Banco Central de la Republica Dominicana advierte sobre las llamadas criptomonedas. Institución mantiene su tasa de política monetaria en 3.00 % anual

0
753
Héctor Danilo Sánchez Special-Reporter

Santo Domingo, R. D.-El Banco Central de República Dominicana emitió un comunicado en el que clarifica su posición sobre las criptomonedas, con lo cual se suma a otras naciones de América Latina y el Caribe que han advertido sobre el uso de estas divisas electrónicas. El gobernador de la Institución Financiera Dominicana, Don Héctor Valdez Albizu, dijo que “los activos virtuales como Bitcoin, Litecoin, Ethereum, entre otros, no cuentan con el respaldo del Banco Central y, por lo tanto, no gozan de la protección legal que otorga el marco jurídico de la República Dominicana”.

La advertencia se da a conocer luego de las instrucciones dadas a los agentes financieros tras la reunión de la Junta Monetaria del 22 de junio para educar al sector sobre los riesgos ligados a las criptomonedas. El gobernador recalcó que el peso dominicano es la única divisa oficial nacional y que el Banco Central es el único emisor de billetes y monedas del país.

Lic. Héctor Valdez Albizu, Gobernador del Banco Central de la Republica Dominicana. (BCRD).

Añadió que “los activos virtuales mencionados no son una moneda de curso legal y, por sí mismos, no poseen fuerza liberatoria, por lo que no puede ser garantizado su uso como medio de pago en nuestra economía, ni ninguna persona está en la obligación de aceptarlos como medio de pago de bienes o servicios prestados”.

izmir, Turkey – September 28, 2018 Close up ethereum ripple litecoin bitcoin dash coins shot in metallic black background in studio

Valdez reconoció ante los medios la creciente presencia de las criptomonedas y subrayó que dichos activos no pueden ser considerados como divisas extranjeras bajo el régimen cambiario, “puesto que no son emitidos ni se encuentran bajo el control de ningún otro banco central extranjero”.

Veamos integro el Comunicado emitido por la mas alta Institución Bancaria Dominicana:

COMUNICADO SOBRE CRIPTOMONEDAS Y MONEDAS Y ACTIVOS VIRTUALES

El Banco Central de la República Dominicana (BCRD), en su condición de único ente emisor de los billetes y las monedas de libre circulación nacional, de conformidad con las disposiciones de la Constitución de la República y la Ley Monetaria y Financiera, núm.183-02 del 21 de noviembre de 2002, advierte a la población en general que las diferentes modalidades de criptomonedas y de monedas y activos virtuales que se han estado promocionando en medios digitales en el país, entre ellos, alusivos a símbolos patrios (lo que pudiera confundir a la ciudadanía); no cuentan con el respaldo de esta institución ni con la autorización de la Junta Monetaria para su emisión y utilización como medio de pago para realizar transacciones de ningún género; es decir, que no tienen curso legal ni fuerza liberatoria de obligaciones públicas o privadas en todo el territorio nacional.

En tal sentido, el BCRD reitera el contenido del comunicado realizado en fecha 27 de junio de 2017, en diferentes medios de comunicación, sobre la utilización de monedas virtuales:

“El Banco Central de la República Dominicana, en interés de mantener debidamente informados a los agentes económicos y a opinión pública en general, y en cumplimiento de lo dispuesto por la Honorable Junta Monetaria en su Segunda Resolución del 22 de junio de 2017, tiene a bien plantear lo siguiente:

Esta institución ha venido observando detenidamente la evolución a nivel mundial del uso y comportamiento de los activos virtuales, tales como Bitcoin, Litecoin y Ethereum, así como la reciente aparición de algunos de los mismos en el mercado dominicano a través de las redes sociales y los reportajes sobre su propagación en algunos medios de comunicación. Por tal razón, cumplimos con el deber de advertir a las entidades de intermediación financiera (EIF), a los agentes de remesas y cambio, a las entidades del mercado de valores, a las entidades del mercado de seguros, a los sectores económicos y al público en general, sobre los riesgos asociados a la adquisición de este tipo de activos virtuales con la intención de usarlos como inversión o como medio de pago, en nuestro país.

La Constitución de la República Dominicana, en sus artículos 228 hasta el 230, consagra al Peso Dominicano como la unidad monetaria nacional; asimismo designa al Banco Central como único emisor de los billetes y monedas en circulación, y establece la fuerza liberatoria del Peso Dominicano, atribuyéndole a esta moneda plenos efectos de curso legal para todas las obligaciones públicas y privadas en todo el territorio nacional, como también lo dispone el artículo 24 de la Ley Monetaria y Financiera No. 183-02 del 21 de noviembre de 2002.

Esto indica que los citados activos virtuales, como es el caso de Bitcoin, Litecoin, Ethereum, entre otros, no cuentan con el respaldo del Banco Central y por lo tanto no gozan de la protección legal que

otorga el marco jurídico de la República Dominicana. Del mismo modo, no pueden ser considerados como divisas extranjeras bajo el régimen cambiario, puesto que no son emitidos ni se encuentran bajo el control de ningún otro banco central extranjero, razón por la cual no reciben las garantías ni seguridad que ofrece la intermediación cambiaria, ni la libre convertibilidad consagradas en los artículos 28 y 29 de la Ley Monetaria y Financiera.

Los activos virtuales mencionados ni ningún otro, no son una moneda de curso legal y por consiguiente no gozan del respaldo del Estado, su efectividad o su uso como medio de pago en nuestra economía no puede ser garantizada, ni ninguna persona está en la obligación de aceptarlos como forma de pago de bienes o servicios prestados. Con esta aclaración queremos evitar confusiones entre los usuarios del sistema financiero y la ciudadanía en general, sobre cualquier operación que se pretenda realizar utilizando este esquema.

Deseamos destacar que el Banco Central de la República Dominicana no regula, ni supervisa, ni garantiza en manera alguna estos activos como medio de pago a través del Sistema de Pagos en la República Dominicana. En consecuencia, las instituciones reguladas del sistema financiero nacional no están autorizadas para usar ni efectuar operaciones con los mismos dentro del Sistema de Pagos de la República Dominicana. De igual forma, si una de estas instituciones se ve involucrada directa o indirectamente en la comercialización o uso de cualquier naturaleza de estos activos virtuales, podría verse sancionada en virtud de lo establecido en la Ley Monetaria y Financiera, en cuanto a la participación en operaciones prohibidas.

Toda persona que adquiera este tipo de activo virtual, sea a modo de inversión o con el interés de usarlo como medio de pago, así como cualquiera que los acepte como forma de pago en transacciones comerciales, lo hará a su solo riesgo, y el Banco Central de la República Dominicana cumple con advertirle que estaría incurriendo en operaciones no contempladas por las regulaciones bancarias vigentes ni en los mecanismos de pago autorizados por la Junta Monetaria.

Es importante resaltar que las advertencias contenidas en el presente comunicado no son limitativas, ni tampoco excluyen otros riesgos inherentes al uso de estos activos. Por igual, otras autoridades podrían emitir consideraciones particulares sobre riesgos adicionales, dado el carácter impersonal de los citados activos virtuales”.

Banco Central mantiene su tasa de política monetaria en 3.00 % anual

En otro orden el Banco Central de la República Dominicana (BCRD), en su reunión de política monetaria del mes de septiembre de 2021, decidió mantener su tasa de interés de política monetaria en 3.00 % anual. De este modo, la tasa de la facilidad permanente de expansión de liquidez (Repos a 1 día) permanece en 3.50 % anual y la tasa de depósitos remunerados (Overnight) en 2.50 % anual.

La decisión sobre la tasa de referencia se basa en el análisis exhaustivo del impacto del COVID-19 sobre la actividad económica y la evolución futura de la inflación. En particular, la variación mensual del índice de precios al consumidor (IPC) en agosto fue de 0.80 %, mientras que la inflación acumulada durante los primeros ocho meses de 2021 fue de 5.41 %. De este modo, la inflación interanual ha disminuido desde su máximo alcanzado en mayo del 2021 de 10.48 % a 7.90 % en agosto. Por otro lado, la inflación subyacente, que excluye los componentes más volátiles de la canasta, alcanzó 5.91% interanual en agosto 2021.

No obstante la moderación en los últimos meses, la dinámica inflacionaria continúa afectada por choques transitorios de oferta asociados a mayores precios del petróleo y de otras materias primas, así como al incremento de costos globales de fletes. Adicionalmente, en el mes de agosto, los precios de ciertos productos agropecuarios se han incrementado en términos mensuales, como consecuencia de factores coyunturales asociados a la producción cárnica que han incidido sobre su precio en el mercado local, lo cual ha moderado la tendencia a la baja en la inflación interanual.

Si bien el sistema de pronósticos del BCRD indica que la inflación continuaría su convergencia al rango meta de 4 % ± 1 % durante el horizonte de política monetaria, este proceso sería más gradual de lo previsto originalmente debido a la mayor persistencia de los choques externos. Ante esta situación, y en la medida que la economía consolida su recuperación, el Banco Central ha iniciado desde el mes de agosto del presente año el retorno gradual y ordenado de los recursos otorgados durante la pandemia, gestionando activamente los niveles de liquidez de la economía, con el propósito de preservar la estabilidad de precios en un contexto de fuertes fundamentos macroeconómicos.

En el entorno internacional, si bien las perspectivas económicas se mantienen positivas, se observa una moderación en las expectativas de recuperación global asociada al elevado ritmo de contagios mundiales de COVID-19 y a las distorsiones en las cadenas de suministros globales. En ese sentido, Consensus Forecasts prevé una expansión para la economía mundial de 5.7 % en 2021.

Para Estados Unidos de América (EUA), nuestro principal socio comercial, las proyecciones más recientes de Consensus apuntan a un crecimiento de 5.9 % para 2021, revisándose ligeramente a la baja por tercer mes consecutivo debido a la incertidumbre causada por una mayor propagación del COVID-19. Durante el segundo trimestre del año 2021, la economía estadounidense se expandió en 12.2 % interanual, mientras la inflación alcanzó 5.3 % en agosto. En este contexto, la Reserva Federal mantiene la tasa de fondos federales en el rango de 0.0 % y 0.25 % anual, pero ha anunciado que en los próximos meses podría iniciar de forma gradual el retiro del estímulo monetario a través de un desmonte paulatino de los programas de inyección de liquidez que ha implementado por medio de la compra de bonos del tesoro y títulos respaldados por hipotecas.

Por otro lado, las previsiones para la actividad económica en la Zona Euro han mejorado, proyectándose para 2021 una expansión de 5.0 %. En tanto, el Banco Central Europeo ha mantenido la tasa de depósitos overnight en -0.50 % anual, mientras que anunció que moderaría el ritmo del programa de emergencia de compra de activos financieros por la pandemia, aunque continuaría con el resto de los programas de provisión de liquidez y de operaciones de refinanciamiento de largo plazo para el sector privado.

Las perspectivas para América Latina continúan presentando avances, previéndose una expansión de 6.2 % en 2021, según Consensus, condicionadas por la evolución de las tensiones socio-políticas en varias economías de la región. En este contexto, muchos de los bancos centrales mantienen posturas expansivas, aunque algunas de las economías más grandes, como Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, han aumentado sus tasas de interés de referencia, en atención a factores domésticos relacionados con presiones inflacionarias y cambiarias, además de un fuerte impulso de la política fiscal.

Con relación a las materias primas, el precio del barril del petróleo intermedio de Texas (WTI) se situó en torno a US$71 dólares en promedio durante septiembre, superior al promedio del mes anterior de US$68 por barril, debido a restricciones coyunturales por el lado de la oferta. Sin embargo, los organismos especializados esperan que los precios del crudo se moderen durante los próximos trimestres en la medida que se vaya normalizando la producción mundial. Por otro lado, el precio promedio del oro se ubicó alrededor de US$1,800 por onza troy en septiembre, al ser utilizado como refugio de valor en un contexto de incertidumbre, lo que beneficia a nuestro país a través de las exportaciones de este metal.

En el entorno doméstico, el proceso de recuperación de la demanda agregada se ha afianzado, destacándose el crecimiento del Indicador Mensual de Actividad Económica de 11.7 % interanual durante el mes de agosto. Este dinamismo de la economía dominicana ha permitido que la expansión acumulada durante los primeros ocho meses del año se ubique en 13.0 %, influenciada por el buen desempeño de sectores con un alto encadenamiento productivo como Construcción, Manufactura Local, Zonas Francas, Comercio, entre otros.

En este contexto, las proyecciones de crecimiento económico apuntan a una expansión que alcanzaría 10% o más durante este año 2021. Estas perspectivas positivas para la economía dominicana están apoyadas en la mejoría gradual del turismo y los avances en el plan nacional de vacunación, que ha logrado inocular aproximadamente el 70 % de la población adulta con una dosis y superando el 57% con dos dosis, una de las tasas de vacunación más altas de la región.

Por favor , déjenos su comentario...