La gratitud virtud del alma agradecida

0
451

“La raíz de todo bien reposa en la tierra de la gratitud.”. Dalai Lama 

El ser humano en el transcurrir de la historia ha pasado por muchas vicisitudes, pero hemos logrado salir a flote, hoy es un momento de reflexión, ya que en los actuales, hemos dejado de valorar o reconocer lo bueno que nos sucede, de agradecer lo mucho que tenemos, de saber valorar lo privilegiados que somos.  

Ser agradecido es esencial para poder apreciar y disfrutar plenamente de la vida y de las personas que la comparten con nosotros, para vivir con atención plena apreciando cada detalle del día al día, centrándonos en lo que nos hace sentir bien, para ser capaces de valorar lo que somos, lo que conseguimos, lo que tenemos. 

El agradecimiento nos hace vivir en armonía y con un alto grado de satisfacción, regala paz a nuestro presente y optimismo a nuestro futuro, predispone el corazón al asombro, a saber, valorar cada pequeño detalle con el que nos obsequia la vida a diario, dar las gracias nos conecta con nosotros mismos, nos energiza, nos engrandece. 

El agradecimiento es la emoción más saludable y enriquecedora para el organismo, es la virtud de reconocimiento, valoración y respuesta justa, además de hacernos sentir bien, es buena para la mente y el cuerpo.  

Las ventajas que el agradecimiento tiene sobre nuestra salud, conducta y química interna, el agradecimiento potencia nuestra ilusión, nos genera tranquilidad, mejora nuestro descanso y ayuda a disminuir los niveles de estrés y depresión liberando endorfinas y oxitocinas. 

Practicarlo mejora nuestro autoconocimiento y autorregulación emocional, potencia nuestra autoestima y fortalece nuestro sistema inmunológico, el agradecimiento nos conecta con el amor, con la paz, la seguridad y la confianza, con la abundancia, la positividad y la alegría interna, ya que tiene un poder sanador y empático para quien lo da y lo recibe, puede transformar el cerebro y por lo tanto nuestra vida. 

Gratitud es el sentimiento de valoración y estima de un bien recibido, espiritual o material, el cual se expresa en el deseo voluntario de correspondencia a través de las palabras o a través de un gesto. Por ser un sentimiento, la gratitud no es una obligación. Una definición: la expresión del reconocimiento debido a la persona que nos hace un bien sin estar obligada a hacerlo. 

Su origen Gratitud viene de gratia que en latín significa “Don”, de allí viene también la palabra “gratis” El sentimiento de gratitud no prescribe cuando la persona corresponde, ya que esta percibe el bien recibido como incuantificable, eterno o invaluable.  

La gratitud es estimada como un valor social, ya que en ella se ponen de manifiesto otros valores afines como el reconocimiento del otro, la reciprocidad de dones, la fidelidad, la lealtad y la amistad y, todo eso a su vez, puede llevar a construir el amor en su sentido más amplio. 

En este sentido, la gratitud es sumamente importante para las relaciones humanas, supone, de primera mano, que ambas partes se turnen en dar y recibir con el objetivo de alcanzar una sociedad cooperativa y solidaria entre los individuos que la conforman. 

Por otro lado, el término gratitud está íntimamente ligado con la religión, especialmente religiones como la católica, judía e islámica, en las cuales la vida es concebida como un don de Dios al que se debe corresponder, la gratitud de los creyentes se expresa normalmente a través de las oraciones, así como a través del cumplimiento de promesas o de las peregrinaciones. 

Podemos intentar Cuando queremos reconocer, en justicia, el bien hecho por obligación, entonces damos un sueldo, salario, pagamos un impuesto que cubre ese bien que se nos hace o damos también nosotros un servicio o bien a cambio.Pagarle su salario a un trabajador no es gratitud, es justicia. 

En cambio, agradecer a un trabajador el servicio que nos da por obligación es generosidad de parte de quien lo emplea y lo que se le dé de más, agregado a su salario, es signo de ella. Ése sería el origen de la propina hasta que la hicieron obligatoria. 

Si la gratitud es un valor social, se debe al hecho de que aporta grandes beneficios tanto para el individuo como para la sociedad en general. Entre ellos podemos mencionar los siguientes: 

  • Aumenta la sensación de bienestar tanto en quien la siente como en quien la recibe; 
  • Ayuda a disminuir el estrés, la depresión y la ansiedad; 
  • Favorece la calidad del sueño; 
  • Mejora las relaciones sociales al ser signo del reconocimiento del otro y su impacto positivo en nuestra vida; 
  • Refuerza la autoestima del otro y lo inspira a seguir siendo generoso o amable con otros. 

Saber dar las gracias es signo de buena educación y de que se aprecia la generosidad de los que nos hacen el bien. La gratitud es un sentimiento duradero, raíz de amistad y promesa de correspondencia. El agradecimiento es leal, puro, sin compromiso, expresado sin esperar nada a cambio, sin ofrecerlo por interés y siendo honesto, te llena por dentro, te hace recapacitar y te deja una huella de paz y bienestar.  


Gracias a la vida que nos ha dado tanto… 

  • Porque nunca ha faltado un pan en nuestra mesa. 
  • Por la salud y por la enfermedad vencida. 
  • Por los que nos aman y por los que amamos. 
  • Por las personas que han sido buenas con nosotros. 
  • Por los hijos, padres, hermanos y familias. 
  • Por los amigos sinceros. 
  • Por los momentos de paz. 
  • Por el amor que se entrega con sinceridad. 
  • Por las personas que aman a uno en cambio de nada. 
  • Por las cosas bellas que alegran nuestra vida. 
  • Por los libros y la música, y por aquellos con quienes los compartimos. 

Por lo que hoy Queridos lectores solo quiero recordarles lo importante que es dar las gracias y ser agradecidos a los nuestros, a nuestra gente, a quienes queremos, a quienes nos enseñan que vivir es algo más que estar aquí y a quienes nos enseñan que decidir es sinónimo de crecer, en fin, Gracias a todas/os por estar ahí, por tomarse el tiempo de leernos, Mil Gracias, Gratitud Infinita ¡Bendiciones! 

 “Tal vez la gratitud no sea la virtud más importante, pero sí es la madre de todas las demás”.  Marco Tulio Cicerón 

Dr. Amín Cruz, PhD, diplomático, historiador, educador, periodista, escritor, presidente del Congreso Mundial de Prensa y presidente del Congreso Mundial de Universidades, residente en New York.

Por favor , déjenos su comentario...