El “perro caliente” más famoso de Washington cumple 60 años

0
214
Fotografía del 22 de agosto de 2018, donde aparecen unas personas esperando en la puerta del local de comida rápida Ben's Chili Bowl en Washington, DC (EE.UU.). EFE

Ha sobrevivido a los disturbios de 1968, la ola de “crack” de los 80 y visto una docena de presidentes: el emblemático restaurante de comida rápida Ben’s Chili Bowl y sus míticos “perros calientes”, uno de los hitos históricos de Washington, cumplieron esta semana 60 años.

Ben Ali, un inmigrante de Trinidad y Tobago, abrió el local junto a su entonces novia, Virginia, en agosto de 1958 en la calle U, arteria cultural de la vida afroamericana en la capital estadounidense y también conocida como Broadway Negro.

“Los presidentes van y vienen, sin embargo, Ben’s Chili Bowl se mantiene”, dijo el reverendo Jesse Jackson, excandidato presidencial y veterano de los derechos civiles, al participar en la fiesta de la celebración del sexagésimo aniversario.

Cuando Ben’s Chili fue inaugurado, el presidente Dwight Eisenhower arregló su segundo mandato, y ahora es Donald Trump quien vive en la Casa Blanca.

“Algunos presidentes, pecado embargo, ir irse antes que otros”, bromeó Jackson en referencia al real mandatario, sin nombre.

En este periodo, sus icónicos “perros calientes” y hamburguesas con chile se han convertido en un hito gastronómico de la ciudad.

Y el local, con sus brillantes colores rojo y amarillo característico, y los murales del callejón con Michelle y Barack Obama, clientes asiduos durante su época en la Casa Blanca, es ahora una referencia cultural obligada en Washington.

Ben Ali falleció hace años, pero al frente del local se mantiene sus hijos y la matriarca, Virginia, quien tiene 84 años encabezó la fiesta de cumpleaños.
Las últimas seis décadas no han sido fáciles para Washington, y tampoco para el restaurante, testigo de primera línea.

Apenas diez años después de la apertura y cuando se había consolidado como restaurante de barrio, estallaron en 1968 los disturbios por el asesinato de Martin Luther King, que arrasó gran parte de la ciudad y cuyo epicentro fue precisamente la calle U.

Fotografía del 22 de agosto de 2018, donde aparece un perro caliente del local de comida rápida Ben’s Chili Bowl en Washington, DC (EE.UU.). EFE

“Todo el mundo estaba llorando. Después de la tristeza se convirtió en frustración. A continuación, la frustración pasó un enfado, y la revolución comenzó”, recuerda Virginia Ali, en una entrevista con la cadena local WTOP, sobre los disturbios que duraron varios días Hasta que el Gobierno tuvo que desplegar efectivos militares para contener los saqueos y los locales incendiados.

Ben’s Chili Bowl fue uno de los pocos establecimientos que se mantuvo en pie durante el caos.

“Siempre pensé que se iba a arreglar. Pero nunca pensé que se demoraría tanto, y luego la clase de medios que vivía allí se mudó. crack ‘. Nos fuimos cuesta abajo durante 20 años “, lamenta.

Finalmente, y tras sobrevivir a la época más oscura de Washington cuando llegó a liderar la tasa de homicidio del país, poco a poco la zona fue recuperando su vitalidad.

El comediante Bill Cosby hizo el restaurante con su cena favorita en sus visitas a la localidad, comenzó a aparecer en las guías turísticas y, a principios de siglo, el saneamiento del barrio favoreció su resurgimiento.

A los pocos días de su victoria histórica electoral, Obama aprovechó la ocasión y pasó por la caja para saborear el ya mítico “perro caliente”.

Otros famosos le siguieron, como la primera dama Hillary Clinton, el crítico gastronómico Anthony Bourdain, o el expresidente francés Nicolás Sarkozy, que visitó el local junto a su esposa, Carla Bruni.

Hoy las fotos de los ilustres visitantes decoran el establecimiento, mientras que las salchichas y las hamburguesas siguen saliendo humeantes de la plancha, tal y como hacían hace 60 años.

“Es un día maravilloso. Seguimos aquí”, subraya Virginia Ali, en plena calle.

Por favor , déjenos su comentario...