Ex oficial, madre de sus hijos muertos en aparente asesinato-suicidio en Poinciana

0
208

POINCIANA, Fla. – Un ex oficial de policía de Puerto Rico asesinó a la madre de sus hijos, según el sheriff del condado de Polk. Dijo que parece que el sospechoso se quitó la vida.

El sheriff Grady Judd dijo que el sospechoso llamó a los padres de la víctima el miércoles y les dijo que vinieran a buscar a sus hijas, de 3 y 7 años, de inmediato. Cuando entraron a la casa, ubicada cerca de Cedar Road y Lake Marion Creed Road, alrededor de la medianoche, estaba completamente oscuro.

El sheriff dijo que no hicieron contacto con el sospechoso, se llevaron a los niños y se fueron. Luego, llamaron al 911.

Los agentes llegaron y comenzaron a hablar con el sospechoso a través de una puerta cerrada, y fue entonces cuando les dijo que le disparó a la víctima en la cabeza, explicó el sheriff. Se llamó a un equipo SWAT.

Durante toda la noche, el sospechoso habló con los miembros del equipo SWAT, y el sheriff dijo que estaban tratando el incidente como una situación de rehenes. El sheriff Grady dijo que, en ese momento, no podían confirmar si la hembra estaba viva.

“El tipo es muy educado mientras habla con nuestra gente”, explicó Grady. “Él dijo: ‘Ustedes son mis hermanos en la aplicación de la ley, nunca los lastimaría, pero si entran en la casa me mataré'”.

Más tarde en la mañana, los agentes dijeron que escucharon lo que sonó como un disparo. El equipo SWAT “rompió” una ventana y la esquina de la casa, y envió un robot. Descubrieron que el sospechoso estaba muerto por una aparente “herida de contacto autoinfligida” y el cuerpo de la víctima fue visto cerca.

Durante las primeras etapas de la investigación, Grady dijo que los detectives descubrieron que el sospechoso estaba enviando mensajes de texto a la familia y les envió un video clip. El video fue una “confesión” de la víctima.

Grady dijo que la víctima estaba claramente angustiada, y dijo que conoció a un caballero por pizza, fue a su casa y tuvo relaciones sexuales.

“Estaba siendo forzada a dar esa cita, entre comillas. Luego, él toma esa información y se la envía a su madre y otros parientes”, dijo Grady. “Esto es malo, puro mal”.

Agregó que no estaban casados, sino que habían estado viviendo juntos durante una cantidad de tiempo significativa. Comparten otra hija pequeña, que está en Puerto Rico.

Hace aproximadamente una década, Grady dijo que el sospechoso estaba bajo investigación por descargar accidentalmente un arma que resultó en la muerte de su compañero. Más tarde se mudó a Poinciana desde Puerto Rico y estaba trabajando como conductor de Uber a tiempo parcial.

Por favor , déjenos su comentario...