El avance de los hispanos en suroeste puede afectar las elecciones de 2020

0
259

El avance hispano en el suroeste del país, gracias al cambio demográfico que experimenta esta región, jugará un rol importante en las elecciones presidenciales de 2020, debido a su creciente peso en el electorado de bastiones republicanos como Texas y Arizona, afirmaron hoy expertos.

Proyecciones como la del centro Pew Research, que ponen a los hispanos como el segundo bloque de votantes más grande para las presidenciales del próximo año, están alimentando la idea de “reconquista” hispana en estados del sureste y deberían “preocupar a los partidarios de la Administración de (Donald) Trump”, advirtió el exconsultor del Partido Republicano Tony Quinn.

En una entrevista con Efe, Quinn, editor de California Target Book, dijo que es necesario voltear la mirada hacia “los cambios demográficos que tienen lugar en el suroeste de Estados Unidos”, lo que él denomina como el comienzo de una “reconquista”.

Este cambio sucede en las áreas que pertenecían a México antes de 1830 y que incluye los estados de Texas, Nuevo México, California, Nevada, Arizona, Utah, el oeste de Colorado y el suroeste de Wyoming.

Precisamente en editorial reciente en la página web Fox&Hounds, Quinn afirmaba que “aquí (en el suroeste) es donde se decidirá el futuro control presidencial y del Congreso”.

El analista explicó que los dos escaños republicanos más vulnerables en el Senado para 2020 están en Colorado y Arizona.

En 2018, la demócrata Kyrsten Sinema hizo historia en Arizona al quedarse con el puesto de Jeff Flake.

La concejala de Tucson Regina Romero, que aspira a convertirse en la primera alcaldesa de la ciudad en noviembre próximo, señaló que las esperanzas están puestas en 2020.

“Tenemos todas las esperanzas puestas en tener dos senadores demócratas en 2020 y esperamos contar con el voto hispano para lograrlo”, apuntó a Efe Romero.

Si Arizona logra girar sus tendencias hacia los demócratas, Quinn tampoco descarta que Texas se escape a esta nueva ola gracias a los votantes hispanos.

Y es que la brecha entre la población hispana y blanca en Texas se ha ido reduciendo, ya que el año pasado por cada nuevo residente blanco que se estableció en este estado llegaron nueve hispanos.

Según estimaciones recientes de la Oficina del Censo, se espera que los latinos se conviertan en el grupo poblacional más grande de Texas en el año 2022.

Quinn destacó que hay signos del alejamiento de los votantes del Partido Republicano en Texas: Allí, el presidente, Donald Trump, obtuvo el 52 % de los votos en 2016, una reducción de 5 puntos porcentuales respecto a su compañero de partido, Mitt Romney, quien en los comicios anteriores, en 2012, alcanzó el 57 % de los sufragios en ese estado.

El experto llamó la atención acerca del hecho de que otros lugares como Colorado, Nuevo México y Nevada estén viendo también una explosión demográfica de hispanos.

Y precisó que esta “reconquista” no es una ola de “latinos progresistas”, sino una manifestación de los cambios demográficos “donde la mayoría de hispanos tienen raíces mexicanas”.

El experto Miguel Tinker Salas, profesor de Historia de Pomona Collegue en California, matizó, no obstante, que “el votante hispano no garantiza que el voto sea demócrata, aunque la inmigración es un tema importante esta población debe conquistarse con planes que los favorezcan a todo nivel”.

En el caso de Florida, donde esta semana los dos partidos arrecian sus campañas, Quinn y Tinker Salas coincidieron en que el crecimiento de la población latina allí depende de los cubanos, puertorriqueños y venezolanos, y lo más probable es que voten republicano.

Para Romero, es precisamente la escasa concurrencia a las urnas donde radica el problema del avance de los latinos.

“De nada sirve que tengamos más población hispana, si no salen a las urnas”, lamentó Romero.

En ese sentido, Tinker Salas dijo que la mayor presencia de hispanos podría ser usada por los sectores conservadores como elemento racista, promoviendo la idea de que “los mexicanos quieren retomar los territorios que antes le pertenecían a México”, y aliente a los blancos a salir a votar.

“La idea de la reconquista (que manejan unos sectores) es que el extranjero no es parte del tejido social del país y que viene a tratar de independizar un territorio, algo que puede ser usado nuevamente en esta campaña”, alertó Tinker Salas.

Por favor , déjenos su comentario...