Puerto Rico se convertirá en un centro de innovación tecnológico internacional

0
184
Puerto Rico se convertirá en un centro de innovación tecnológico internacional Fotografía cedida por Engine-4 donde aparece su cofundador Luis Armando Torres quien estará al mando de un centro de innovación tecnológico que será el único en la región caribeña, el cual estará operativo en el plazo de 5 meses en Bayamón, municipio del área metropolitana de San Juan. EFE/SOLO USO EDITORIAL


San Juan, .- Puerto Rico se convertirá en un centro de innovación tecnológico internacional gracias a albergar la sede del primer laboratorio del internet de las cosas e inteligencia artificial del Caribe, proyecto con el que se trata de contribuir al crecimiento de la economía de la isla.


Luis Torres, cofundador de Engine-4, la entidad que promueve el proyecto, señaló hoy a Efe que se trata de un centro de innovación tecnológico que será el único en la región caribeña, el cual estará operativo en el plazo de 5 meses en Bayamón, municipio del área metropolitana de San Juan.


Dijo que este centro tecnológico toma como referencia el internet de las cosas, concepto basado en la interconexión de cualquier producto con otros a su alrededor por medio de aparatos electrónicos para que se comuniquen entre sí y resolver así problemas.


La segunda referencia para este laboratorio es la inteligencia artificial, entendida como la simulación de procesos de inteligencia humana mediante máquinas, en particular sistemas informáticos.


El nuevo laboratorio trabajará bajo estos dos parámetros, con el objetivo de contribuir a la economía local, fuertemente golpeada por una crisis económica que se prolonga desde hace más de una década y los huracanes de septiembre de 2017 que devastaron las infraestructuras de la isla caribeña.


“A este proyecto contribuyen fondos municipales, estatales, privados y en un futuro federales”, señaló Torres, tras matizar que los encargados de llevar a cabo el desarrollo de los proyectos son estudiantes universitarios puertorriqueños.


Torres indicó que este laboratorio dará soluciones económicamente asumibles a, por ejemplo, entidades públicas que podrían acudir al mercado, pero que con esta opción evitan tener que afrontar costes económicos muy elevados.


Al desarrollo del primer laboratorio del internet de las cosas e inteligencia artificial del Caribe contribuyen Engine-4, Steam Forge, el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) de la isla, el Municipio de Bayamón y el Puerto Rico Science, Technology & Research Trust.


Además, colaboran las compañías privadas Intel, AT&T, IBM, Hewlett-Packard, Aruba Networks, Evertec, Fortinet y Microsoft.


Torres puso varios ejemplos prácticos de la utilidad futura de este laboratorio, como puede ser el desarrollo de un sistema tecnológico para detectar cuándo las alcantarillas se taponan en el municipio de Bayamón.


Estudiantes de la Universidad de Puerto Rico han trabajado en el desarrollo de un sistema informático que permitirá que el municipio sepa exactamente cuándo se tapona cualquier alcantarilla de su sistema sanitario urbano.


Otro de los proyectos es el desarrollo de un sistema que se podrá descargar en los teléfonos móviles que permitirá, a través de “geolocalización”, conocer a los usuarios en qué lugar de su ruta están exactamente los autobuses de la red de transporte de Bayamón e, incluso, si hay asientos libres.


Un tercer proyecto ya en desarrollo es el de ubicar dispositivos en los campos de siembre de la isla capaces de recoger datos de pluviosidad, humedad o cantidad de polen que contribuyan a la mejora de los cultivos.
“En estos proyectos se minimizan gastos”, dijo Torres sobre estas tres iniciativas que promueve Engine-4, solo un ejemplo de lo que podrá desarrollarse cuando este operativo el nuevo laboratorio.


Torres subrayó que la iniciativa ayudará a todos, ya que las empresas participantes, que aportan tecnología, se pueden beneficiar de la contratación en futuro de los estudiantes ya con experiencia ganada y además de la exposición mediática de los proyectos.


Los beneficiarios, como son las entidades públicas, podrán disponer de soluciones tecnológicas fuera de los altos costes que suponen el mercado.


El sistema prevé acuerdos entre el laboratorio, las empresas y las instituciones públicas, estas últimas con, por ejemplo, la cesión de instalaciones.


Para la construcción del primer laboratorio del internet de las cosas e inteligencia artificial ha contribuido el DDEC con 250.000 dólares en incentivos del Fondo Especial de Desarrollo Económico (FEDE) y el Municipio de Bayamón con 557.000 dólares.
Torres resaltó que se trata del primer centro tecnológico de su tipo del Caribe.
(EFEUSA)

Por favor , déjenos su comentario...