Aumento salarial en Los Ángeles afectaría a trabajadores y pequeñas empresas

0
1296

El aumento a 12 dólares la hora el salario mínimo en la ciudad y condado de Los Ángeles este primero de julio puede causar una reducción en las horas de trabajo de los empleados, según advierten expertos y pequeños empresarios.

La preocupación se debe al incremento, 1,50 dólar, el salto más alto que se ha dado en el camino para llegar a la meta de quince dólares, y que para las pequeñas empresas puede constituir un impacto importante.

En 2015, los concejales de la ciudad de Los Ángeles acordaron que el salario por hora aumentará gradualmente con un primer incremento a 10,50 dólares la hora a partir del 1 de julio 2016 y el segundo aumento a 12 dólares la hora a partir del 1 de julio de este año.

Gary Toebben, presidente de la Cámara de Comercio de Los Ángeles, explicó a Efe que este segundo aumento representa el 14% de la tarifa por hora, una carga difícil de asumir para algunos empresarios.

“Todos los empleadores que tienen empleados de salario mínimo tendrán que hacer ajustes aumentando los precios, reduciendo el número de empleados o de horas de trabajo”, auguró.

En esa línea, el economista y consultor financiero Iván González manifestó que “cuando se incrementan los salarios se piensan en las grandes empresas, pero nadie piensa en los pequeños y medianos empresarios”.

Un estudio de la Universidad de Washington dado a conocer esta semana encontró una fuerte reducción en los empleos y e ingresos de los trabajadores de Seattle beneficiados con un aumento del salario mínimo a 13 dólares la hora desde enero de 2016.

De acuerdo al estudio, al menos el 10,7 % de los empleos que pagan menos de 19 dólares han desaparecido, un dato que parecería confirmar los sombríos augurios sobre el futuro de los trabajadores que ganan el salario mínimo en Los Ángeles.

Pero para trabajadores e inmigrantes como Irma Cervantes, que tiene dos empleos en el sector de comidas rápidas, la puesta en vigor de la medida este sábado le permitirá incrementar sus ingresos mensuales.

“Yo trabajo para pagar la renta, todo está por las nubes, a veces no alcanza para comer bien”, asegura Cervantes, quien tiene una jornada laboral de 60 horas a la semana.

El aumento salarial en Los Ángeles se aplicará por el momento para empresas que tengan más de 25 empleados, pero empleadores como José Hernández, propietario de dos restaurantes y un pequeño supermercado, y que podrá esperar aun para tener que cumplir con la normativa, muestran preocupación.

“Trato de pagar un dólar más del mínimo para que mis empleados se sientan contentos, pero ahora resulta que ni al mínimo llego y la economía aún no se ha recuperado, es una verdad que nadie quiere ver”, señaló.

Las advertencias son compartidas por gremios empresariales de otras grandes ciudades del país, como Nueva York, en donde Christopher Kelder, miembro del New York Farm Bureau, asegura que los altos incrementos impedirán la inversión, la expansión y creación de nuevos negocios, además de afectar a los pequeños agricultores.

El estado de Nueva York de hecho ha ideado un plan de seguridad que podría suspender los aumentos de forma temporal si la economía de la región se afecta, tras el correspondiente análisis que estaría a cargo de la División de Presupuesto.

Si bien tomará un tiempo evaluar el impacto de la medida en Los Ángeles, Toebben advierte que el aumento “llamará la atención de todos los sectores” y motivará que los empleadores desarrollen su propio plan.

“Los aumentos de salarios mínimos en el pasado han sido menores y los impactos negativos no fueron obvios”, aclaró el especialista.

Por contra, concejales de la ciudad californiana como José Huizar aseguran que un mejor salario mínimo ayudará a la clase trabajadora.

Dicha afirmación encuentra sustento en un estudio de la Universidad de Berkeley, difundido casi al mismo tiempo que la de Washington, y que asegura que es “cero” el “impacto negativo” que generó el incremento del salario en Seattle, en el estado de Washington.

Al margen de debates, el Departamento de Asuntos del Consumidor del Condado de Los Ángeles ya se preparó para vigilar que los empleadores cumplan con el aumento requerido por la ley, habida cuenta que en el anterior incremento las autoridades recibieron quejas de algunos trabajadores.

Esta semana, el fiscal de Los Angeles, Mike Feuer, anunció acciones legales en contra de la cadena de comida rápida Carl’s Jr. por supuestamente no pagar a decenas de sus trabajadores el salario mínimo de 10,50 dólares la hora.

“Espero que no me recorten horas y me dejen disfrutar estos 90 dólares que me voy a ganar de demás, eso me sirve para tratar de ahorrar o colocar la internet para que mis hijos estudien”, manifestó Cervantes.

Por favor , déjenos su comentario...