Renace el Toyota Supra, divinamente encantador y entretenido de manejar.

0
161

“Exagerada escrupulosidad en el proceder” es una de las definiciones que la Real academia española de la lengua reserva para los “puritanos”. Son precisamente ellos, los puritanos, los más críticos (posiblemente los únicos) del que posiblemente sea en la actualidad, el mejor auto de Toyota, el Supra.  

¿La razón de tanto encono? La alianza de Toyota con BMW para la facturación del auto. Los leales al Supra -un modelo que en el 2020 termina 21 años de hibernación- no fueron tímidos al expresar su indignación por la unión, alegando que un Supra sin transmisión manual nunca podría ser un verdadero Supra, y que un automóvil desarrollado en conjunción con los alemanes estaba destinado a ser un BMW con la insignia de Toyota.

Vencerlos con argumentos no es tarea fácil, teniendo en cuenta que el Supra, usa un motor BMW y que su transmisión, amortiguadores y engranaje de dirección se comparten con el BMW Z4. Sin embargo, usando los mismos ingredientes puede que dos cocineros presenten platos dispares, y eso en alguna medida, ha sucedido con el nuevo Toyota Supra.

Desde afuera y por dentro

Toyota mantuvo en el Supra el mismo apego al auto de concepto que ya demostraron con el LC500. El FT-1 Concept fue presentado en el 2014, y su transformación en el Supra se ha mantenido muy fiel al original. Debido a las restricciones de la plataforma, que también se comparte con el BMW Z4, el modelo de producción es relativamente más pequeño en tamaño que el FT-1. Pero eso no resta valor a su singularidad. El Supra es tan único como un automóvil deportivo japonés moderno.

Un buen auto deportivo necesita verse bien, y el Supra 2020 cumple con el cometido. Es atractivo y definitivamente distinto.

El ángulo de tres cuartos trasero es la mejor vista. Sus curvas y el alerón integrado se remontan al viejo Supra. Este deportivo de Toyota capta miradas en los semáforos y en los estacionamientos, y de eso precisamente se trata, de llamar la atención.  

Una vez dentro, hay buena cantidad de espacio, incluso para personas altas. Los ajustes del asiento no son perfectos y la visibilidad es limitada en la parte trasera y lateral. Por esta razón recomendamos agregar el paquete “Driver Assist”, para facilitar los cambios de carril y las maniobras de estacionamiento.

La asociación con BMW es mucho más evidente aquí. Descontando algunos paneles de fibra de carbono, la cabina es muy similar a la de un auto alemán, incluyendo la palanca de cambios. Esto no es desventurado del todo. Quizá todo lo contrario.  Inicialmente, parece extraño ver el estilo, los gráficos y el sistema de información y entretenimiento de BMW, pero cualquiera que haya conducido un Toyota recientemente verá esto como una gran ventaja.  La cabina tiene una sensación sofisticada y elegante, que causa la sensación de estar sentado en un auto deportivo más caro.

Equipamiento y seguridad

Los sistemas de información y entretenimiento de Toyota y Lexus tienden a parecer anticuados y difíciles de operar, por lo que encontrar aquí el sistema iDrive de BMW bajo la piel del Supra Command es un consuelo. El info-entretenimiento se controla desde una perilla central circular en una pantalla táctil de 8.8 pulgadas que hace un trabajo admirable ejecutando la navegación con información de tráfico en tiempo real.

Mientras que Apple CarPlay ya está aquí de forma inalámbrica, los apegados a Android no tenemos opción, ni siquiera usando un cable. Que pena.  El grupo de instrumentos digitales no ofrece muchas opciones de personalización, pero al menos presenta lecturas limpias para cosas como límites de velocidad, audio, temperatura exterior y otros. De hecho, el velocímetro y el tacómetro retro son los únicos elementos interiores exclusivos del Toyota.

El Supra 2020 viene con buena cantidad de prestaciones de seguridad disponibles. El frenado de emergencia automático con detección de peatones, advertencia de salida de carril con asistencia de dirección y luces altas automáticas son estándar. El control de crucero adaptativo a toda velocidad, así como la alerta de tráfico cruzado trasero con frenado automático trasero cuesta $ 1.195 adicionales y dada la visibilidad reducida bien vale la pena adicionarlo.

En la carretera

Desde que lo pones en marcha reconoces un motor impresionante. En el papel, los 335 caballos de potencia pueden parecer leves, pero el secreto aquí es que la salida de torque máxima que se produce rápidamente, a bajas 1.600 rpm (revoluciones por minuto) lo que le da a la aceleración una gran urgencia, permaneciendo en 365 lb-pie de torque, hasta 4.500 revoluciones.

Ese motor turbo está acoplado a una transmisión inteligente de ocho velocidades, creando una potencia lineal que podemos encontrar a demanda. La potencia y la diversión de alto calibre están disponibles a cualquier velocidad, y esto es uno de los ademanes que más disfrutamos del Supra. La transmisión ofrece cambios rápidos y suaves, y las paletas detrás del volante permiten hacer cambios a demanda, sin quitar las manos del volante.

Una perfecta distribución de peso de cincuenta y cincuenta y los excelentes neumáticos Michelin Pilot Super Sport, hacen que el Supra también sea extremadamente bueno en las curvas. Moviendo el selector al modo de manejo “Sport” tensan la dirección y apriétala la suspensión, suben las revoluciones por minuto y el sonido del escape se agudiza para una máxima capacidad de vuelo y disfrute sensorial.

A riesgo de que alguien vuelva a pedirme explicaciones sobre la semántica de “divertido” al momento de catalogar el manejo de un auto, no encuentro mejor forma de catalogarlo; el Toyota Supra es definitivamente un auto divertido de conducir.

Si desea obtener la eficiencia de combustible programada de 24 millas por galón de combustible en la ciudad (9.8 l/100km) o 31 MPG en la autopista (7.59 l/100km) una recomendación seria conducirlo en modo de manejo “normal” sin demasiados excesos o acelerones, algo que aquí parecería poco práctico.

Para escoger

El más caro de los Supra es el 3.0 Premium Launch Edition, una edición limitada de solo 1,500 unidades que quizás ya no pueda conseguir ni, aunque tenga disponibles los $ 55,250 dólares. Como opciones le quedan el más barato, un Supra 3.0 por $ 49,990 o el 3.0 Premium como el de nuestra prueba por $ 53,990. 

El segmento de los autos deportivos de dos puertas está muy dominado por autos de lujo, con escasas excepciones como las del Mazda MX-5 Miata o el Chevrolet Corvete. El Ford Mustang, Chevrolet Camaro y el Dodge Challenger también le hacen compañía, junto Jaguar F-Type, Porsche 718 Cayman y por supuesto, el BMW Z4.

Concluyendo

Si bien no es barato, por todo lo que obtienes aquí, el Supra se siente digno de su precio. Unas dos décadas después de que Toyota dejó de vender el Supra, su reciente renacer avala algo de la expectativa creada desde la aparición en “The Fast and the Furious” (Rápido y Furioso) del 1994 Mark IV Supra.

En su renacer, el Toyota Supra sigue siendo un sorprendentemente encantador y entretenido de manejar.

Roger Rivero es un periodista independiente, miembro de NAHJ, la Asociación nacional de periodistas Hispanos y de NWAPA, la Asociación de periodistas automovilísticos del noroeste. Los vehículos son proporcionados por los fabricantes como préstamo por una semana para fines de la reseña. De ninguna manera los fabricantes controlan el contenido de los comentarios.

Por favor , déjenos su comentario...