Es Urgente Cambiar a Salud, Educación y Energía en Puerto Rico

0
321

Finalmente llego la hora donde no podemos mentir mas a la gente sobre la condición del sistema de salud, educación y energía eléctrica.  Por décadas todo se corría como fincas privadas que a pesar que eran agencias del gobierno, la gente no tomaba decisiones ni tenia la información verídica en cuanto a los prestamos y operación de las mismas. Todo se corría por fe como una religión donde se adoraba al gobernante de turno y se rezaba con mucha fe para que todo siguiera bien.

Ya la época de las vacas gordas se acabó y el país esta en una coma listo para morir económicamente debido a la falta de control de gastos en cada una de las ciento treinta agencias del gobierno.  Ahora hay que decidir las prioridades en orden de urgencia. Podemos ver como el sistema de salud financiado por el gobierno federal se ha consumido por las aseguradoras que todos los días le quitan mas beneficios al paciente, le controlan las recetas y cirugías al medico, poniendo en peligro la salud del pueblo de Puerto Rico. Mientras tanto, todos los días mueren personas esperando por sus servicios médicos, por falta de una medicinas, o esperando por su cita a un especialista la cual tarda meses en conseguirse.  El remedio para esta situación fuera de control es crear un ambiente donde se elimine el monopolio de las aseguradoras de salud que se enriquecen con el dinero federal que llega a la isla.  Hay que sacar a los intermediarios que cobran mas que los médicos por administrar el dinero que ya viene asignado para beneficios médicos. Estas compañías con fines de lucro precisamente buscan la manera de ganar mucho dinero y no están para que se mejore la salud del pueblo.

La época donde el departamento de Educación se corría como una finca privada separada e intocable ya se acabó.  Es el momento de colapsar el edificio completo de San Juan y transferir esos fondos a las escuelas que tanto lo necesitan.  Es momento de digitalizar los procesos administrativos y transformar los papeles en formas digitales. El dinero viene para que los niños aprendan y no para que se gasten en administración de programas que no ayudan en nada al estudiante que sigue fracasando. Hay que invertir la pirámide de gastos donde se le declare al sistema en estado de emergencia, se pongan 2 maestros por salón (15 estudiantes por maestro), se le de la libertad a los maestros de poner al día al estudiante y donde el director bregue solamente con el mejoramiento académico de la escuela sin papeleo.  Se debe eliminar el atragantar un currículo estéril a los estudiantes sin tener las destrezas básicas. Jugando en el patio junto a todos los maestros pueden aprender matemáticas, idiomas y computación de forma integrada.  Los estudiantes de la escuela elemental deben jugar, moverse, ser creativos y usar el sistema de creación de proyectos en vez e estar presos en un salón con un currículo aburrido, escribiendo en la pizarra, tomando exámenes y con un maestro aburrido.

En Educación Especial pagamos 10 mil dólares diarios de una demanda debido al incumplimiento. Eso son ($3,650,000) tres millones seiscientos cincuenta mil dólares que se pueden recuperar si cumplimos con la ley federal. ¿Por qué no lo hacemos?

En la Universidad de Puerto Rico hemos pagado millones de dólares en demandas que se arreglan de forma callada para que no salga ni en el periódico. Solo refiérase a la página que del sistema judicial y se podrá enterar de lo que gastamos por ser ineficientes en el sistema universitario.

El sistema de energía eléctrica en Puerto Rico también esta en agonía lista para colapsar en cualquier momento.  Hace poco nos enteramos que se han hecho prestamos billonarios a nombre del Pueblo de Puerto Rico los cuales tenemos que pagar todos en la factura.  El fin de una corporación publica no es la de gastarle el dinero al pueblo y mucho menos comprometerlo con un préstamo al cual los ciudadanos no tuvieron participación directa en la decisión de tomar prestado tanto dinero.  Una corporación existe para hacer dinero y beneficiar al pueblo promoviendo el desarrollo y devolviendo los gastos públicos.  Hasta la fecha las corporaciones publicas han sido una carga que empobrece mas a la isla y evita el desarrollo económico de la misma.

Es el momento de abrir ese negocio al mundo competitivo, dividirlo en servicio al cliente, distribución, mantenimiento y generación con un contrato nuevo donde las compañías nuevas asuman el costo de operación y ayuden con el desarrollo económico de la isla bajando las tarifas al consumidor. Si es una corporación publica, entonces el publico debe tener participación directa en sus prestamos y decisiones comprometedoras. Hay que ser realistas en los sueldos, en los gastos de los gerenciales, en la manera que se despilfarra el dinero para luego subir las tarifas. Claro tenemos que quitar todos los regalos.

Para hacer estos cambios hay que tener los pantalones bien puestos y bregar de una manera diferente sin miedo a los cabilderos de Puerto Rico y de Washington, D.C.

Hay que exponer las cosas como son para que todos tengan una voz y ayuden a mejorar nuestros sistemas. Tenemos que colapsar todos los monopolios y nuevamente obtener el control de los sistemas básicos de salud, educación y energía eléctrica. Solo así, podremos cambiar la situación urgente que tenemos en el día de hoy.

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*