“Karma” vivir en pandemia

0
1289

Ya lleva el planeta Tierra un año dominado por el virus ( Hu beta + CoV –SARS-2). No es desde Diciembre del 2019 que daría inicio en el 2020 al año de la  ratita China, sino que los primeros datos que se tienen es que fue en las cuevas de Yuman  en sur oeste de la China en Octubre de ese mismo año donde posiblemente los murciélagos de esa zona pasaron el virus a un animal silvestre y de ahí a  los humanos y sin saber la vías exactas de cómo llego al mercado de Wuhan en la misma China; el Suroeste asiático tiene que ver mucho con la epidemiologia de esta pandemia, pero las teorías de conspiración y salida de un laboratorios especializados de productos biolôgicos todavía aparecen en las páginas de los más diversos medios de comunicación y redes sociales. Los estudios genéticos realizados por genetistas  dieron un  diagnóstico de esa cepa de Coronavirus en los humanos a través del encontrado en un murciélago tipo “herradura”, una de las miles de especies de este mamífero volador y tan útil para la humanidad. Así son las cosas de la naturaleza, de la ciencia, de la selva, de  la vida silvestre o de la epidemiologia evolutiva. ¿Será un “Karma” matar y hacer daño a los ecosistemas y matar a la vida salvaje o silvestre?

 ¿Será que tiene que ver que el hombre el “Homo Sapiens” está pagando algún pecado anterior contra las leyes de la  naturaleza? Y por eso se la devuelve con esta invasión del virus, es decir un “Karma”( causa-efecto )en la tradicionales RELIGIONES DEL HINDUISMO, BUDISMO, entre otras, donde todo se paga en esta vida si se produce un daño  o se actúa mal; de ahí la inspiración y nombre de este artículo. No entraré en detalles en el “karma” Dharma y sus conceptos, mucho menos en religiones que para mi siguen casi todas un camino hacia un Dios, una energía positiva, un estilo de vida, un respeto, un deber y el hacer el bien a todos. Pero lo malo, lo bueno y lo feo que se haga en esta vida, llámese o no pecado se devuelve o se paga en la tierra o en otra dimensión. Esto no es ningún castigo de Dios como pretenden comunicar muchos fanáticos o pseudoreligiosos, Dios nunca querrá que se muera la gente, los niños o los ancianos y menos lo creerán los no creyentes. Opinión muy personal sin tener la razón el lo que pienso, digo  o escribo.

No puedo tirar la primera piedra cuando hablo y concientizo lo que entiendo por” Karma”, al leer sobre el tema hay mucho de cierto en la vida real con ejemplos, fabulas antiguas y modernas. En la vida real y pandêmica actual los ejemplos de presidentes, jefes, gobernantes que se burlaban del virus o de la “gripecita” en sus países están pagando caro sus palabras desafiantes y más de un gobierno caerá, perderá su prestigio si lo tiene o ese jefe no gobernará mas en adelante. Superstición o no, esto pasa en muchos ejemplos de la vida real y en muchas situaciones de la vida. Por eso el refrán “haz el bien y no mires a quien” y de seguro esa acción del bien será recompensada en algún momento de la existencia en esta vida o en otra vida según la religión que cumpla. Pero también el mal y los Malignos no escaparán de ese  ”Karma” según el  proceder de su vivir.

La COVID- 19 no es una “Pandemita” si es que existe esta palabra y de ahí los críticos a mi escritura en constante acecho, lo cual en mi tolerancia suprema y aprendida los acepto y les pido disculpas; pero lo que más me importa es llamar la atención a la prevención en salud ante esta incertidumbre, anarquía de muchos gobiernos y  sobre todo  a los ciudadanos que si creen que es una “pandemita” no una “gripecita” que se ha llevado y seguirá llevándose a muchos conocidos y no conocidas de todo el mundo. El vacunar es lo único tratamiento que puede frenar en algo  los efectos de que el virus logre penetrar las células de nuestro cuerpo a través de la barrera de los anticuerpos o las células “T” que produce el antígeno inyectado o el virus atenuado que se introdujo con la vacuna, lo demás depende del estado de defensa o inmunidad que tenga cada individuo y en esto hay muchas variable y situaciones para describir que de seguro muchos ya saben a qué me refiero, desde estado físico, estilos de vida , enfermedades preexistentes, desnutrición, obesidad, tóxicos, inmunodeficiencias, hipertensión, diabetes, contaminación, tabaquismo, cáncer, entre otras.

No hay ningún tratamiento actual  efectivo 100% ”in vivo,  ni milagroso” todavía contra la molécula y átomos del coronavirus en sí, solo algunos que logran enlentecer en alguna forma sus acciones y una recuperación más acelerada del los síntomas y signos que produce.

Nota: en vitro (estudios en placas de Petri y con sustratos específicas) en laboratorios o en animales si hay moléculas que pueden y están en estudio que detienen a los virus y el coronavirus no es una excepción. Otra cosa es que  actué directamente en  el cuerpo humano extra o intracelular.

A manera de información y educación, el enemigo en cuestión y sus variantes que nacen en algunas de sus mutaciones y esto lo quiero repetir, es una figura geométrica con propiedades muy especificas, es un poliedro (icosaedro)regular con particularidades condiciones biofísicas de gran energía interna de su ARN viral que le confiere gran movimiento cinético, este virus tiene 20 caras de triángulos equiláteros, con sus 12 vértices  y 30 aristas y que puede aterrizar como un “helicóptero o dron” en cualquier receptor celular de membrana con sus 4  proteínas en su capsula de superficie o evadir anticuerpos o células que viene a su ataque; de ahí la importancia de seguir perfeccionando vacunas, antivirales o anticuerpos monoclonales específicos contra el virus y lograr neutralizarlo. Es una guerra subatómica molecular entre un enemigo pequeño y nuestro mundo exterior que vive en este “Karma-vivir” pandêmico. Por favor, cuídense y cuiden a los demás, no es una” gripecita” ni una “pandemita”, es un ¿Karma? de todos y para todos.

La fiesta del año chino de la “Ratita” 2020  todavía domina al mundo en su nuevo año “Buey” y la fiesta china en el mundo no ha terminado  para muchos países y menos este año.

Por favor , déjenos su comentario...