¿Y sus derechos como consumidor los conoces?

0
390

“Los consumidores modernos pueden identificarse con la formula siguiente: yo soy = lo que tengo y lo que consumo.” Erich Fromm 

El Día Mundial de los Derechos del Consumidor se celebra el 15 de marzo, fecha establecida en 1962, gracias al presidente John F. Kennedy que decretó que todas las personas sin distinción de clases, tuvieran derecho a disfrutar de ciertos beneficios como consumidor, con el fin de reivindicar tus derechos al momento de adquirir algún bien o servicio y protegerte de cualquier abuso o engaño, un tema que cobró fuerza a inicios de la pandemia a causa de las compras de pánico y posteriormente por el crecimiento desmesurado del comercio electrónico. 

En 1983, se instituyó este día y dos años después, se establece en las Naciones Unidasun decreto para la protección de los consumidores, logrando de esta manera reivindicar, reconocer y legitimar los derechos de estas personas a nivel internacional, la idea de celebrar el Día Mundial de los Derechos del Consumidor es que las personas asuman un rol protagonista para defender sus derechos y poder exigir productos de calidad, que no dañen su salud, ni mucho menos al medioambiente. 

Gracias a los aportes que se generan por la compra de productos y el acceso a los servicios, la economía de los países puede seguir expandiéndose. Sin embargo, es importante, que tengamos una posición crítica a la hora de defender nuestros derechos para que los mismos no sean vulnerados. 

Para que tengamos un planeta cien por cien sostenible, es necesario un consumo responsable, que no vaya en detrimento del medioambiente y donde se pueda seguir teniendo una mejor calidad de vida, a pesar de ser una de nuestras necesidades básicas, donde es necesario adquirir alimentos, vestimentas, educación, salud y otros beneficios, tenemos que aprender y hacer un uso racional de nuestros recursos naturales. 

De acuerdo a las cifras establecidas por la ONU, tan sólo un 20% de la población consume un 80% de los recursos que hay en todo el planeta, en este sentido, urge un cambio de conciencia por parte de la sociedad, si queremos seguir disfrutando a largo plazo un desarrollo, económico, social y ambiental sostenible en donde se integran y equilibran los elementos sociales, ambientales y económicos, con el objetivo de no comprometer al medioambiente. Dentro de este modelo, el cuidado del entorno ambiental debe crecer junto con las mejoras y el aumento de las riquezas de una sociedad; es decir, se debe mantener un equilibrio entre los ámbitos correspondientes. 

La economía sustentable busca hacer uso inteligente de los recursos para evitar el impacto antrópico. Por ejemplo, al promover la utilización de empaquetados biodegradables que reemplacen el plástico, como al fomentar el uso de vehículos eléctricos para evitar la emisión de gases tóxicos. 

Entre las principales características que conforman la economía sustentable podemos destacar las siguientes: 

  • Protege la biodiversidad: uno de sus principales objetivos es mantener a salvo la biodiversidad existente en nuestro planeta. 
  • Utiliza adecuadamente los recursos: busca utilizar recursos renovables, aquellos que se pueden restaurar mediante un proceso natural. 
  • Aumenta la calidad de vida social: considera que todos los seres humanos deben vivir en el ambiente más sano posible, lo cual potencia la calidad de vida. 
  • Influye en las comunidades: anima a las comunidades regionales a participar en la labor de cuidar y proteger el medioambiente. 
  • Desarrolla tecnologías limpias: incorpora a la sociedad tecnologías que no son contaminantes para el medioambiente. 
  • Cuida el agua: implementa sistemas de tratamiento y almacenamiento de agua con el fin de conservar su pureza e importancia. 
  • Promueve el reciclaje: incentiva las prácticas de reciclaje para evitar el daño al medioambiente. 
  • Preserva los ecosistemas: busca desarrollar las actividades económicas preservando el cuidado de todos los seres vivos, ya que estos juegan un papel importante en el medioambiente. 

Es por ello que, en un día tan señalado, ideal para poner de manifiesto cuáles son los 5 derechos básicos y fundamentales del consumidor en Internet: 

1. Derecho a conocer la identidad del vendedor: uno de los principales derechos del consumidor a la hora de comprar por Internet es el de conocer quién es la empresa que está detrás de la compra que queremos realizar. De hecho, las compañías que realizan operaciones de comercio electrónico en España están obligadas legalmente a mostrar en su web su NIF, denominación social y datos de contacto. 

2. Derecho a conocer gastos de envío, condiciones y plazos de entrega: es necesario que el vendedor especifique claramente cuáles son las condiciones y los plazos de entrega. Si no fuera así, el plazo máximo para realizar la entrega debe ser de 30 días, que en caso de que el vendedor no pueda cumplir, debe realizar una notificación al comprador para que decida si continúa o no con la compra. Además, si existiera un retraso injustificado, según la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios el comprador tiene derecho a la devolución del doble de la cuantía de la compra. Además, es necesario que el usuario conozca cuáles son los gastos que tendrá el envío antes de terminar el proceso de compra. 

3. Derecho a la protección de datos personales: los consumidores tienen el derecho de conocer cómo y por qué se utilizarán los datos personales que recopile la tienda online, así como a corregirlos y suprimirlos siempre que lo crean conveniente. El usuario también debe saber si la web está utilizando cookies y para qué están siendo utilizadas. 

4. Derecho a una compra segura: el comprador tiene derecho a efectuar el pago de la forma que crea más conveniente de entre las diferentes opciones que ofrezca el vendedor sin recargo. Para que el proceso de compra sea seguro, es importante verificar la web en la que estamos realizando la compra, que debe contar con un certificado de seguridad (que se muestra a través de un candado en la barra de direcciones) y con una url que comience por las siglas https. Además, es bueno contar con un software de seguridad antivirus para evitar que un troyano u otro elemento de malware pueda infectar nuestro equipo y robarnos las credenciales bancarias. 

5. Derecho a devolución: uno de los aspectos que más preocupa al consumidor cuando compra por Internet es el de las devoluciones. En este sentido, existe un plazo de 14 días desde la recepción del producto en el que el comprador puede devolverlo sin justificación, aunque tendrá que hacerse cargo de los gastos de envío. En el caso de que el producto no admitiera devoluciones, sería necesario especificarlo en el proceso de venta. Si el producto recibido está dañado o no funciona, el consumidor tiene derecho a su reparación o sustitución sin coste adicional. 

El Día Mundial de los Derechos del Consumidor se celebra cada año con el objetivo básico para velar por la consecución de estos derechos para los ciudadanos de todo el mundo y para seguir mejorando juntos hasta la consecución de un mundo más justo y sostenible. 

En México, los consumidores están protegidos por la Ley Federal de Protección al Consumidor. En el primer artículo de esta ley se reconocen como principios básicos de las relaciones de consumo: La protección de la seguridad, vida y salud del consumidor, el derecho a la educación y divulgación, el derecho a la información, el derecho a la efectiva prevención y reparación de daños, el acceso a órganos administrativos, y el derecho a la protección de los intereses económicos del consumidor. 

Con base en esta ley, la Profeco reconoce al consumidor siete derechos: a la información, a elegir, a no ser discriminado, a la protección, a la educación, a la seguridad y calidad, y a la compensación. 

Sin restarle valor, este primer enfoque de derechos reconocidos legalmente es limitado. La protección a la vida y la salud no se cumple desde el momento en que consumimos miles de sustancias químicas añadidas a los alimentos procesados sin ser informados acerca de sus riesgos; mientras desconocemos la manera como contribuimos -mediante nuestro consumo- al deterioro del entorno, del planeta, de nuestra salud y de nuestra vida. Así, tampoco se ejerce plenamente el derecho a la educación y la información. Además, la reparación de daños provocados por el consumo de productos o servicios no es habitualmente cubierta por los proveedores, ya que los costos los asumen directamente los propios afectados o indirectamente los contribuyentes, cuando el Estado asume la responsabilidad de la reparación. 

Algunos tipos de transacciones ofrecen más protección al consumidor que otros, hay más protecciones al consumidor para artículos y servicios más costosos, las leyes de protección al consumidor ofrecen más protección a las personas que podrían estar en riesgo, como las personas mayores de edad.  

Algunos contratos se prestan más para que el vendedor se aproveche del consumido la ley ofrece mayores protecciones cuando usted entra en los siguientes tipos de contratos: Contratos de mejoras para el hogar; contratos de servicios de mudanza; contratos de servicios funerarios; contratos de membresía de clubes de salud; contratos de viajes y aerolíneas.  

A veces, los consumidores hacen compras que no pueden pagar en efectivo, solo pueden comprar el artículo o servicio con un préstamo o acuerdo de pago, las leyes de protección al consumidor también cubren los contratos de financiamiento de compras, por lo que es importante entender todos sus derechos y obligaciones como consumidor 

Por ello, uno de los objetivos es reforzar los derechos de los consumidores y ampliarlos con el reconocimiento de nuevos derechos aún no considerados por las leyes mexicanas 

“No puedo ir a preguntarle a los consumidores qué es lo que desean, porque durante el tiempo que esté desarrollándolo ellos van a desear algo nuevo.”  Steve Jobs 

Araceli Aguilar Salgado Periodista, Abogada, Ingeniera, Escritora, Analista y comentarista mexicana, del Estado de Guerrero, México. 

Por favor , déjenos su comentario...