Tiempo de cosecha

0
476

Por Mario Vega, www.elim.org.sv

El Salvador es un país donde suelen producirse con cierta frecuencia terremotos y huracanes. Cuando alguna de esas situaciones de emergencia ocurre las personas abarrotan las iglesias. El ser humano suele esperar la aflicción para buscar a Dios. Cuando sus capacidades son superadas por las dificultades no le queda más remedio que volverse al Señor.

La actual situación de pandemia mundial es, sin duda, una tragedia sanitaria que ha sacudido al mundo entero. El coronavirus ha puesto al descubierto la fragilidad de la salud y vida humana. Ante la impotencia, una vez más, las personas se vuelven a Dios en busca de respuestas.

Pero esta vez las personas no pueden acudir a los edificios de las iglesias por las mismas restricciones sanitarias de prevención. Pero ello no debe hacernos perder de vista que nos encontramos en un tiempo de cosecha. Ya que las personas no pueden abarrotar los edificios es el momento para invitarlas a las células, ya sea que se trate de reuniones presenciales o virtuales.

En una época de confusión y temor, el evangelio de Jesús vuelve a ofrecer esperanza, paz y salvación. Es un momentum mundial para compartir las buenas nuevas de salvación y, las células, vuelven a ser vitales en el diseño de Dios de una iglesia evangelizadora.

Por favor , déjenos su comentario...