Verónica Rodríguez: “Estos nuevos centros educativos son una creación majestuosa”

0
383
Héctor Danilo Sánchez
Special Reporter

Pizarrete, Peravia.- “Estos nuevos centros educativos son una creación majestuosa”. Verónica Rodríguez, primera generación del liceo de Pizarrete, así lo considera.

Lo hace al apreciar la nueva e imponente estructura del liceo Salomé Ureña de Henríquez. El plantel ya fue entregado a la comunidad por el presidente Danilo Medina.

Al compartir su experiencia personal, Verónica dejó claro que los planteles actuales son muy diferentes a los que ella acudió. “Nosotros iniciamos con pupitres pero sin sillas. Tirados en el suelo y apoyados en ellos”.

Muy diferente

En su tiempo, estudiaban en unas explanadas como podían, con muchas precariedades. Sin embargo, reconoce que “hoy en día los estudiantes tienen las facilidades que nosotros hubiésemos deseado”.

Inauguración de escuelas“Tienen útiles escolares cedidos por el Ministerio, uniformes, libros propios y computadoras”, señala.

Esperanzador

Los de su generación tuvieron que acudir a la biblioteca del colegio si querían realizar sus trabajos escolares.

“Es esperanzador para la sociedad lo que está haciendo el Presidente de la República”, afirma convencida.

Agradece a Danilo Medina. Está orgullosa por la creación de los nuevos centros educativos. “Para mí, con mi experiencia vivida, ha sido lo mejor que nos ha pasado como campo”.

Verónica no puede volver en el tiempo para disfrutar de todo eso; ya quisiera. Pero está feliz por quienes sí pueden hacerlo a partir de ahora.

A pie o en bola

También para Magis Arias Matos fue tormentoso estudiar. “Yo tuve que ir a Bani porque aquí no había liceos y las escuelas tampoco podían acoger a tantos niños”, explica.

Inauguración de escuelasPara poder lograr su meta, muchas veces tuvo que ir hasta Baní a pie. “A veces nos daban una bola, pero cuando no, teníamos que ir andando, eso no era como ahora”.

Seguridad para todos

La comunidad educativa de Pizarrete sabe que ahora podrá dedicar más tiempo para sus actividades extraescolares. En el liceo Salomé Ureña de Henríquez se impartirán clases de danza, teatro, grupos de abanderados, entre otras.

Será posible con el nuevo modelo de Jornada Escolar Extendida. También podrán beneficiarse estudiantes de las zonas aledañas.

Inauguración de escuelas“Ya no tendrán que dejar de ensayar”, dijo la directora del liceo, la hermana Petronila del Rosario. “Nosotras antes preferíamos que no lo hicieran por el peligro que suponía ese va y viene por la pista”.

Teófilo Rodríguez, padre de dos hijos, también asegura que el mayor beneficio de estos centros es la seguridad. La seguridad de tener cerca a sus hijos. “Mi esposa se sentirá más tranquila”, resalta.

La escuela Concepción Bona también fue entregada allí por el Presidente. Entre ambos planteles son 700 estudiantes más que se suman al nuevo modelo.

Estos dos centros acogerán a estudiantes de las zonas aledañas como Los Roches, Robredal, Arroyo Hondo, Las Barías, Carretón y Catalina.

La mujer de las cerezas

La mujer de las cerezas

En La Palmilla, Haras Nacionales, Cristina Rossys cultiva cerezas desde que supo que era mejor ser empresaria que empleada.

De madrugadas se levantaba para venderlas por latas en el mercado.

Cuando el precio de las cerezas comenzó a caer, se vio, al igual que otros cereceros, en la necesidad de comercializarlas a través de intermediarios, sin grandes beneficios.

Decidió entonces fundar la Cooperativa de los Cereceros de La Palmilla (COOPALMILLA) para unir fuerzas con otros productores y defenderse de los caprichos del mercado.

Pero también para procesarlas, elaborando, néctares, mermeladas, jugos y concentrados.

Es decir, que Cristina comprendió que no bastaba cultivar las cerezas, oficio agrícola, sino que era preciso transformar esas cerezas, convertir su emprendimiento en una agroindustria.

A través de FONDAGRO, la cooperativa accedió a un préstamo de un millón de pesos para la compra de fertilizantes, mejora de la producción y maquinarias.

El presidente Danilo Medina se reunió con los productores de cereza de la Coopalmilla, en una visita sorpresa que hizo a Hacienda Estrella en febrero 2013. Del encuentro resultó un préstamo solidario del gobierno por 2.5 millones de pesos.

La Fundación Reservas del País capacitó a los socios de Coopalmilla en educación financiera y el IIBI les dio asesoría técnica.

Ambas, instituciones gubernamentales al servicio de los emprendedores dominicanos.

Coopalmilla inició con 51 socios; ahora son 230 socios.

Cristina Rossys, la mujer de las cerezas, tuvo razón y ahora, además, éxito.

#FundaciónReservas

#DemocratizamosElCrédito

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*