Los opositores firmantes del acuerdo con Maduro se defienden: “Queremos resolver problemas, no agravarlos”

0
218

Defienden que la vuelta del chavismo a la Asamblea Nacional podría allanar el camino hacia las elecciones.

Los cuatro partidos opositores minoritarios que han suscrito un acuerdo con el Gobierno de Nicolás Maduro para la instalación de una Mesa de Diálogo por la Paz con vistas a resolver la crisis política, económica y humanitaria en el que está sumido el país, han defendido su decisión, muy criticada desde el sector mayoritario de la oposición aglutinado en torno a Juan Guaidó.

Los líderes de Movimiento Al Socialismo (MAS), Cambiemos, Soluciones para Venezuela y Avanzada Progresista –partidos todos ellos parte de la alianza opositora Concertación para el Cambio– pusieron su firma en un documento en el que además de la instauración de la mesa de diálogo se concretan otra serie de acuerdos puntuales entre los que destaca la vuelta de los diputados chavistas a la Asamblea Nacional y que esta deje de estar en desacato, así como la puesta en marcha de un programa ‘Petróleo por Alimentos’.

“Padecemos graves problemas. Estamos instalando esta Mesa Nacional para contribuir a resolverlos, no para agravarlos”, ha defendido el líder de Soluciones para Venezuela, Claudio Fermín, quien en 2018 abandonó su candidatura a la Presidencia para convertirse en jefe de campaña de Henri Falcón, antiguo dirigente chavista pasado a la oposición e integrante de Avanzada Progresista.

Según Fermín, los problemas de Venezuela tienen que resolverlos los venezolanos y la mesa de diálogo lo que busca es “abrirle caminos a la reconciliación”. “Vamos a cambiar la improductiva política venezolana”, ha añadido en una serie de mensajes en Twitter, prometiendo que lo harán “por la vía del entendimiento, no profundizando el conflicto”.

“La confrontación extrema ha creado una gruesa costra de odios que hunde al país. La vamos a limar y a dejar atrás”, ha agregado, en una clara alusión a la división entre el Gobierno chavista y la oposición con el autoproclamado presidente encargado, Juan Guaidó, a la cabeza. “No tenemos ‘Plan B’ ni jugamos en varios tableros. Queremos resolver nuestros asuntos en paz, entre nosotros, y lo vamos a hacer ahora”, ha sostenido.

También ha querido reivindicar lo acordado Cambiemos. Este movimiento ciudadano ha denunciado que “Venezuela atraviesa por una crisis sin precedente donde lamentablemente lo político ha llevado a incrementar problemas económicos y sociales”. En opinión de esta formación, liderada por Timoteo Zambrano, “para salir de este caos se requiere del esfuerzo y compromiso de todos los factores para acabar con el conflicto que hoy vivimos”.

NECESIDAD DE ACUERDOS PARCIALES CON RESULTADOS CONCRETOS
Asimismo, ha defendido la utilidad de “acuerdos parciales” para dar “resultados reales y concretos” a los problemas como los pactados el lunes con el Gobierno y en concreto ha puesto en valor el retorno de los diputados chavistas y afines a la Asamblea Nacional –controlada por la oposición– y “el regreso de los parlamentarios perseguidos y exiliados”.

Según Cambiemos, esto “es necesario para entablar el verdadero debate político para lograr los acuerdos necesarios entre las partes involucradas”. Esto permitiría, ha añadido, sacar a la cámara del desacato en el que se encuentra por orden del Tribunal Supremo de Justicia y que puedan reunirse así las dos terceras partes de la cámara con el fin de “designar un nuevo Consejo Nacional Electoral, que nos permita generar las condiciones óptimas que fortalezcan la confianza y participación por medio del voto”.

Por último, el movimiento ha instado tanto a ciudadanos como a políticos a “entender este espacio –la Mesa Nacional– como una herramienta de superación a la crisis, que debemos apoyar y promover sin sectarismos”.

LA MESA DE DIÁLOGO BUSCA “CONSTRUIR, UNIR Y SUMAR”
Durante el acto oficial de anuncio de la mesa, Zambrano sostuvo que los partidos firmantes y el Gobierno han “concertado voluntades, renunciado a posiciones para construir, unir y sumar” tras rebelarse “frente al odio, el desprecio y la ira”.

El líder de Cambiemos comenzó en política con Acción Democrática, pero en 2004 se pasó a Alianza Bravo Pueblo, para luego ser diputado por Polo Democrático y luego pasar a Un Tiempo Nuevo, el partido de Manuel Rosales, partido que dejó en 2018. Zambrano participó en las mesas de diálogo entre Gobierno y oposición bajo los auspicios del Vaticano en 2016 que se saldaron sin acuerdo.

También se ha defendido de las críticas Avanzada Progresista, el partido de Henri Falcón, quien fuera gobernador de Lara y que en 2018 se presentó como rival de Nicolás Maduro en unas elecciones presidenciales que la comunidad internacional no ha reconocido.

“Si los que apostamos a esta negociación no representamos a nadie, o no somos opositores porque los de verdad solo obedecen a ciertos partidos ¿cual es la preocupación de que in

Por favor , déjenos su comentario...