Exilio cubano satisfecho con “claro mensaje” de Trump al pueblo cubano

0
624
Los ex presos políticos Ángel de Fana (i) y Jorge Luis García Pérez, "Antunez" (2i), la presidenta de Madres y Mujeres contra la Represión, Sylvia G. Iriondo (c); el presidente de la Asociación de Veteranos de Bahía Cochinos (Brigada 2506), Humberto Díaz-Argüelles (d), y el director del Directorio Democrático, Orlando Gutiérrez (arriba-i) hablan durante una rueda de prensa celebrada hoy, jueves 16 de junio 2017, tras la firma del presidente Donald Trump a la orden ejecutiva para modificar la política estadounidense hacia Cuba. Trump dijo hoy en Miami que ha cumplido su promesa de revertir la actual política hacia Cuba para acabar con la "represión" y se mostró dispuesto a firmar con el Gobierno de Raúl Castro otro acuerdo "que beneficie al pueblo cubano". "Ustedes votaron por mi, y aquí estoy como lo prometí. Para ser una voz contra la represión" que ha sufrido el pueblo cubano por casi seis décadas, aseguró Trump en el teatro Manuel Artime, del tradicional bario de Pequeña Habana. EFE/Stephanie Harrisson

Dirigentes de la oposición y del exilio cubano en Miami transitaban dentro y fuera del teatro Manuel Artime con rostros de felicidad, tras el “claro mensaje” que el presidente de EE.UU., Donald Trump, envió hoy “al régimen de los hermanos Castro”.

“El presidente Trump ha demostrado que para tratar el tema de Cuba no hay que dar humillantes concesiones”, resaltó el opositor cubano Jorge Luis García Pérez, “Antunez”, quien fue mencionado durante el discurso que ofreció el mandatario estadounidense en el teatro ubicado en el barrio de la Pequeña Habana.

En una rueda de prensa posterior al anuncio del presidente, líderes de la oposición y del exilio coincidieron en que las parciales modificaciones anunciadas hoy por la actual administración a la política de Obama son un “claro mensaje” de que “EEUU está con el pueblo cubano”.

“Hemos estado denunciando este tipo de relación que restableció el Gobierno de Estados Unidos con Cuba, al punto que el tema de los derechos humanos pasó a un segundo plano”, manifestó el opositor Ángel Moya, esposo de Berta Soler, líder del movimiento Damas de Blanco.

Moya se refería a la política desarrollada tras el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre EEUU y Cuba, proceso iniciado en 2014 bajo la administración del entonces presidente Barack Obama, y que desde entonces fue duramente criticado por la disidencia cubana y el exilio en Miami.

“Desde un principio dijimos que se trataba al régimen como si fuera un gobierno legítimo”, señaló el opositor Antonio Rodiles, en alusión al proceso de normalización de relaciones entre ambos países, el mismo que, tras el anuncio de hoy, queda modificado y “pone en la posición en que deben estar ubicados cada actor político”.

“La solidaridad y pasos hacia adelante deben ser con el pueblo cubano”, añadió Rodiles, en guiño a las palabras de Trump, cuando afirmó que no se levantaran las sanciones en la isla “hasta que se legalicen los partidos políticos y haya elecciones libres con supervisión internacional”.

La nueva política de EEUU hacia Cuba anunciada esta tarde está orientada principalmente a frenar los negocios de estadounidenses con empresas militares cubanas, la “columna vertebral” del régimen, así como a restringir las visitas a la isla.

“Ustedes votaron por mi, y aquí estoy como lo prometí. Para ser una voz contra la represión” que ha sufrido el pueblo cubano por casi seis décadas, aseguró Trump, durante su presentación en el teatro, en un mensaje que dio en la yema del gusto a opositores y congresistas cubano-estadounidenses presentes en el acto, como Mario Díaz-Balart.

“El presidente Trump no está dispuesto a aceptar como normal las tiranías, las dictaduras y los narcoterroristas”, dijo Balart en declaraciones a periodistas, al término del acto.

Añadió que en este “nuevo día” Trump se ha puesto del lado de los que “aman la libertad y de no los que reprimen a sus pueblos”, y que tanto en las calles de La Habana como en las de Caracas (Venezuela) deben saber que el “presidente está con ellos”.

Como en cada ocasión en que Trump pone el pie en Miami para un acto público, no faltaron los simpatizantes y detractores, aunque en esta ocasión en mucho menor número y sin que se registre incidente alguno.

“Todo lo que prometió en su campaña lo está cumpliendo, y no lo hace mejor por la oposición”, dijo a Efe Isabel Santiago, nacida en Cuba y quien se apostó a las fueras del teatro con nombre de uno de los líderes de la Brigada 2506 de la Bahía de Cochinos, con bandera estadounidense y el consabido gorro rojo de campaña con el mensaje “Hacer EEUU grande de nuevo”.

Para el presidente de la Asociación de Veteranos de Bahía Cochinos (Brigada 2506), Humberto Díaz-Argüelles, Trump se portó “como un amigo, como un señor presidente que ha prometido seguir luchando por Cuba”.

En la rueda de prensa, ofrecida en el Miami Hispanic Cultural Arts Center, a unas pocas calles del teatro Manuel Artime, Díaz-Argüelles recordó la visita que el entonces candidato Trump realizó en octubre de 2016 a la sede y a la vez museo de esta asociación, en el barrio de la Pequeña Habana, y dijo que fue “un placer” ayudarlo en su campaña electoral.

A su turno, Silvia Iriondo, presidenta de Madres y Mujeres contra la Represión (MAR), destacó que Trump ha puesto “por encima de cualquier otra consideración el derecho a la libertad y democracia del pueblo cubano”, al que “estrechó la mano” a la vez que “restó recursos al régimen”.

Durante su alocución en Miami, Trump reconoció a los disidentes y también aludió a la represión y violencia del régimen cubano con ejemplos como la muerte en 1996 de los cuatro pilotos de Hermanos al Rescate, con la presencia de algunos de los familiares de las víctima.

Miriam de la Peña, madre de Mario Manuel de la Peña, uno de los pilotos Hermanos al Rescate, manifestó que fue “reconfortante” escuchar que el presidente

Por favor , déjenos su comentario...