Infiniti Q50 Red Sport 400. Poco de “Red”, pero bastante de Sport.

0
411

Hace varios años que no probaba un Infiniti. Exactamente cinco. La división de lujo de Nissan me a dado la oportunidad nuevamente, y el reencuentro no ha estado excepto de sorpresas. La primera ocurrió solo al poner en marcha el motor de este Infiniti. El 2020 Q50 Red Sport 400 AWD vino con un kit de escape deportivo Axle-Back, que emitió un ronquido saludable y puso una sonrisa en mi rostro. Ya en la carretera, este gruñido toma tonos más graves, y bajo fuerte aceleración llegando a la línea roja del tacómetro, un aullar vigoroso.

Podría haber esperado eso de una fabricante orientado al rendimiento como BMW o Mercedes, pero no de un Infiniti. Infiniti es más conocido por producir autos y crossovers silenciosos y bien equilibrados. Con 400 caballos de potencia y un sonido en el escape casi intoxicante, mi reencuentro con Infiniti pinta prometedor…o ¿quizás no?

Desde afuera y por dentro

El estilo exterior tiende a ser restringido, especialmente en comparación con los modelos polarizados de otros fabricantes, especialmente Lexus. A pesar del nombre Red Sport, mi Q50 tenía un tono sombrío de gris, apropiadamente llamado Graphite Shadow. Supongo que la palabra “rojo” se refiere al color de las pinzas de freno grandes de ese color, casi el único signo externo de que es algo especial.

El Q50 tiene mucho que ver con el arte de las líneas curvas. Hay abundantes arcos, destellos y parábolas que decoran los flancos y fascias del Infiniti que lo distinguen del resto desde su rediseño del 2017. Este en mi opinión, es uno de los sedanes de mejor talante en el mercado.  

Si bien el exterior exhibe un diseño que puede bien resistir el paso del tiempo, en el interior notamos algo de añejamiento. El acabado es bueno y la calidad de los materiales aceptable, pero el estilo evidencia “muchos abriles” desde su concepción. Creo que fue en el 2014 cuando se rediseño interiormente, y aunque la consola central no luce mal, el conjunto se aprecia envejecido. Hay notable escasez de lugares para el almacenamiento de objetos, incluido el teléfono. Por suerte y para compensar, Infiniti posee uno de los mejores asientos de la industria. El espacio es excelente para el conductor y pasajero, al igual que en el asiento trasero con 35.1 pulgadas para estirar los pies. La capacidad del maletero esta a la par que la de sus competidores, con 13.2 pies cúbicos.

Equipamiento y seguridad

El Q50 2020 está equipado con el sistema de info-entretenimiento InTouch de Infiniti, que estrena una nueva generación. Combina una pantalla táctil de 8 pulgadas en la parte superior del tablero con otra también táctil de 7 pulgadas directamente debajo. Además de estas dos pantallas, el Q50 viene este año de serie con Apple CarPlay y Android Auto. Navegación, un punto de acceso Wi-Fi y un sistema de sonido Bose de 16 bocinas están disponibles y presentes en nuestro vehículo de prueba.

La configuración de doble pantalla no es la más intuitiva, requiriendo mucha atención para usarla mientras conduce. Esto se debe principalmente a la estructura del menú de la pantalla inferior.  Las características clave de seguridad incluyen, monitoreo de puntos ciegos, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, advertencia de colisión frontal y frenado de emergencia. El control de crucero adaptativo, la advertencia de salida de carril con asistencia o una cámara en 360 grados son opcionales.

El despliegue tecnológico de este Infiniti no es impresionante, sobre todo si se compara con modelos más recientes de la competencia. Hace solo unos días probé un Mercedes Benz A220, con una prodigalidad de ingeniería tecnológica que deja muy a la distancia a este modelo japones.

En la carretera

Hay dos opciones de motor para el Infiniti Q50 2020. Todos los modelos, excepto el Q50 Red Sport como el que probamos, tienen un V6 doble turbo de 3.0 litros y 300 caballos de potencia. El Red Sport cuenta con una versión más “picante” de este V6, que genera 400 caballos. De esa potencia se deriva parte del nombre, claro está: Q50 Red Sport 400. Una transmisión automática de siete velocidades y tracción trasera vienen de forma estándar, con tracción total o AWD disponible.

Para muchos compradores, la elección entre estos motores se reducirá al precio. El ajuste menos costoso con el V6 de 300 caballos cuesta solo $ 36,400, nada mal para este nivel de rendimiento. Para obtener el V6 de 400 caballos de potencia necesitaría casi cinco mil dólares adicionales, una proposición que hará a más de uno titubear.

El tren motor del Q50 Red Sport 400 es una de las joyas de este sedan. Es reconfortante saber que dispones de 300 libras pie de torque para salir de un semáforo, pero a la vez, a velocidad crucero en la autopista, responderá fielmente a la presión del acelerador.

Durante la semana de prueba, el resto del Q50 estuvo a la altura del motor. La potencia aquí funciona bien con el chasis, que está compuesto y dispuesto a responder cuando se le exige. La suspensión adaptativa colabora también con el buen manejo.

Infiniti, fue una de las primeras marcas en lanzar un sistema de dirección por cable. Desafortunadamente todavía no es perfecto, pero se han realizado cambios positivos a lo largo de los años, ofreciendo más opciones para personalizar los niveles de respuesta y sensación del sistema de dirección, pero aún no se siente real. En autopistas con acanalados provocados por la erosión de las llantas con puntillas para el invierno (como las que frecuentemente encuentro en mi ciudad) la dirección de este Infiniti se siente poco natural. Sin embargo, en buenas carreteras con curvas la situación mejora favorablemente.

La economía de combustible para el V-6 del Q50 varía según su potencia y la transmisión. Las ediciones Q50 de 300 caballos con tracción trasera obtienen 23 mpg (millas por galón) en manejo combinado que serían 10,23 litros cada 100 kilómetros. Los modelos Red Sport tienen mayor potencia que es castigada con una milla menos como promedio.  Estos números de consumo quedan algo por debajo de la media para vehículos en esta categoría.

Para escoger

El sedán Infiniti Q50 2020 se ofrece en cinco niveles de equipamiento: Pure, Luxe, Edition 30 (que celebra el 30 aniversario de la marca) Sport y Red Sport. El acabado Pure de nivel de entrada en los $ 36,400 dólares, tiene un precio competitivo bajo para un automóvil de lujo, pero también es algo ligero en cuanto a características. En el otro extremo, el Q50 Red Sport 400 comienza en $ 54,250. Este es el único ajuste que cuenta con el motor V6 de 400 caballos.

Los alemanes con el BMW 3-Series o el Audi A4 abren brecha en la competencia de los sedanes deportivos, mientras que, en Asia, encontramos a los Lexus IS, Acura TLX o el recién llegado Genesis G70.

Concluyendo

El Q50 Red Sport no es solo un nombre elegante. Infiniti ha hecho un buen esfuerzo para convertirlo en un verdadero sedán deportivo, que pueda rivalizar con la mejor competencia alemana en el mercado desde el punto de vista del rendimiento. Puede presentar cara sin mucho sonrojo ante ellos, lástima que una vez dentro, sea difícil esconder la vetustez. Aun así, yo me quedo con lo que más me ha satisfecho durante toda la semana…el sonido del escape del Q50 Red Sport 400, que no olvidare por buen tiempo.

Por favor , déjenos su comentario...