Virulencia racial y “Can not breathe” o “No puedo respirar”

0
399

La ideología racial ha existido por mucho tiempo en muchos lugares de este planeta sobre todo por el color de la piel o por la religión de un determinado grupo que se cree superior a otros, preconizando su separación e incluso la eliminación del otro. No solo el racismo es de grupos, me atrevo a escribir incluso que es personal en algunas personas y hasta selectivo para ciertas posturas de la condición humana del otro. Malo…malo, porque a la larga el odio sale a relucir en ciertas posturas, después la violencia y al final la muerte.

Lamentable la muerte y asesinato de un ser humano de color por un simple hecho delictivo, donde seguro hubo resentimientos de racismo y odio, aunque no tengo las pruebas de confesión y solo son apreciaciones visuales de los hechos y comentarios de prensa; pero esta historia se ha repetido en EEUU y en muchos otros países. En el país que vivo también existe en determinados grupos y hacia determinadas personas o grupos un racismo selectivo, para no escribir sobre ideologías o autoridades que se creen supremacistas y con poder.

“No puedo respirar” es lo que mucha gente sintió y siente cuando tiene COVID-19 con sintomatología respiratoria grave. La sensación de asfixia y ahogo es lo que de seguro sintió George Floy y otros que han sido agredidos y terminado en la misma forma por presión de sus vías respiratorias altas y solo basta la interrupción del paso del aire por pocos minutos para morir por asfixia mecánica. Los secretos de la autopsia ya fueron revelados y el “que tenga ojos, oídos, lógica e intelecto que crea” y el que no, que lo averigüe la causa de muerte de George.

En primeros auxilios es básico aprender el A.B.C de la Resucitación Cardiopulmonar (Conservar o mantener las vías Aéreas permeables, mantener la respiración Breatle y mantener la Circulación), creo que no se le suministro a  George Floy estos primeros auxilios, ni los mirones ni los policías y tristemente su eterio, aura y espíritu se mudo a otra dimensión. No pasaron 24 horas cuando la respuesta virulenta de muchos ciudadanos en EEUU  fue de odio, violencia y venganza reprimida en una sociedad cansada de atropellos por las autoridades con la represión sobre todo a los de color, afroamericanos o latinos. Son grupos anárquicos los que empezaron esta respuesta, no creo que destruir propiedad privada o hacer daño indirectamente a otra gente es pacífico, es la irracionalidad del Homo Sapiens donde la razón  es dominada por los instintos, emociones, impotencia y pasiones; esto tiene una respuesta por las autoridades que también trae violencia, destrucción y muerte. El quinto mandamiento es violado por muchos Homo Sapiens y yo los llamo mamíferos superiores.

Esta situación puede unir tres pandemias (Cov-19, racismo y odio) virulentas y puede seguir el caos y las olas de violencia, malignidad y muerte, no solo en EEUU sino que existen situaciones que pueden ser semejantes en muchos países, y en Suramérica no estamos muy lejos de realidades parecidas, no tanto por la ideología racista, sino por otras ideologías y situaciones sociopolíticas muy frágiles. Las protesta pacíficas no debe terminar nunca y es por eso que muchos movimientos o grupos se están agrupando para continuar la lucha por la libertad, los derechos y la vida. Este ejemplo de seguro lo tomaran muchas sociedades para seguir reclamando a los gobernantes y autoridades respeto por la vida y a sus derechos.

En esta pandemia hay muchos que  les puede faltar el aire para gritar y salir a protestar, ya sea por miedo, por cuarentena, conveniencia, aislamiento o por estar enfermos;  llegará la hora en poder salir a protestar, respirar aires de libertad y acompañar a los que protestan contra el racismo, la opresión, el hambre, la falta de servicio básicos o por tener una calidad de vida digna. No dejemos que nos quiten la libertad, los alimentos, el agua, el gas, la electricidad, el transporte, la riquezas del pueblo, el aire puro y menos que “No podamos respirar” para salir protestar.

Por favor , déjenos su comentario...