Dicen escogencia de Abel Martínez como candidato cierra paso al crecimiento de Leonel Fernández

    0
    206

    El politólogo Belarminio Ramírez afirmó que la escogencia de Abel Martínez como candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) le cierra el paso al crecimiento del expresidente y líder de la Fuerza del Pueblo, Leonel Fernández

    “Abel Martínez es un liderazgo que se forja en el PLD, pero que nació y creció bajo la sombrilla de Leonel Fernández, todo el entorno del expresidente tiene vínculos afectivos con Martínez. Es como un hijo político”, expresó.

    Dijo que eso es un problema para Fernández porque a su entender, bajo ninguna circunstancia ni él ni la Fuerza del Pueblo podrán hacer una estrategia para atacar al candidato peledeísta y tampoco podrá escogerlo como adversario.

    Entrevistado en el programa Toque Final con Julio Martínez Pozo, que se transmite por Antena 7, el consultor político consideró que en la medida en que la candidatura de Martínez tome forma, que el proyecto se estructure y se ponga en el escenario, es muy posible que personas que estén con Fernández pasen a apoyar al primero.

    Recordó que Abel Martínez construyó relaciones primarias con los diputados y que hay diputados que apoyan al expresidente que tienen relaciones estrechas con Abel. “En la medida que vean que Abel es la opción para competir contra el Partido Revolucionario Moderno (PRM) en el 2024, naturalmente se irán colocando de su lado”, precisó.

    Explicó que una candidatura como la de Martínez en el PLD condiciona el escenario para liderazgos jóvenes, tras indicar, que el hecho de Fernández presentarse como candidato en el 2024 es una actitud antihistórica y que su candidatura a partir de este momento no tiene razón de ser. 

    “El liderazgo de Leonel se construyó primero compitiendo con Jose Francisco Peña Gómez, luego con Hipólito Mejía, luego con Miguel Vargas, luego con Danilo Medina y luego con Luis Abinader, del que fue un aliado para sacar al PLD del poder”, manifestó.

    El destacado politólogo dijo, además, queel partido morado se adelantó al calendario que establece el derecho electoral, realizando la escogencia de su candidatura presidencial porque la reglamentación de la comunicación y publicidad de las campañas electorales, de la forma en que está pautada, a quienes beneficia es a los presidentes de la República.

    Informó que si hay un presidente con opción a reelegirse tiene una gran ventaja sobre la oposición porque día a día comunica, inaugura y ofrece obras, por tanto, los presidentes están en campaña los 365 días del año y no hay como prohibirlo porque están haciendo su trabajo.

    En ese sentido, enfatizó que las candidaturas de oposición están limitadas porque no pueden colocar vallas, afiches ni publicidad en la radio, televisión y periódicos, sino que tienen que valerse de técnicas y estrategias para hacer empatía con la población y darse a conocer.

     Indicó que una candidatura de oposición debe comunicar mucho y hacerlo bien por lo que precisó, que para Abel competir con Abinader tendrá que ir mucho a los medios de comunicación, entrevistas, encuentros con la prensa y estructurar un equipo de voceros de alto calibre y preparación para que puedan mercadearlo.

    “Si es una candidatura nueva tendrá que rodearse de actores nuevos, porque uno de los problemas del PLD es que en su Comité Político la inmensa mayoría son personas que ya envejecieron y no impactan en la opinión pública, a las que ya los medios de comunicación no lo invitan, son de otra época y si la candidatura se rodea de esa gente sería como una comida en un plato viejo”, expresó.

    El éxito, la empatía y crecimiento dependerá mucho de un eficaz plan de comunicación y de una estructura de voceros, agenda y actividades bajo techo donde participen los diversos actores de la sociedad.

    Dijo que la escogencia de Abel Martinezcomo candidato presidencial del PLD para las elecciones del 2024 tiene fuerte impacto en el escenario político y en la sociedad, porque a su juicio, desde hace una década viene mostrándose una especie de cansancio con el liderazgo que comenzó a dominar en el 1996 cuando cerró el ciclo de los caudillos ilustrados y llegó a la presidencia de la República Leonel Fernández, que gobernó doce años, luego Hipólito Mejia cuatro y Danilo Medina ocho.

    “Siempre dije que después de Abinader el escenario no estaría más ni para Leonel Fernández, ni para Danilo Medina, ni para Hipólito Mejía”, expresó.

    Agregó que el escenario político es fértil para la juventud, para el liderazgo de la época actual con el perfil idóneo para hacer empatía con la nueva sociedad, que cambió de gusto, de sentimientos y de emociones.

    Por favor , déjenos su comentario...