ONU: Llama a renovar el compromiso global para rescatar los Objetivos de Desarrollo Sostenible

    0
    172

    El mundo se enfrenta a crisis en cascada que están causando un profundo sufrimiento actualmente, y llevan las semillas de una peligrosa desigualdad, inestabilidad y caos climático de cara al futuro. Los efectos de la invasión rusa de Ucrania han golpeado en medio de una frágil y desigual recuperación de la pandemia de COVID-19, mientras que la emergencia climática va a un ritmo creciente.

    “Reconstruir mejor a partir de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) mientras se avanza en la implementación total de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”.

    El desarrollo sostenible está en riesgo en todo el mundo. Hasta los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) más fundamentales relativos a la pobreza, el hambre, la salud, la educación y la igualdad de género están retrocediendo de forma dramática.

    La promesa central de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible es no dejar a nadie atrás. Estas crisis nos alejan de ese propósito.

    Los países en desarrollo pagan un precio muy alto, con un aumento vertiginoso del precio de alimentos y energía, la aplastante carga de la deuda, la espiral de la inflación y la falta de acceso a la financiación.

    Los países y los grupos de población más vulnerables sufren de forma más directa la crisis del costo de vida que ha profundizado aún más la desigualdad entre naciones y dentro de los países.

    Por ello, el Secretario General de la ONU António Guterres ha llamado de manera urgente a un plan de estímulo para los ODS, y ha solicitado que sea dirigido por el G20, del cual México es miembro, a fin de dar un impulso masivo al desarrollo sostenible de los países en desarrollo.

    Este plan consta de cuatro pilares: aumentar de inmediato la financiación por parte de los bancos multilaterales de desarrollo el Banco Mundial y sus interlocutores regionales; aliviar la deuda a través de la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda; aumentar la liquidez, para lo cual el Fondo Monetario Internacional y los bancos centrales deberán ampliar servicios y líneas de divisas.

    Especial atención se debe prestar a que los derechos especiales de giro se den en función de quien más los necesita, sobre la base de la justicia y solidaridad con los países en desarrollo.

    En cuarto lugar, los gobiernos deben potenciar los fondos especializados, como Gavi y el Fondo Verde para el Clima.

    El plan mencionado es solo un paso inicial para rescatar a los ODS.

    La fragmentación global que vivimos nos exige un Nuevo Pacto Mundial para reequilibrar el poder y los recursos entre países desarrollados y países en desarrollo. Ningún país puede solventar la situación por sí solo.

    Tampoco hay reto mundial que pueda ser resuelto por una coalición de países.

    Necesitamos una verdadera coalición del mundo.

    El bosquejo para ello es Nuestra Agenda Común, una agenda enfocada en recuperar la confianza en las instituciones democráticas, el derecho, la solidaridad y la cooperación internacional.

    Las Naciones Unidas se crearon para momentos como este.

    Cuando se pone a prueba la solidaridad mundial, agradecemos a México por su apoyo al multilateralismo y a Nuestra Agenda Común.

    La esperanza que llevó a la fundación de la ONU tras la Segunda Guerra Mundial sigue viva. La encontramos en ocasión de la Asamblea General, donde la gran mayoría de países ha manifestado su determinación de buscar soluciones comunes 94 naciones en las que viven 1,600 millones de personas padecen una inflación galopante en los precios de los alimentos y la energía, además de que no tienen acceso al financiamiento, lo que eleva el riesgo de hambrunas múltiples este año y amenaza con un panorama aún peor en 2023 si continúa la tendencia actual.

    Para superar estas amenazas, dijo, es imperativo invertir en el desarrollo para todos. “La implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible requerirá 4.3 billones de dólares por año, más dinero que nunca, porque la comunidad internacional simplemente no está al día con los compromisos que hizo.”

    Agregó, no obstante, que el mundo tiene la capacidad de enderezar el rumbo y encarar las crisis en cascada que se ciernen sobre el planeta actualmente.

    Para ello, identificó cuatro áreas de acción inmediata:

    La primera de las cuales es la recuperación de la pandemia en todos los países, lo que implica garantizar un acceso global equitativo a las vacunas terapias y pruebas de COVID-19, aumentando el número de productores de esos suministros sanitarios.

    La segunda acción, según el titular de la ONU, es hacer frente a las crisis alimentaria, energética y financiera, regresando a los mercados mundiales los víveres y fertilizantes producidos por Rusia y Ucrania pese a la guerra entre ambos países.

    La tercera área de acción, de acuerdo con el Secretario General, es invertir en las personas, construyendo un nuevo contrato social basado en la protección social universal y revisar los sistemas de apoyo social establecidos después de la Segunda Guerra Mundial.

    El cuarto punto enumerado por Guterres es acelerar la acción climática para mantener viva la meta de limitar el aumento de la temperatura global a 1.5 grados Celsius para fin de siglo.

    He hizó un llamado a todos los gobiernos a hacer todo lo que esté a su alcance para cambiar de dirección y construir un progreso sólido en los próximos años.

    Sabemos que los ideales que inspiran la labor de la ONU deben hacerse realidad en la vida de las personas. A todas ellas, la ONU manifiesta el compromiso de trabajar a su lado para el cumplimiento de los anhelos de “Nosotros los Pueblos” y la realización de sus derechos, sin dejar a nadie atrás.

    El sistema de las Naciones Unidas y sus Estados Miembros deben consagrar ahora sus esfuerzos a garantizar el cumplimiento de las promesas y los compromisos establecidos en la Declaración Ministerial.

    El Secretario General recordó a la comunidad internacional que las soluciones para construir este cambio transformador se encuentran al alcance.

    “Tenemos los conocimientos, la ciencia y la tecnología y los recursos financieros para revertir las trayectorias que nos han sacado de rumbo”.

    “Hagamos todo lo que esté en nuestra mano para cambiar el curso y construir un progreso sólido para entonces”.

    Dentro de poco más de un año, el Secretario General de las Naciones Unidas convocará la Cumbre sobre los ODS de 2023 (2023 SDG Summit, en inglés), que marcará el punto intermedio entre la adopción de la Agenda 2030 y su fecha de cumplimiento.

    Por favor , déjenos su comentario...