TRUMP VIENE PERDIENDO POR CERCA DE 2,6 MILLONES DE VOTOS Y DEL 2%

0
1323

Por Isaac Bigio |

Las últimas cifras oficiales arrojan estos resultados en las presidenciales de EEUU:

Clinton: 65,250,336 votos

Trump: 62,686,062 votos

Otros: 7,612,988 votos

Trump viene perdiendo por 2,565,000 votos y 1.9% votos de diferencia. Esto es 48.1% vs 46.2% del porcentaje total.

Aún la brecha entre Hillary Donald puede ampliarse.

Sin embargo, los republicanos tienen asegurado el gobierno debido al sistema del Colegio Electoral que el propio Trump acusó de fraudulento.

En EEUU no gana quien tiene más votos sino quien gana en más Estados y, sobre todo, en pocos Estados oscilantes.

Según un sistema que solo se aplica a EEUU quien gana en cada uno de sus 50 estados se queda con todos los miembros que éstos tienen en el Colegio Electoral. Son 538 los miembros del Colegio Electoral y Trump ha conseguido 306 de éstos frente a Clinton que solo sacó 232.

Teóricamente siempre ha quedado la posibilidad que el Colegio Electoral no secunde a Trump pero eso implicaría algo inédito en la historia nacional.

Ciertamente que se podrá aducir que el triunfo de Trump es inobjetable desde el punto de vista del mismo sistema que él cuestionó. No obstante, hay dos cosas a mencionar:

1)      Trump no hubiese ganado en ningún otro sistema de elección presidencial directa en el mundo. Ya sea el de dos vueltas que rige en Francia, Brasil y la mayor parte de Hispanoamérica o el de México donde gana simplemente el que saca más votos.

2)       La legitimidad democrática del nuevo presidente nace mellada ante los ojos del mundo y de su propia población.

Trump se convierte en el primer presidente en toda la historia universal que llega a palacio teniendo más de dos millones de votos menos que su rival.

Quienes más han votado en contra suya son las grandes urbes, las minorías étnicas, las juventudes y las mujeres.

Nunca antes de Trump un presidente a la espera ha generado tanta oposición a nivel de marchas en las calles antes de asumir su cargo.

De todos los 3 presidentes que ha electo EEUU en este milenio solo uno debutó en el poder ganando más votos que su rival, los otros dos, es decir todos los mandatarios republicanos, llegaron a la Casa Blanca tras haber perdido en las ánforas.

Un mandatario tan impopular puede desplomarse o buscar evitar su caída produciendo guerras (como Bush).

Trump puede que genere un impeachment en su contra y lo más probable es que acabe desgastando duramente la imagen internacional de EEUU, algo que Obama buscó reparar pero que Trump podrá agigantar aún más que Bush.

La resistencia a Trump no solo proviene de la izquierda sino incluso de gobiernos conservadores y de derecha históricamente aliados a Washington como los de Reino Unido, Alemania o México. Todos ellos le objetan su nuevo proteccionismo.

Un problema serio que ha de darse es la confrontación con el país hispanoamericano más poblado (México) y con Latinoamérica a raíz del intento de Trump de expulsar 12 millones de inmigrantes irregulares.

De darse esto ello se convertiría en la mayor limpieza étnica de este milenio y en un duro golpe a las economías latinoamericanas, las cuales perderían muchas de sus divisas generadas por las transferencias de fondos de sus emigrantes en el exterior y también deberían tener muchos problemas para absorber a una nueva mano de obra sin trabajo.

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*