La fraternidad humana principio básico del desarrollo sostenible y de los derechos humanos

0
225

“Hemos venido a este mundo como hermanos; caminemos, pues, dándonos la mano y no uno delante del otro.” William Shakespeare 

Existe una profunda preocupación por los actos que constituyen una apología del odio religioso y, por consiguiente, socavan el espíritu de tolerancia y el respeto de la diversidad, especialmente en un momento en que el mundo se enfrenta a la crisis sin precedentes ocasionada por la pandemia de enfermedad por coronavirus (COVID-19), que exige una respuesta mundial basada en la unidad, la solidaridad y la cooperación multilateral renovada. 

En estos momentos, necesitamos la valiosa aportación que hacen las personas de todas las religiones o creencias a la humanidad, así como la contribución que el diálogo entre todos los grupos religiosos puede aportar para que se conozcan y se comprendan mejor los valores comunes compartidos por toda la humanidad. 

Por lo que es fundamental también generar una mayor conciencia sobre las diferentes culturas y religiones o creencias y sobre el papel de la educación en la promoción de la tolerancia.  

Esto implica la aceptación y el respeto de la diversidad religiosa y cultural por parte de la opinión pública, especialmente con respecto a las expresiones religiosas.  

De igual manera, la educación, en particular en la escuela, debe contribuir de manera significativa a promover la tolerancia y eliminar la discriminación basada en la religión o las creencias. 

Son la tolerancia, la tradición pluralista, el respeto mutuo y la diversidad de religiones y creencias las que promueven la fraternidad humana.  

Ciertamente, son necesarias actividades que promuevan el diálogo entre religiones y culturas para aumentar la paz y la estabilidad social, el respeto por la diversidad y el respeto mutuo, y para crear, a nivel mundial y también regional, nacional y local, un entorno que propicie la paz y la comprensión mutua. 

La fraternidad como valor nos conlleva a ser solidarios, respetuosos y empáticos con las demás personas, es de vital importancia la transmisión y aplicación de valores en nuestra vida diaria para ser cada día mejores individuos, con un efecto multiplicador que impacte en toda la humanidad.  

Por lo que el 15 de diciembre de 2020 la Asamblea General de las Naciones Unidas decide proclamar el 4 de febrero Día Internacional de la Fraternidad Humana, que se celebrará todos los años a partir de 2021. 

Por lo que en ese marco, la Asamblea General toma nota de las iniciativas internacionales, regionales, nacionales y locales, así como de los esfuerzos de los líderes religiosos encaminados a promover el diálogo entre religiones y culturas, y, a este respecto, también de la reunión entre el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmad al-Tayyib Jefe del Consejo Musulmán de Ancianos en los EAU, celebrada el 4 de febrero de 2019 en Abu Dabi, que dio lugar a la firma del documento titulado “La fraternidad humana por la paz mundial  y la convivencia común”, derivado de ello la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una iniciativa promovida por Emiratos Árabes, Bahréin, Egipto, Arabia Saudí, Burkina Faso, Guinea Ecuatorial, Marruecos y Venezuela, se decidió proclamar el 4 de febrero Día Internacional de la Fraternidad Humana, que se celebrará todos los años a partir de 2021. 

Así mismo surgió el galardón Premio Zayed a la Fraternidad Humana mismo que reconoce sobre todo a quienes construyen puentes que conectan a los pueblos divididos, fortaleciendo las verdaderas relaciones humanas que hacen posible la labor de garantizar la libertad y la seguridad para todos, este Premio Zayed honra los valores del fundador de los EAU, el difunto jeque Zayed, que vivió una vida de convivencia pacífica. 

El premio se concede en el marco del Día Internacional de la Fraternidad Humana, que la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró en reconocimiento de los esfuerzos constantes de los líderes y las figuras religiosas que cooperan para promover la paz, la armonía y el diálogo intercultural en el mundo. 

La entrega del premio se hará durante la ceremonia virtual el día de hoy jueves día de la fraternidad en conjunto el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar  

Los ganadores del Premio Zayed a la Fraternidad Humana 2021 son: 

António Guterres, político originario de Portugal que ahora es el noveno Secretario General de las Naciones Unidas. Durante el último año en el que el mundo entero se ha visto envuelto en la pandemia del coronavirus, Guterres alzó la voz en varias ocasiones apelando a un “alto el fuego global en todos los rincones del mundo para centrarse juntos en la verdadera lucha: derrotar al Covid-19”. Al recibir la noticia del premio, Guterres declaró: “Me siento honrado de recibir el Premio Zayed a la Fraternidad Humana con humildad y profunda gratitud. Lo veo también como un reconocimiento a la labor que las Naciones Unidas realizan cada día, en todas partes, para promover la paz y la dignidad humana.”, y adelantó que el premio económico lo donará a la Agencia de Refugiados. 

Latifah Ibn Ziaten, fundadora de la Asociación Imad para la Juventud y la Paz. Latifah es originaria de Marruecos y es madre de cinco hijos, que transformó su dolor en un acercamiento a los jóvenes. En 1977 se trasladó a Francia con diecisiete años. Uno de sus hijos, Imad, se alistó en el 1º Regimiento de Paracaidistas de Francia. Imad fue asesinado cerca de Toulouse en 2012. Fundó la Asociación Imad para la Juventud y la Paz, su esperanza es contribuir a preservar la “armonía social” entre las generaciones mayores y las jóvenes, y entre los nativos de Francia y los inmigrantes. Al recibir la noticia del premio, Latifah Ibn Ziaten dijo: “Es un gran honor, y una gran humildad, haber sido reconocida por el Premio Zayed a la Fraternidad Humana por el trabajo que yo y muchos otros hacemos, cada día, para hacer frente al extremismo a través del diálogo, el respeto mutuo y la coexistencia pacífica., por lo que espero que este premio ayude a concienciar a un público más amplio sobre la necesidad de continuar con estos esfuerzos.” 

Delegates at the anniversary event in Abu Dhabi

Los galardonados fueron seleccionados por un jurado independiente y procedían de un grupo de personas de 30 países que habían sido nominadas por líderes en las áreas de gobierno, cultura y religión. 

Este día se afianza la promoción de la paz en el mundo, el desarrollo sostenible y la unión de esfuerzos de la comunidad internacional para incentivar la tolerancia, la inclusión, respeto a la diversidad y la solidaridad entre las naciones del mundo y las personas constituye un llamamiento a la disminución y erradicación de situaciones de violencia, xenofobia, de la carrera de armamento, de las injusticias sociales, de la corrupción, de las desigualdades, del degrado moral, del terrorismo, fanatismo político, del extremismo, religioso y discriminación de razas, género e ideologías y de otros muchos motivos. 

De esta manera, contribuiremos a promover valores de inclusión equidad, justicia y libertad en el actual contexto social, político y económico de las sociedades y naciones del mundo, observando marcadas diferencias que derivan en acciones de  

Por lo que todos podemos y estamos en el deber de contribuir con la fraternidad humana, aplicándola mediante sencillas acciones en nuestra vida cotidiana: 

*¡Sonríe! Esta acción constituye un primer gesto de caridad y conexión con las personas que están a tu alrededor. 

*Todo comienza en casa. Enseñemos a nuestros hijos y seres queridos la importancia fundamental de los valores, aplicándolos con nuestro ejemplo. 

*Servir y ayudar a los demás, por ejemplo, ayudando a cruzar la calle a un adulto mayor, brindar apoyo a personas en situación vulnerable o cualquier otra acción que impacte de manera 

 positiva en el prójimo. 

*Apoyar las causas de organizaciones y fundaciones sin fines de lucro que tengan como objetivo trabajar en pro de la fraternidad humana: unirte a labores de voluntariado o bien participar en actividades            y eventos. 

Recordemos que la fraternidad humana abraza a todos los hombres, los une y los hace iguales, es el principio básico de todo orden social, nacional e internacional, de la búsqueda de la paz, del desarrollo sostenible y de los derechos humanos. 

Este día nos permite mirarnos los unos a los otros, al menos durante una jornada, y reconocernos como partes de un mismo todo, para buscar soluciones a nuestras dificultades, a través del diálogo a todos los niveles establezcamos a partir de esa experiencia nuevas relaciones que nos ayuden a encontrar el camino común hacia la fraternidad universal. 

“Amo el canto del cenzontle, pájaro de cuatrocientas voces amo el color del jade, y el enervante perfume de las flores; Pero amo más a mi hermano el hombre.” Nezahualcóyotl 

Dr. Amín Cruz, PhD, diplomático, historiador, educador, periodista, escritor, presidente del Congreso Mundial de Prensa y presidente del Congreso Mundial de Universidades, residente en New York. 

Por favor , déjenos su comentario...