Parkinson: El rival que venció a Mohamed Ali

0
1153

Mohamed Ali, el más grande boxeador de todos los tiempos e inspiración para muchos, dejó de existir el pasado 4 de junio a los 74 años de edad y luego de librar su batalla más larga y dura: la lucha contra el Parkinson.

Ali fue diagnosticado de Parkinson a los 42 años, en 1984. De inmediato se puso en marcha un seguimiento al caso para establecer la relación entre los 61 combates profesionales que disputó Mohamed Ali y su enfermedad, que hoy ha dado como resultado un vínculo estrecho.

“Sabemos que los golpes repetidos alteran las células nerviosas, sobre todo si se dan sobre un cerebro que no se ha sometido a un descanso”, dijo a agencias internacionales el doctor André Monroche, médico de la confederación de deportes de contacto y de artes marciales.

mohamad ali

Síndrome del segundo impacto

Pero el boxeo no es el más espectacular de los traumatismos. Es sólo la parte que sobresale del iceberg de las conmociones cerebrales, igualmente frecuentes en el rugby, pero también en el fútbol, el hockey sobre hielo, el esquí, el balonmano, el judo, la equitación, la gimnasia, etc.

“Es mucho menos espectacular que el boxeo, donde se ven los traumatismos en directo”, señala el doctor Monroche, “pero no es anodino. La repetición de traumatismo y de golpes le puede pasar también a un futbolista que juegue mucho de cabeza. En boxeo hay un árbitro, en otras disciplinas nadie puede intervenir”.

infografia parkinson a tu salud

La multiplicación de golpes altera en efecto la capa exterior de las células nerviosas, donde está la proteína tau, e impide así a la célula funcionar normalmente. Esta tautopatía es además uno de los principales marcadores de la enfermedad del Parkinson.

Desde el final de la carrera de Mohamed Ali, las investigaciones se han centrado en los grupos más expuestos (mujeres, jóvenes), demostrando la absoluta necesidad de reposo durante cinco días tras un traumatismo encefálico para evitar el ‘síndrome del segundo impacto’, responsable de varias decenas de muertes de deportistas cada año.

Los avances científicos y el mayor seguimiento no aseguran la protección total de los boxeadores, pero sí al menos su concienciación.

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*