Ford F-150 Diesel, ahora más asequible.

0
541

Cuando se trata de camionetas, la decisión de usar diésel o petróleo como se le conoce en algunos países es generalmente simple: si transporta cargas pesadas o transporta remolques de forma regular, no hay sustituto para el músculo y el torque de baja potencia que este tipo de motores brinda. Si agregamos el excelente consumo de estos motores, tenemos una fórmula ganadora que, por alguna razón, Ford había mantenido desterrada de la más famosas de sus camionetas, la serie F-150.

El fabricante lanzó por primera vez la F-150 diésel el año pasado, pero solo estaba disponible para los niveles de equipamiento de gama alta como el Lariat, King Ranch y Platinum. Ahora los de Ford se compadece de los menos pudientes, ofreciendo versiones diésel para los acabados de base XL y XLT aunque con algunas limitaciones. La F-150 diésel no estará disponible con una cabina normal de dos puertas en estos acabados.

Desde afuera

Los detalles puede que varíen, pero una Ford F 150 es reconocible a la distancia por su estilo sencillo, cuadriforme y robusto muy distante de las prominentes curvas que le hicieron famosas el siglo pasado.

Para distinguir una F 150 de otra, hay que poner atención a sus diversos diseños de parrilla, en los faros, y en su puerta trasera expansiva. En los paquetes deportivos veras una rejilla de panal de abeja, mientras que los acabados King Ranch y Limited deslumbran con el cromo. Las dos barras horizontales son desde el pasado año distintivo de las series F 150

Por dentro

En el interior, la cabina del F-150 evoluciona desde sus raíces puramente utilitarias. Claro que hay marcadas diferencias entre los acabados más económicos como el XL con un tablero simple y materiales poco pretenciosos, y las King Ranch o Lariat donde el cuero y la madera están presentes. Sin embargo, son común denominador los controles manuales de gran tamaño (que en otros vehículos han sido sustituidos por pantallas táctiles) la comodidad y el buen aprovechamiento del espacio utilitario. Aunque no coincide con la sensación de lujo de algunos rivales, el interior de las Ford F 150 de terminados menos lujosos deja poco de qué quejarse. La mayoría de las versiones desde la XLT en adelante, tienen un buen nivel de acabado y materiales, se ven bien y son altamente funcionales.

Equipamiento y seguridad

Ford ha invertido mucho para mantener actualizado el F-150 con los tiempos. Además de su cuerpo ligero de aluminio, el camión ofrece una selección de tecnologías avanzadas. Estándar en todos los modelos es un punto de acceso Wi-Fi 4G LTE, y la mayoría de los niveles de equipamiento vienen con el excelente sistema de info-entretenimiento Sync 3 y una pantalla táctil de 8 pulgadas. La asistencia previa a la colisión con frenado automático también viene de forma estándar. Sin embargo, una prestación tan importante en un vehículo de estas dimensiones como el monitoreo de punto ciego, solo aparece de forma opcional.

En la carretera

El F-150 es una excelente camioneta con pocos compromisos en su ejecución, sin embargo, ha pasado un tiempo desde que esta versión se lanzó por primera vez en 2014 en su décimo tercera generación, y desde entonces, algunos competidores han desarrollado modelos más nuevos. En particular, la Ram 1500 va más allá con su calidad de conducción más suave y áreas de almacenamiento innovadoras. Con un cuerpo compuesto de paneles de aluminio y un marco de acero resistente, el Ford F-150 es más liviana que nunca, pero se maneja como el vehículo alto, pesado y utilitario que es, y esto es precisamente lo que buscan la mayoría de sus compradores. La sensación de saberse al mendo de una maquina imponente y poderosa es encontrada es la F 150.

Todas las F-150 tienen una dirección asistida eléctrica y aunque la suspensión no es tan eficiente como la de resortes neumáticos de una Ram 1500, si   permite una configuración uniforme a velocidades bajas y moderadas, donde el F-150 puede navegar con el aislamiento de la marcha y movimientos suaves como los de un sedán mediano.

En la gasolinera

Aunque pudiera aparentarlo, la opción diésel como la que probamos no se destaca sobremanera en cuanto al consumo, y es que Ford tiene motores de gas muy eficientes. El nuevo turbodiésel V-6 de 3.0 litros tiene un consumo de 22 mpg (millas por galón) en la ciudad y 30 en la autopista para un promedio de 25 mpg. No son malos números, pero hay que señalar que solo se logran con tracción trasera. Usarla con tracción total disminuiría el consumo promedio a solo de 25 millas por galón.

Para escoger

La variedad de acabados y opciones de motor y transmisión hacen que la elección de una Ford F 150 no sea simple. Las XL y XLT son las dos versiones más bajas, y son las únicas disponibles con las tres cabinas y las tres longitudes de cama. El XL tiene un precio base de $28,155, mientras que una XLT comienza en $34,160. Además del motor V6 base, ambas versiones están disponibles con un motor V8 o el EcoBoost V6 de 325 caballos de fuerza y por primera vez este año con el motor diésel como el que probamos con 240 caballos y admirables 420 libras pie de torque.

La F 150 Lariat comienza en los $41,700, la King Ranch en los $52,390, Platinum $54,920 y si esta pensando en una Limited tenga preparados solo para comenzar, $67,135 dólares.

Al final, usted deberá elegir en concordancia no solo con su posibilidad económica, sino también con sus necesidades, y Ford tiene de seguro una camioneta para cualquier situación. Si la misión es una encontrar una camioneta para trabajos pesados, carga y remolque una XL podría ser su elección. Configurada correctamente, este modelo puede llevar carga útil máxima de 3,230 libras y una capacidad máxima de remolque de 13,200 libras. También tendrá la longitud máxima de la cama para transportar artículos grandes o materiales de construcción.

El vecindario

No mucha compañía en esta categoría. La encarnizada tradicional competencia viene de la Cheverolet Silverado y ganando terreno consistentemente la Ram 1500. Con limitado impacto encontramos a la Nissan Titan y Toyota Tundra.

En resumen

Con cientos de configuraciones disponibles, le resultará fácil encontrar un Ford F-150 2019 que satisfaga sus necesidades. Ahora la versión diésel esta disponible en los acabados más económicos, aunque la decisión de optar por este motor debe ser bien discurrida, pues el alto costo de la opción quizás no justifique el ahorro de combustible obtenido. Sin embargo, si en sus planes esta el remolcar con mucha frecuencia, esta seria una opción seductora, pues la durabilidad de este tipo de motores es probada, y de seguro, resistirán mejor el castigo unos cientos de libras más representen.

Roger Rivero es un periodista independiente, miembro de NAHJ, la Asociación nacional de periodistas Hispanos y de NWAPA, la Asociación de periodistas automovilísticos del noroeste. Los vehículos son proporcionados por los fabricantes como préstamo por una semana para fines de la reseña. De ninguna manera los fabricantes controlan el contenido de los comentarios.

Por favor , déjenos su comentario...