EEUU exime a los ciudadanos estadounidenses de pasar el control biométrico cuando salgan o entren del país

0
748

Los ciudadanos estadounidenses que entren o salgan del país pueden rechazar pasar el control biométrico implantado en los puestos de control de aduanas de Estados Unidos, como parte de las medidas de protección de la privacidad que recoge la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) explica en un comunicado que en Estados Unidos están implantando el sistema de reconocimiento facial en los sistemas de entrada y salida de vuelos internacionales -y otros puestos fronterizos por mar y tierra- y que lo hacen con la protección de la privacidad de los viajeros en mente.

La Comisión 9/11 determinó que la implantación de los sistemas biométricos debía ser obligatoria “como una inversión esencial” en la seguridad nacional. En la actualidad, está presente en más de 20 puestos de control de aeropuertos, puertos y accesos por tierra a Estados Unidos.

Con este sistema, que toma una fotografía al viajero para compararla con un registro de identidad oficial, CBP asegura que han detenido a “más de 200 individuos que intentaron entrar en Estados Unidos ilegalmente usando documentos de viaje genuinos de personas a las que se parecían”.

No obstante, desde CBP señalan que estos sistemas deben cumplir con requerimientos de protección de la privacidad de los viajeros, quienes deben saber el uso que hacen de “la tecnología de comparación biométrica”.

En este sentido, han introducido medidas encaminadas a la protección de la privacidad, especialmente de los ciudadanos estadounidenses, como la reducción del tiempo que se almacenan los registros de las nuevas fotografías, que pasan de 14 días a 12 horas.

También se han establecido requisitos comerciales que aseguran que las aerolíneas y otros socios de CBP no conservan las fotos de los viajeros para sus propios fines comerciales. Se facilitarán, además, avisos de privacidad, mediante la mejora de las señales y anuncios en las puertas de embarque.

Las medidas recogen, asimismo, el compromiso de informar al público de “cómo la agencia recopila, usa y almacena la información personal” del proceso de control biométrico.

Por otra parte, los ciudadanos estadounidenses que entren o salgan del país cuentan con la posibilidad de rechazar pasar este tipo de control -que deben notificar de antemano-, y en su lugar, mostrar el pasaporte para la inspección visual.

Por favor , déjenos su comentario...