Circuló en Santiago Rodríguez la obra “La Vaquita de Emiliano” escrita por Josián Espinal

0
2071
Pedro Espinal hijo del poeta Josian Espinal habla del contenido de la obra.

Santiago Rodríguez, R.D.- La trascendental obra poética “La Vaquita de Emiliano” y otros versos, autoría del laureado decimero Josián Espinal, nativo de la comunidad El Guanal, el que consta de 74 páginas y su puesta en circulación creo grandes expectativas y la cantidad llevada al salón de actos Profesor Juan Bosch en la Gobernación de aquí se agotó.

Contiene la primera y segunda parte de “La Vaquita de Emiliano”; versos como “Aquella noche de enero”; “Palomita quinceañera”; “Quiero”; “Cuando no estoy contigo”; “La madre viva”;  “A la madre muerta”;  “Cuando tú me quiera”; “Ahora que te pierdo” y “Déjame besarte”.

La actividad inicia con la invocación de la palabra a cargo del profesor Porfirio Espinal, hermano del poeta y en el marco de la misma, su oro hermano Francisco Espinal, el exdiputado Ramón Antonio Fernández-Papo- y el abogado Ruperto Torres, declamaron.

El prologuista, Ingeniero Agrónomo y Catedrático Universitario, Pedro Carreras Aguilera, resaltó las virtudes que adornan, del laureado escritor y decimero, que aunque no estuvo presente por estar en silla de ruedas al ser afectado por un accidente Cerebrovascular-ACV- sin embargo, estuvo su esposa Teresa Pérez, sus hijos y el mayor de todos, el agrónomo y empresario Pedro Espinal fue el compilador.

Carreras Aguilera afirma que Josián Espinal como es conocido en el argot popular poseía un encumbrado manejo cultural y social su extraordinaria  capacidad para improvisar y declamar décimas.

Sugiere que las autoridades de la Alcaldía deben aunque sea en vida designar una calle del Municipio San Ignacio de Sabaneta con su nombre para honrar su legado y memoria.

Otra petición formulada por Carreras Aguilera es que pide a los  merengueros típicos y bachateros que escojan esos versos y los reajusten a esos renglones.

En su opinión, el poeta y declamador nativo de la Provincia Santiago Rodríguez es uno de los más sobresalientes que haya tenido la República Dominicana, a la vez que sitúa sus décimas  muy por encima de Juan Goico Alix, atribuido por sus perspicacias, jocosidades, llenos de azucares y valores.

En ese sentido, destaca el valor, coraje, arrojo, solidaridad y contenido de sus décimas a sus condescendencias históricas.

A su entender a pocos hombres de su estirpe le da Dios tan visión y creatividad a su paso por la vida de cada persona hay que dejar historias para la posteridad como ha sido la de este humilde hombre, agricultor y padre ejemplar.

“Es un hombre que escribía debido a su interés por la cultura, por el sentir de sus gentes, solidaridad y que desde muchacho demostró sus destrezas tras su nacimiento en el año 1935,quien siendo un mozalbete por el 1951 se conocieron sus primeros escritos.

Aunque Pedro Carreras Aguilera fue el prologuista, el agrónomo Pedro Espinal hijo de Don Josián Espinal fue el compilado destacando las destrezas de su padre, firmeza, delicadeza, improvisación y finura de sus versos, entrega, capacidad y en el desarrollo de la puesta en circulación de la obra hasta declamó.

Para que su padre tuviera libros escritos, el profesional de la agropecuaria y empresario, dijo que decidió mandar a editar esas obras para dejar plasmado legado suyo a la actual y venidera generación sabanetera y dominicana.

No obstante, en la presentación de la obra literaria, hubo una espectacular escena que llamó poderosamente la atención de los presentes cuando el joven acordionista José Miguel Ulloa salió de una cabina sonando su aparato y luego declamar junto a Pedro Espinal y Ramón Antonio Fernández varias estrofas de las décimas de Don Josián Espinal.

Conmovedoras palabras fueron leídas por la joven María Esther Espinal, nieta de Don Josian Espinal, quien, aunque en breves palabras aunque emotivas relató las cualidades de su abuelo recibiendo la ovación de los presentes.

La decoración del escenario estuvo a cargo de Dona Maira Rodríguez, la que, además, preparó un suculento brindis a los asistentes.

Estaban el gobernador Miguel Ángel Núñez Rodríguez; el sacerdote Gilberto Quezada; el escultor Dionisio Peralta; el exdiputado Ramón Fernández; el exinspector de Educación, Don Bolívar Ferdinand con más de 100 años de edad y su esposa Argelia de Ferdinand; las escritores Sandra Fernández y Yadira Rivas; el director del Circulo de3 Escritores, el profesor y periodista Orlando Reyes; el Director del Ministerio de Cultura, el locutor Agustín Gómez Rodríguez.

De igual forma, estuvo Socióloga y Catedrática Universitaria, Teresa Espinal, hermana de Don Josián Espinal;  Doña Nilda Fortuna, esposa de Emilio –Emiliano- Estévez, quien hace 5 años falleció y al que fue dedicada la décima y honraron su ausencia con la presencia de sus hijos Juan Emilio, Hirma, Luis Mariano, Felipe, Enrique y Olga Estévez.

El Director Regional Noroeste del Ministerio de Agricultura, ingeniero agrónomo Rafael Estévez; el exoficial Civil, abogado Carlos Cabrera; el escritor y comunicador Juan José Rodríguez; el Director de Sabaentasr.com profesor Juan Pablo Bourdierd; los comunicadores Víctor Manuel Peralta y Cesar Gómez, entre otros.

La mesa de honor la ocuparon el gobernador Miguel Ángel Núñez, Teresa Pérez, esposa de Josian Espinal, su hijo Pedro Espinal, Nilda Fortuna esposa de Emilio Estévez, el ingeniero agrónomo Pedro Carreras Aguilera, Orlando Reyes, Director del Círculo de Escritores filial de la Provincia Santiago Rodríguez; Agustín Gómez, Director del Ministerio de Cultura aquí.

El prologuita Pedro Carreras Aguilera.

Recuerdo:

A Don Josian Espinal no se le escapó ni su padre Pedro María Espinal López cuando en el año 1951 narrara un acontecimiento en el que un Guabá le picara momentos en que desbarataba una empalizada causándole fiebre teniendo que ser hospitalizado en el Hospital General Santiago Rodríguez.

Al llevarlo el joven Josian Espinal armó estrofas dando cuenta de que a su padre lo llevaron al centro de salud desde la comunidad de El Guanal en una litera y que en la parte frontal del centro de salud una señora se apersonó buscando obtener informaciones de que persona era que se trataba.

Entonces Espinal escribió:

Como ahora en esta era

No falta gente alcagueta

No salió una vieja prieta

Preguntando que quién era

Y dar con aquella fiera

Como es Joaquín Espinal

Le dije sin pestañar

A la vieja novelera

Ese es Don Pedro Espinal

El agente de La Manicera.

La obra tiene dedicatoria a Doña Teresa Pérez definida como una esposa consagrada, madre abnegada, a la mujer hecha dulzura y paz.

De igual a Dioni, definido nuestra Ángel en el cielo.

Agradece al Divino Creador que todo lo puede.

A Carmen Teresa, Elma Rodríguez, Pancho Espinal,  Pello Zapata, Carlos Polanco y Pedro Carreras Aguilera.

Con sus dos obras, “El olor de mi campiña” y “La vaquita de Emiliano”, de la cual se imprimieron mil ejemplares, evidencia la calidad y capacidad de  Don Josian Espinal, que aunque está postrado en su casa de la comunidad El Guanal y en silla de ruedas al sufrir un Accidente Cerebrovascular -ACV- sin embargo, se catapulta entre los mejores espinitas dominicanos.

Magistralmente condujo el acto el diestro locutor sabanetero Danny Gómez, quien recordó los inicios por los años 70 y 80 de la Casa de la Cultura de la provincia Santiago Rodríguez de la que él formaba parte, Ramón Marte, Papo Fernández y Don Josián Espinal iba a declamar como forma de incentivar y motivar a los jóvenes.

Asistentes.

Por favor , déjenos su comentario...