Crisis Perú: Partido policial

0
530
Merlin The Times caridad de Navidad. Merlin es una organización benéfica británica que se especializa en salud, salvando vidas brindando ayuda médica de emergencia y reactivando los servicios de salud en los lugares más difíciles. Merlin está trabajando actualmente en 16 países, con más de 3800 miembros del personal, el 98% de los cuales están basados en el campo. Un nuevo centro de tratamiento del cólera (CTC), dirigido por Merlin en Croix Des Bouquets abre sus puertas a los pacientes por primera vez. El primer paciente es la niña Michelle de 1 año que llegó con el abuelo Deligene Joseph de edad desconocida. Por Chris Harris para The Times 1-12-10

El primer partido político que inicia el 2023 con actos en las principales plazas del Perú es uno que no busca registrarse para competir en las elecciones: la Policía Nacional. Esta ha convocado a una “marcha por la paz” para el martes 3 a las 3 pm en las mayores urbes del país.

En Lima esta ha de culminar en la plaza San Martín, que hasta el golpe del 7/12/2022, fue el bastión de la izquierda y de la prensa alternativa; pero que, desde entonces, está bajo control armado e impedida para que allí se ejerza el derecho constitucional a la reunión, discusión o manifestación.

Se supone que las “fuerzas del orden” no deben ser deliberantes, pero ahora vienen infringiendo la carta magna. Para el constitucionalista Óscar Jairo, estas están impedidas de participar (y menos aún organizar) manifestaciones. Estas acciones sacan a los uniformados de su supuesto rol “neutral” para politizar las instituciones armadas y obligarlas a tomar partido.

La Policía ha hecho cosas que antes jamás había hecho dentro de la democracia peruana. Antes allanaron el Palacio presidencial. Luego detuvieron al Presidente constitucional cuando aún estaba en funciones, el mismo que sigue preso.

La Policía debiera ser un cuerpo que permita y salvaguarde demostraciones pacíficas. Desde el derrocamiento de Castillo ello se ha invertido. Esta y las FFAA han reprimido abaleado al cuerpo a manifestantes pacíficos.

Cuando Dina Boluarte fue a Cuzco, la prensa local le bombardeo con constantes denuncias. Un periodista chanca dijo que él había entrevistado a familiares de todos los muertos por disparos y que todos eran inocentes, que nada tenían que ver con el terrorismo o vandalismo que se les quería imputar. El ministro del interior se refirió a la represión como una necesaria “acción bélica”. Boluarte ha llamado a apoyar esta marcha.

¿Cómo se puede patrocinar a la politización de las instituciones armadas y a que estas lideren una manifestación en decenas de urbes? ¿Cómo pueden hablar de paz quienes han depuesto ilegalmente a un Presidente constitucional, que han disparado a al menos 100 peruanos y que no quieren sancionar o investigar a ninguno de los que han hecho u ordenado ejecuciones extrajudiciales?

Nunca ningún gobierno civil ha debutado asesinando casi una treintena de inocentes en pocos días. ¿Cómo se puede presentar a los que defienden a este Gobierno y a sus acciones como los paladines de la paz y a los que han sido abaleados como los que ponen a este en riesgo?

Varias imágenes han mostrado cómo policías vestidos de civil se han infiltrado para provocar la represión. Aún hay muchos desaparecidos. La policía ha intervenido sin presencia fiscal los locales de la CCP y NP. A varios congresistas se les está intimidando con acciones judiciales o policiales.

La marcha policial se da horas antes de que en los primeros minutos del miércoles 4 se inicie el paro nacional indefinido. Para muchos de los que ese día van a marchar contra el Gobierno o van a plegarse a esa huelga general, ello es una forma de querer intimidarles o provocarles. Tirar gasolina al fuego, no ha de aplacar un incendio social.

El querer politizar a las instituciones armadas puede acabar como un búmeran, pues puede abrir paso a que en su interior se gesten sectores opuestos a la corrupción o a las políticas del actual Congreso y, también, a que reservistas, ronderos y organizaciones populares generen sus propios mecanismos de autodefensa.

Isaac Bigio.

Politólogo economista e historiador con grados y postgrados en la London School of Economics.

Por favor , déjenos su comentario...