Danilo propone agenda de trabajo nacional, regional y mundial para avanzar hacia futuro del turismo

0
963
Héctor Danilo Sánchez
Special Reporter

MONTEGO BAY, Jamaica. – El presidente de la Republica Dominicana Danilo Medina Sanchez propuso una agenda de trabajo nacional, regional y mundial. La finalidad es que los países de la región avancen de manera más intensa y coordinada hacia el futuro del turismo.

“Nuestra misión ahora es que el final de este año sea apenas el comienzo. El comienzo de una agenda de trabajo nacional, regional y mundial mucho más intensa y coordinada para avanzar hacia el futuro del turismo”.

El jefe de Estado hizo estas afirmaciones al pronunciar el discurso central de la Conferencia sobre Empleo y Crecimiento Inclusivo: Alianzas para el Turismo Sostenible, que se celebra aquí.

daniloApuesta a la colaboración y trabajo conjunto
Precisó que “los dominicanos apostamos por la apertura al mundo, pero apostamos, sobre todo, por la colaboración y el trabajo conjunto para lograr mejores resultados”.

“Queremos trabajar con todos ustedes para transformar el sector turístico no solo en motor de crecimiento, sino en motor de crecimiento sostenible”.

Más empleo de calidad y redistribución equilibrada de ingresos
Llamó a los líderes mundiales y representantes del sector turístico a poner todos sus valores en juego para que el turismo no solo sea más empleo, sino empleo formal y de calidad para el progreso de los pueblos.

“Hagamos que no solo sea más divisas e ingresos, sino ingresos para todos los sectores y todo el territorio, de manera equilibrada. Todos los aquí presentes tenemos la responsabilidad, no solo de participar, sino también de liderar esta transformación que está viviendo el turismo”.

Atender necesidades de turistas asegurando integridad de ecosistemas

En ese sentido, consideró positivo que la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, contemplen el turismo sostenible como una de sus metas.

Valoró la importancia de garantizar la sostenibilidad económica y medioambiental, así como de que los ingresos turísticos lleguen a un mayor número de comunidades.

“Debemos atender las necesidades de los turistas actuales y de millones de personas que viven del turismo, pero también debemos asegurar las necesidades económicas y sociales del resto de la población, así como la integridad cultural y ecológica de nuestros frágiles ecosistemas, que son en definitiva el patrimonio que dejaremos a las generaciones futuras”.

danilo

Equilibrio entre intereses sociales, económicos y ecológicos
Destacó que en República Dominicana, como en otras muchas partes del mundo, quedan todavía muchas regiones con atractivos naturales y culturales excepcionales que aún no se han desarrollado plenamente, tales como el suroeste y el noroeste.

“Sabemos que en esos lugares debemos apostar por un turismo sostenible, de baja densidad. Una experiencia que mantiene un equilibrio entre los intereses sociales, económicos y ecológicos”.

Indicó que cada vez son más los turistas conscientes de la necesidad de integrar su experiencia vacacional con la conservación de los valores naturales y culturales de la zona.

“La apuesta por la sostenibilidad turística, en todas sus formas, será beneficiosa desde todos los puntos de vista y, no me cabe duda, será también fuente de ingresos y desarrollo para nuestros pueblos”.

Soluciones regionales
Precisó que los gobiernos tienen la responsabilidad de trabajar conjuntamente en la búsqueda de soluciones regionales a problemas comunes, como el manejo de residuos, la generación de energía limpia y la conservación de los mares y océanos.

“Debemos dar los pasos necesarios para que tanto nuestros países como nuestro sector turístico estén plenamente preparados para adaptarse al cambio climático”.

En ese contexto, señaló que, este miércoles 29, la República Dominicana albergará un taller sobre el papel del turismo en el marco de la Iniciativa Climática Internacional.

Una sola voz en “Un Planeta”
Propugnó, además, por que los países más vulnerables tengan una sola voz en foros como la Cumbre “Un Planeta”, que se celebrará en París, en torno al cambio climático.

“Es hora de que el mundo conozca las dificultades que debemos superar frente a desastres naturales cada vez más frecuentes y que nos apoyen en la labor de mitigación y reconstrucción”.

 Más de 25 millones de visitantes disfrutaron de El Caribe
También aprovechó la oportunidad para exponer sobre el crecimiento que ha experimentado el turismo en la región del Caribe. “Creció más rápido que el promedio mundial y fruto de ello, por primera vez, superamos la cifra de 25 millones de visitantes”, según indica un informe de la Organización Mundial de Turismo (OMT).

“Todo apunta a que el 2017 será el octavo año consecutivo de crecimiento continuo del turismo en El Caribe, con un sólido 4% en relación con el año anterior y todo indica que esta tendencia continuará”.

Turismo multi-destino, una grandísima oportunidad
En ese contexto, abogó por el turismo multi-destino. “Somos la región que más depende de los ingresos del turismo en sus economías”.

“Estamos, por tanto, ante una grandísima oportunidad. Sobre todo, si logramos posicionar El Caribe como un destino unificado en el mercado global”.

Esta iniciativa respondería las necesidades de los visitantes que quieren acumular más de una experiencia en sus viajes, conocer la riqueza y diversidad de la cultura caribeña y aprovechar su visita a este lado del mundo para viajar a distintos lugares.

“República Dominicana, Trinidad y Tobago, Barbados, Jamaica, Santa Lucía, Cuba, Puerto Rico y todas las islas que componen esta bella región tenemos un enorme potencial si somos capaces de tejer una red de ofertas que permita a los clientes explorar todo el atractivo que se suma alrededor del clima, la cultura y la experiencia que les ofrece El Caribe”.

Señaló que, en virtud de ello, República Dominicana firmó con Jamaica un Acuerdo de Cooperación de Turismo Multi-destino, con el propósito de potenciar esta oferta conjunta.

“Nuestro objetivo es que a este le sigan muchos otros acuerdos entre las naciones del Caribe, que nos permitan desarrollar todo nuestro potencial”.

Dijo que es mucho lo que se puede hacer desde los Gobiernos para promocionar el turismo en la región. Citó medidas como cielos abiertos, facilitación migratoria, aeropuertos más eficientes, incentivos fiscales, así como promoción conjunta.

Valoró la importancia de la colaboración del sector privado. “Turoperadores, agencias de viaje, aerolíneas, navieros y otros actores deberían ver el gran beneficio que pueden obtener si empiezan desde ya a diseñar productos multidestino atractivos.”

Sobre la Conferencia
La Conferencia sobre Empleo y Crecimiento Inclusivo: Alianzas para el Turismo Sostenible fue organizada por la OMT, el Gobierno de Jamaica y el Grupo del Banco Mundial.

Ofrece una plataforma sin precedentes para el intercambio de buenas prácticas y modelos e iniciativas públicas-privadas de éxito que contribuyan al desarrollo del turismo sostenible en las comunidades locales y a un nivel global.

El bloque A del Centro de Convenciones de Montego Bay fue el escenario de la cena de gala en la que Danilo Medina pronunció el discurso magistral de la Conferencia.

Acto seguido, recibió de manos del ministro de Turismo de Jamaica, Andrew Holness y su esposa, un obsequio y luego participó en la ceremonia de premiación llevada a cabo en el marco de la Conferencia.

Delegación oficial dominicana
La delegación oficial dominicana que acompañó a Danilo Medina durante toda su estadía en Jamaica estuvo integrada por los ministros de Relaciones Exteriores, Miguel Vargas y Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta.

Asimismo, los ministros de Turismo, Francisco Javier García, y de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Francisco Domínguez Brito; y el embajador de República Dominicana ante el Gobierno de Jamaica, José Tomás Ares.

Con ellos, el portavoz del Gobierno y director general de Comunicación, Roberto Rodríguez-Marchena, y los asistentes especiales del presidente de la República, Carlos Pared, Robert de la Cruz y Miguel Mercedes.

Veamos el discurso integro del Presidente de la Republica Dominicana Danilo  Medina Sanchez.

Alianzas para el Turismo Sostenible.
Jamaica, 28 Noviembre 2017
Honorable Señor Andrew Holness,
Primer Ministro de Jamaica;
Honorable Señor Allen Chastanet,
Primer Ministro de Santa Lucía;
Honorable Señor Taleb Rifai,
Secretario General de la Organización Mundial del Turismo;
Honorable Señora Cecile Fruman,
Directora de Comercio y Práctica de Competitividad Global, en
representación del Banco Mundial;
Honorable Señor Alexandre Meira Da Rosa,
Vicepresidente para América Latina y El Caribe del Banco
Interamericano de Desarrollo;
Distinguidos Miembros de las Instituciones Cooperantes para la
organización de esta conferencia;
Honorables Miembros de las Distintas Delegaciones Internacionales
presentes;
Distinguidos Miembros del Gobierno de Jamaica;
Señoras y señores,
“Es un placer estar aquí en esta bella ciudad de Montego Bay y es
un honor visitar la que para los dominicanos es y será siempre la
hermana nación de Jamaica”.
“Quiero agradecer al Honorable Primer Ministro, Andrew Holness,
tanto su invitación personal, como la organización de esta
Conferencia sobre Alianzas para el Turismo Sostenible”.
“Como saben, el turismo es una de las maneras más directas de
tejer nexos de unión entre los seres humanos, fomentando el
intercambio de ideas y de experiencias”.
2
“Y es también una forma de crear conexiones entre países que
hasta hace poco no se conocían, pero que pueden tener un gran
futuro en común”.
“Veo aquí a muchos de los líderes de este gran intercambio global,
veo a los grandes impulsores del sector del turismo, tanto públicos
como privados”.
“Y eso me alegra, porque el turismo, además de ser un creador de
experiencias, es un gran motor de desarrollo para los países que lo
acogen”.
Lo cierto es que, en solo seis décadas, el turismo ha pasado de ser
una pequeña industria de lujo a convertirse en un fenómeno de
masas mundiales.
Según las cifras de la Organización Mundial del Turismo, en 1950 el
turismo movía 2 mil millones de dólares a escala global, en el año
2000 llegó a los 495 mil millones de dólares y, siguiendo esta curva
de aceleración ascendente, en el 2015 había alcanzado ya un billón
y medio de dólares. Esto supone el 10% del Producto Interno Bruto
Mundial.
En el 2016, más de 1.200 millones de turistas viajaron por el mundo
y, según cifras de la Organización Mundial del Turismo para el año
2030, se proyecta que se alcance la cifra de los 1.800 millones de
personas.
Para que nos hagamos una idea, esto quiere decir que el turismo
ocupó en el año 2015 el tercer lugar en las exportaciones mundial,
después de los combustibles y productos químicos, y por delante de
los productos de automoción y los alimentos.
Esto es especialmente importante para los países menos
desarrollados, donde el turismo representa alrededor del 7% de las
exportaciones de bienes y el 30% de las exportaciones de servicios.
Por todo ello, el impacto económico de este fenómeno es hoy tan
grande que, de manera directa o indirecta, es responsable de
aproximadamente uno de cada diez puestos de trabajo en el
3
mundo, generando oportunidades de progreso para naciones de
todas las latitudes.
Si analizamos por regiones este crecimiento del turismo
encontramos que el año pasado Asia y el Pacífico crecieron un 9%
seguida de África, con un aumento del 8% y, las Américas, que
creció 3%.
En Europa, la región más visitada del mundo y por tanto el mercado
más consolidado, el crecimiento fue de un 2%, y la única región que
perdió visitantes, un 4%, fue Oriente Medio debido a la inestabilidad
política de la región.
En definitiva, el turismo se ha distinguido por un crecimiento
prácticamente ininterrumpido a lo largo del tiempo, a pesar de crisis
ocasionales, demostrando siempre su fortaleza y resistencia como
fuente generadora de ingresos.
Por supuesto, no es menos cierto que un crecimiento exponencial
de esta naturaleza viene acompañado de otros retos y amenazas.
Por eso es tan importante que nos detengamos a reflexionar.
Señoras y señores,
Este año 2017 que está a punto de terminar fue declarado por las
Naciones Unidas como Año Internacional del Turismo Sostenible
para el Desarrollo.
Una decisión que celebramos y que ha contribuido notablemente a
poner de relieve la necesidad de pensar en el largo plazo y
reconocer que el futuro de este sector no debe dejarse a la
improvisación.
Desde el inicio del Año Internacional del Turismo Sostenible han
tenido lugar, cada mes, decenas de actos descentralizados, en
diferentes puntos del mundo, pero todos alineados en torno a un
propósito común.
Lograr que esta industria creciente y llena de oportunidades se
oriente cada vez más a la definición de turismo sostenible. Es decir,
a un turismo que mantiene un equilibrio entre los intereses sociales,
4
económicos y ecológicos; un turismo que integra las actividades
económicas y recreativas con el objeto de buscar la conservación
de los valores naturales y culturales.
Los temas sobre los que se ha debatido son muchos, diversos e
interesantes. Desde el futuro de los resorts y del turismo
gastronómico, al papel de la comunicación en el turismo sostenible,
las iniciativas de conservación de la fauna y de las costas o la
necesidad de asegurar un turismo accesible a las personas con
discapacidad. Este calendario ha reunido a empresarios del turismo
de todo el mundo y de todos los tamaños, a organizaciones no
gubernamentales, académicos, funcionarios y técnicos de
instituciones multilaterales.
Adicionalmente a las reuniones de las Comisiones Regionales y la
Asamblea General, se celebraron actividades a mayor escala.
Por ejemplo, en Manila se dio una Conferencia Mundial sobre
Estadísticas del turismo sostenible, lo cual es indispensable si
queremos tener datos objetivos sobre los cuales avanzar hacia
nuestras metas.
En septiembre Montreal acogió la Conferencia Mundial sobre
Turismo Sostenible para el Desarrollo y la Paz y en Madrid se
realizó una mesa Redonda sobre Turismo Urbano Sostenible, algo
que sin duda interesa a las grandes capitales europeas, pero
también a los países emergentes que buscan diversificar su oferta.
Además, antes de la Clausura del Año Internacional del Turismo
Sostenible tenemos aún en agenda la Conferencia Mundial de la
OMT y de la UNESCO sobre Turismo y Cultura, en la ciudad de
Mascate del sultanato de Omán.
Participar, de una u otra forma en estas actividades, talleres y
seminarios ha sido y es una gran oportunidad para miles de
personas vinculadas al mundo del turismo y también para los
distintos actores implicados en la toma de decisiones.
Son muchos los conocimientos, las experiencias, los estudios, los
datos y las capacidades que se han puesto en nuestras manos
5
gracias a la celebración de este año Internacional del Turismo
Sostenible.
Se ha abierto ante nosotros una gran oportunidad para reflexionar
conjuntamente sobre el largo plazo y para comenzar a planificar
desde ahora las medidas concretas que nos llevarán a construir el
sector turístico que queremos dejar a las próximas generaciones.
Necesitamos un turismo que tenga en cuenta la toma de decisiones
locales, generando empleos para las comunidades y respetando su
identidad e intereses.
Necesitamos un turismo que fomente el respeto en todas sus
formas, que no se transforme en una industria extractiva y cuyos
beneficios se repartan de manera equilibrada.
Y entiendo que este año Internacional del Turismo Sostenible está
dotándonos de las herramientas para movilizarnos desde los
gobiernos, el sector privado y la sociedad civil para trabajar juntos
por estos objetivos.
Nuestra misión ahora es que el final de este año sea apenas el
comienzo.
El comienzo de una agenda de trabajo nacional, regional y mundial
mucho más intensa y coordinada para avanzar hacia el futuro del
turismo.
En este sentido consideramos positivo que la Agenda 2030 y los
Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS de las Naciones Unidas,
contemplen el turismo sostenible como una de sus metas.
Quiero enfatizar también que esta meta de transformación del
turismo no debe verse como una ruptura drástica con el modelo
existente. Entiendo que en realidad lo que debe ocurrir es una
evolución natural.
Lo países de la región del Caribe, por ejemplo, no dejaremos de ser
visitados en buena parte para disfrutar del sol y la playa. Ese es uno
de nuestros grandes atractivos, después de todo.
Sin embargo, sabemos también que a esa experiencia podemos
añadir muchas otras. Podemos ofrecer turismo de aventuras,
6
turismo ecológico, turismo histórico y cultural, turismo culinario,
turismo religioso y turismo de salud. En fin, una lista interminable de
opciones que van mucho más lejos.
Pero además, las herramientas con las que contamos ahora deben
permitirnos evaluar y planificar los futuros desarrollos que
pondremos en marcha en cada lugar y sus consecuencias en todos
los ámbitos.
Tenemos que hacerlo para garantizar la sostenibilidad económica y
medioambiental, y para que los ingresos turísticos lleguen a un
mayor número de comunidades.
Debemos atender las necesidades de los turistas actuales y de
millones de personas que viven del turismo, pero también debemos
asegurar las necesidades económicas y sociales del resto de la
población, así como la integridad cultural y ecológica de nuestros
frágiles ecosistemas, que son en definitiva el patrimonio que
dejaremos a las generaciones futuras.
En mi país, la República Dominicana como en otras muchas partes
del mundo, quedan todavía muchas regiones con atractivos
naturales y culturales excepcionales que aún no se han
desarrollado plenamente, tales como el suroeste y el noroeste de la
república.
Pero sabemos que en esos lugares debemos apostar por un
turismo sostenible, de baja densidad. Una experiencia que
mantiene un equilibrio entre los intereses sociales, económicos y
ecológicos.
Porque, además, cada vez son más los turistas conscientes de la
necesidad de integrar su experiencia vacacional con la
conservación de los valores naturales y culturales de la zona.
La apuesta por la sostenibilidad turística, en todas sus formas, será
beneficiosa desde todos los puntos de vista y, no me cabe duda,
será también fuente de ingresos y desarrollo para nuestros pueblos.
Amigos y amigas
A los presentes nos unen oportunidades conjuntas y, porqué no
decirlo, también grandes desafíos globales.
7
Desafíos en los que el turismo, paradójicamente, puede ser tanto un
agravante si se maneja mal, como una solución si se gestiona bien.
La respuesta ante problemas de salud, como el brote de zika o ante
desastres naturales, como huracanes o inundaciones, deben
recordarnos la necesidad de la planificación y de coordinación
permanente entre nuestros países.
De la misma forma, tenemos la responsabilidad de trabajar
conjuntamente en la búsqueda de soluciones regionales a
problemas comunes, como el manejo de residuos, la generación de
energía limpia o la conservación de nuestros mares y océanos.
Y, por supuesto, debemos dar los pasos necesarios para que, tanto
nuestros países como nuestro sector turístico estén plenamente
preparados para adaptarse al cambio climático.
Por eso, nos alegra que el sector del turismo se haya comprometido
con la meta de reducir un 5% en sus emisiones de CO2.
De hecho este próximo día 29 mi país, la República Dominicana
albergará un taller sobre el papel del turismo en el marco de la
Iniciativa Climática Internacional.
También por eso, es de máximo interés que, especialmente los
países más vulnerables, tengamos una sola voz en foros como la
Cumbre “Un Planeta” que se celebrará en París en torno al cambio
climático.
Es hora de que el mundo conozca las dificultades que debemos
superar frente a desastres naturales cada vez más frecuentes y que
nos apoyen en la labor de mitigación y reconstrucción.
Señoras y señores,
Antes de terminar esta intervención me gustaría centrar la atención
en nuestra región Caribeña.
El año pasado recibíamos grandes noticias.
8
El turismo en la región del Caribe creció más rápido que el
promedio mundial y fruto de ello, por primera vez, superamos la
cifra de 25 millones de visitantes1.
Todo apunta a que el 2017 será el octavo año consecutivo de
crecimiento continuo del turismo en El Caribe, con un sólido 4% en
relación con el año anterior y todo indica que esta tendencia
continuará.
En el caso de la región del Caribe esto es crucial, porque
actualmente somos la región que más depende de los ingresos del
turismo en sus economías.
Para darles un ejemplo, para la Republica Dominicana el turismo
está produciendo más del 25% de las divisas que genera nuestra
economía.
Estamos, por tanto, ante una grandísima oportunidad. Sobre todo si
logramos posicionar “El Caribe” como un destino unificado en el
mercado global.
Esto no quiere decir, por supuesto, que los dominicanos vayamos a
dejar de promocionar la República Dominicana, o que los
jamaiquinos dejen de promocionar a Jamaica como destino.
Se trata sencillamente de reconocer que hay un mercado mayor
más allá. Hay un visitante que quiere acumular más de una
experiencia en su viaje, conocer la riqueza y diversidad de nuestras
culturas y aprovechar su visita a este lado del mundo para viajar a
distintos lugares.
Eso nos abre, como ustedes saben bien, un gran espacio para lo
que en lenguaje técnico se llama turismo multidestino.
República Dominicana, Trinidad y Tobago, Barbados, Jamaica,
Santa Lucía, Cuba, Puerto Rico y todas las islas que componen
esta bella región tenemos un enorme potencial si somos capaces
de tejer una red de ofertas que permita a los clientes explorar todo
el atractivo que se suma alrededor del clima, la cultura y la
experiencia que les ofrece El Caribe.
1 Según el informe de la Organización Mundial del Turismo.
9
En ese sentido, en el día de hoy mi país ha firmado con Jamaica un
acuerdo de cooperación de turismo multidestino, con el propósito de
potenciar esta oferta conjunta. Por supuesto, nuestro objetivo es
que a este le sigan muchos otros acuerdos entre las naciones del
Caribe, que nos permitan desarrollar todo nuestro potencial.
Desde los Gobiernos hay mucho que podemos hacer para
promocionar el turismo en la región: cielos abiertos, facilitación
migratoria, mejores y más eficientes aeropuertos e incentivos
fiscales y, por supuesto promoción conjunta.
Igualmente, hay mucho que puede empezar a hacer el sector
privado: turoperadores, agencias de viaje, aerolíneas, navieros y
otros actores deberían ver el gran beneficio que pueden obtener si
empiezan desde ya a diseñar productos multidestino atractivos.
Amigas y amigos,
Nuestro país es, podríamos decir, un país extrovertido. Y lo es no
solo por la alegría de nuestra gente y nuestra hospitalidad para
recibir extranjeros, sino también por nuestra predisposición a
ampliar nuestros horizontes.
Los dominicanos apostamos por la apertura al mundo, pero
apostamos sobre todo, por la colaboración y el trabajo conjunto
para lograr mejores resultados.
Queremos trabajar con todos ustedes para transformar el sector
turístico no sólo en motor de crecimiento, sino en motor del
crecimiento sostenible.
Pongamos todos nuestros mejores valores en juego para que el
turismo no sea solo más empleo, sino también empleo formal y de
calidad para el progreso de nuestros pueblos.
Hagamos que no solo sea más divisas e ingresos, sino ingresos
para todos los sectores y todo el territorio, de manera equilibrada.
Todos los aquí presentes tenemos la responsabilidad, no solo de
participar, sino también de liderar esta transformación que está
viviendo el turismo.
10
No les quepa duda: sus prioridades son también las prioridades de
la República Dominicana.
Vamos a seguir apostando por un turismo que recoja los tres
valores que nos proponen las Naciones Unidas: Viajar, disfrutar y
respetar.
¡Muchas gracias!

Por favor , déjenos su comentario...