Cubanos agradecen en Miami el legado de Payá seis años después de su muerte

0
374

La opositora cubana Rosa María Payá subrayó hoy a Efe que el legado de su padre, Oswaldo Payá, sigue vivo cuando se cumplen seis años de su muerte y está en marcha en Cuba una reforma constitucional que a su juicio es a la vez un “teatro” y una “trampa”.

“Las palabras de mi padre son especialmente relevantes hoy, pues denuncian el intento de la familia Castro y el grupo de generales de la dictadura por perpetuar su poder a través de lo que mi padre llama ‘cambio fraude’, que es exactamente lo que buscan con este teatro de reforma constitucional”, dijo Payá.

Payá, que lidera el movimiento Cuba Decide, habló así horas antes de la celebración de una misa de acción gracias en Miami con motivo, según reza la convocatoria, del sexto aniversario del “doble crimen de Estado” del que fueron víctimas los disidentes cubanos Oswaldo Payá (1952-2012) y Harold Cepero (1980-2012).

La familia Payá-Acevedo y la Fundación para la Democracia Panamericana han invitado a la comunidad a asistir a esta misa que tendrá lugar hoy en la ermita de la Caridad de Miami, un lugar de devoción y encuentro para los exiliados cubanos.

Payá y Cepero murieron el 22 de julio de 2012 en Bayamo (Cuba), al salirse de la carretera el automóvil en el que viajaban, que era manejado por un político español, Ángel Carromero, que sobrevivió y fue acusado en Cuba de conducción temeraria y juzgado por ello.

Rosa María y su madre, Ofelia Acevedo, afirman que no se trató de un accidente, sino que agentes de la seguridad del Estado cubano provocaron con otro vehículo que el automóvil se saliera de la vía.

La hija del político opositor afirmó que la misa de hoy tiene como objetivo “honrar” las vidas de su padre y de Cepero y “agradecer su legado”.

La familia -agregó- está animada por la reciente publicación del primer libro del creador del Movimiento Cristiano Liberación, “La noche no será eterna” (Editorial Hypermedia, 2018), y por el hecho de que el Senado de Estados Unidos haya retomado una iniciativa “para cambiar el nombre de la calle frente a la embajada cubana en Washington por el de Oswaldo Payá Way”.

La iniciativa se remonta a 2015 y es apoyada por senadores como Ted Cruz, Marco Rubio y Bill Nelson, subrayó.

Sobre la reforma constitucional que ha anunciado el Gobierno cubano, afirmó que “la dictadura necesita desesperadamente legitimarse ante el gran descontento del pueblo” y la “inminente desaparición física de los llamados ‘líderes históricos'”.

También ha influido, dice, “el apoyo que ha ganado el reclamo ciudadano de plebiscito para cambiar el sistema”, lo que propone el movimiento Cuba Decide que ella encabeza.

La reforma será sometida a un referendo pero, según Payá, todo el proceso es un “fraude” y “carece de garantías”.

Subraya al respecto que los “redactores del anteproyecto”, miembros de la Asamblea Nacional, “no han sido elegidos por los ciudadanos cubanos”, y que “no hay posibilidad de hacer campaña, ni presencia de observadores independientes, ni posibilidad de conteo paralelo, ni libertad para no ir a votar sin ser coaccionado” de cara a la anunciada consulta popular.

Pero además, agregó, “gane el sí o gane el no, el resultado es el mismo: Partido Comunista a perpetuidad”, porque “la dictadura” ya ha dejado clara la irrevocabilidad del socialismo y del partido comunista como “fuerza rectora de la sociedad y el Estado”.

Oswaldo Payá, premio Sájarov 2002, será recordado también esta semana en un acto en Miami en el que se hará la presentación oficial de su libro “La noche no será eterna”, publicado en Amazon el pasado 5 de julio.

El libro se subtitula “Peligros y esperanzas para Cuba”, está prologado por la viuda de Payá, Ofelia Acevedo, y su propósito no es otro que, como explica su autor, “ayudar a descubrir que sí podemos vivir el proceso de liberación y reconciliación y caminar al futuro en paz”.

Por favor , déjenos su comentario...