Padre Rogelio Cruz Fermín sigue internado

0
666

La Vega, R.D.- Tras su intensa labor pastoral y jornadas a favor de los damnificados de las lluvias en la Región Nordeste, el sacerdote Rogelio Cruz  Fermín ha tenido que ser hospitalizado en una clínica en la ciudad de La Vega en el Cibao Central, debido a agotamiento y cansancio.

Cruz bautizado por el pueblo como  el “sacerdote de los de a pie”; el “padre de la piedras”, ha tenido que ser internado en un centro clínico y los médicos que lo atienden dicen que está en ruta de la estabilidad.

Según los galenos el internamiento ha sido de manera obligatoria, tras su arduo trabajo ayudando a miles de damnificados de las lluvias recientes.

Hace campaña en la recolección de recursos económicos para comprar alimentos, medicinas entre otros artículos del hogar y los reparte a los afectados.

En lo inmediato, dirigentes del Movimiento Social, Cívico y Religioso “Se Puede”, de la Fundación Padre Rogelio y otras entidades han pedido oración a los fines de que sea Dios que interceda y devuelva la salud a quien se ha ganado la admiración de las gentes más humilde por dedicar su vida al beneficio de los desposeídos de la fortuna.

El sacerdote Rogelio Cruz es una de las personalidades dominicanas más sobresalientes por su carisma y donde de don de servicios a la humanidad, aunque su nombre fue barajado para ser Cardenal, sin embargo, algunos consideraron que crearía “problemas” debido a su popularidad.

Ha laborado en el Instituto Técnico Salesiano situado en la Parroquia María Auxiliadora en Cristo Rey Santo Domingo; en los municipios de Nagua y Villa Rivas de las provincias María Trinidad Sánchez y Juan Pablo Duarte en la Región Nordeste.

Al igual que en La Vega y otras poblaciones del país.

Este sacerdote de descendencia humilde obtuvo su bachillerato en Noviciado y Profesa en la Congregación Salesiana el 16 de agosto del 1979.

Estudió filosofía en el Seminario Santo Tomas de Aquino, para seguir sus estudios universitarios en Ciencias Sociales en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña (UNPHU).

Viajó a Guatemala y a Guadalajara, México, para estudiar Teología para luego regresar a su país a continuar sus estudios en Sociología en la UASD.

Dentro de sus labores filantrópicas realizadas en todo el país, creó y preside la fundación que lleva su nombre, “Fundación Padre Rogelio Cruz”.

Comenzó en sus adentros desde muy joven cuando supo que tenía la vocación de ayudar a los más necesitados y viene de una familia podre, que conoce muy bien los sinsabores, desalientos y sufrimientos que viven estas personas.

Se propuso el compromiso de llegar a los lugares más pobre de la nación   caribeña para brindar sus servicios, sin ningunas prebendas.

Uno de los proyectos que mantiene más ocupado al religioso es el que está desarrollando en el Bajo Yuna, donde con su programa “Barrio Unido”, continúa ofreciendo ayuda a más de tres mil personas pobres de ese sector.

Desarrolla la propuesta “5 pesos para la Casa de Yuna” y  con estas contribuciones construir varias viviendas para los pobres que no pueden realizar el sueño de comprarse una casita y de desarrollar barrios.

Es un extraordinario ser humano, controversial que, también tiene vena artística, y que lo primero que hace cuando se levanta es encomendarse al Creador del Universo y pedirle fuerzas para seguir ayudando a su prójimo.

Habla y critica el papel de la iglesia, de los políticos y sus bemoles, de las penurias del pueblo, cuya vida y trayectoria ha sido inspiración de muchos comediantes quienes usan su figura en forma de parodia para decir las grandes verdades que aquejan a las figuras de renombre del país.

Fundador del Movimiento “Se Puede” el cual nació con la idea de promover una nación más segura, con compromisos sociales y para proteger a los más necesitados.

El principal desliz del Padre Rogelio Cruz ha sido interpretar y llevar a la práctica el mensaje expresado en la Palabra de Dios.

Le preocupan los pobres por quienes siente compasión, los enfermos, el analfabetismo, las injusticias sociales, pretende erradicar el hambre, libra una férrea batalla contra la explotación social, humana y es un defensor ardiente de los derechos de la infancia.

Sus inquietudes son, por tanto, las mismas que las del alto clero nacional, el Sumo Pontífice, el Nuncio de Su Santidad de quienes sólo lo diferencia la forma de manifestarlas, ya que, según dice ellos exteriorizan el discurso desde el púlpito.

El Padre Rogelio Cruz Fermín es de desciende al pueblo para unirse con él en la protesta.

Hay sectores dentro y fuera con intentos y escamoteos se han producidos para expulsarlo de la posición de cura y de la Religión Católica, le han sacado de su parroquia y han ordenado desterrarlo del país, específicamente a España, y sin embargo, no han podido cristalizar sus intenciones macabras.

Se ha dicho que desde el gobierno del Presidente Hipólito Mejía, a través del entonces Nicolás –Cardenal- López Rodríguez y organismos de poder, habrían tramitado directamente a la Santa Sede el traslado de Cruz Fermín.

En ocasiones Cruz Fermín denunció que el que era Cardenal López Rodríguez, el Presidente Hipólito Mejía, el fue Nuncio, mis superiores, lo niegan, pero fue tramitado directamente a la Santa Sede que bajó órdenes a mis superiores y mis superiores a mí: que debo irme por tres años, inmediatamente”.

Fue una noticia alarmante, confusa, extraña, cuando José Pastor, superior local Salesiano, llegó con esa tormentosa carta electrónica.

El padre de los humildes y marginados viajó entonces a México y aceptó frente al Superior General dejar la iglesia de Cristo Rey y salir del país.

Querían mandarlo a España como “castigo”,  aun cuando el activo evangelista de los desamparados no es criminal, delincuente o ladrón.

Justamente él había estado pidiendo la expulsión del país de los españoles de las distribuidoras eléctricas.

Cruz Fermín relató en ocasiones que participamos encadenados desde el Banco Central, diciendo que firmar con el FMI es llevar al país al abismo.

Acudimos a la marcha de la antorcha contra el hambre, contra los Juegos Panamericanos.

En la recogida del millón de firmas, pidiendo que las distribuidoras eléctricas se vayan del país.

Pero parece que lo que colmó el vaso fue la famosa antorcha contra el hambre, contra los Panamericanos.

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*