitario, el Santa Fe amerita una mirada. Con diseño elegante, buen acabado y disponibilidad de un motor en V6 con 290 caballos (algo poco común entre la competencia) este SUV hace la diferencia.

Otro aspecto atractivo es su correlación precio-prestaciones. Si bien el precio inicial está en concordancia con sus similares, comenzando en los $30,800 para el modelo base SE, al agregar prestaciones de comodidad y seguridad, el Santa Fe Limited Ultimate puede aventajarlos. El modelo probado por nosotros, con tracción en todas las ruedas (AWD) y todas las prestaciones de seguridad y confort imaginables, incluido un techo solar panorámico más largo que la lengua de Mick Jagger, y luces delanteras dinámicas que cambian de ángulo en las curvas, traía precio de $44, 295.

La garantía de Hyundai es, quizás, uno de los mejores atractivos para inclinar la balanza a favor del Santa Fe. Diez años o 100,000 millas para el tren de potencia y cinco años de 24 horas de asistencia en la carretera, son también poco comunes en la industria. Solo porque este SUV no tiene el reconocimiento de nombre de alguno de sus competidores de perfil alto

DEJE SU RESPUESTA

Favor dejar su comentario
Favor indicar su nombre aqui

*