Vecinos de Phoenix convierten un “desert food” en zona de hortalizas

0
410

Cansados de no contar con tiendas que vendan alimentos saludables y estar rodeados de comercios de comida “chatarra”, un grupo de vecinos de un suburbio al sur de Phoenix (Arizona) decidió transformar una zona casi desértica en una granja comunitaria.

“Spaces of Opportunity” es un terreno de 19 acres (7,7 hectáreas) donde las familias y voluntarios empezaron a sembrar sus propios alimentos, en principio para autoconsumo, aunque con el tiempo algunos participantes se volvieron empresarios, como el iraquí Hussein Al Hamka que se hizo propietario de tierra, en su caso de un acre y medio (6 hectáreas).

Actualmente vende sus productos a selectos restaurantes de Arizona.

“Siembro melón, sandía, jitomates (variedad de tomate mexicano), berenjena, pimiento, papas, calabazas y distintas clases de pepino, y como tengo una familia muy grande me ayudan a distribuirlos en mercados y restaurantes, lo que me genera buenos ingresos”, dijo a Efe Al Hamka, que llegó en 2009 a Estados Unidos como refugiado y hace cuatro años trabaja a tiempo completo en la agricultura.

Esta granja comunitaria se encuentra en crecimiento, con el apoyo de entidades variopintas como Desert Botanical Garden, St. Luke’s Health Initiative, Roosevelt School District y Cultivate South Phoenix.

Actualmente trabajan en un proyecto sustentable donde los propios agricultores ya cuentan con un gran mercado de alimentos orgánicos, un “farmer market”, como se le conoce en inglés.

Nicolás De la Fuente, director de “Spaces of Opportunity”, amplió por su parte a Efe que este proyecto viene a rescatar la antigua historia agrícola de la zona y dar una nueva oportunidad de crecimiento.

El sur de Phoenix, sostuvo, tiene las tasas más altas de desempleo, delincuencia y enfermedades crónicas.

“Con este proyecto les ofrecemos la oportunidad de no ser solo trabajadores ganando el salario mínimo, sino ser sus propios empresarios, ganar un buen sueldo y ser más que pizcadores recogiendo verduras”, señaló De la Fuente.

Un estudio del Departamento de Agricultura revela que 23.5 millones de personas de bajos recursos en el país viven a más de una milla (1,7 kilómetros) de un supermercado, y señala también que los códigos postales de las áreas más pobres cuentan con un 30 % más de tiendas de autoservicios.

Isabel García, líder de Unlimited Potential y promotora de los agricultores, explicó que este tipo de fenómenos suceden en las áreas urbanas más pobres y son conocidos como “deserts food” (desiertos de comida), donde los supermercados se encuentran muy alejados de los vecindarios y abundan las tiendas de autoservicios, mayormente con comida “chatarra”.

“El sur de Phoenix no tiene acceso a supermercado en un radio de una milla. Este proyecto busca eliminar esta necesidad. La meta es crear un sistema de comida saludable que sea integral y sostenible, donde la tierra y las plantas sean tratadas con respeto”, detalló García.

Añadió que pretenden desarrollar una economía local impulsada por familias de la comunidad, en su mayoría inmigrantes y refugiados de diferentes nacionalidades.

El iraquí Hussein Al Hamka, que llegó en 2009 a Estados Unidos como refugiado y hace cuatro años se dedica a la agricultura, trabaja su tierra comprada en “Spaces of Opportunity”, viernes 18 de mayo de 2018, en Phoenix, Arizona (EE.UU.). EFE

“El 60 % de la población del sur de Phoenix es latina o inmigrante. Ellos están cooperando para ser más productivos. Queremos ser un modelo de cómo se puede hacer este tipo de trabajo en otras partes del país, utilizando terrenos vacantes”, indicó la promotora.

Por otro lado, la iniciativa ha designado 10 acres (4 hectáreas) a una granja “incubadora” donde las personas pueden inscribirse en un programa de aprendizaje y convertirse luego en agricultores individuales.

Por medio de este sistema, los granjeros desarrollan y mantienen su parcela de tierra, aprenden los procedimientos para la cosecha y la preparación de cara al mercado, y tienen acceso en la planificación comercial y de cultivos.

Los 9 acres (3,65 hectáreas) adicionales son utilizados por la comunidad. Algunas familias pueden rentar un pedazo de tierra por un precio módico.

Stephanie Hunter, quien hace 3 años trabaja en estos predios y no le importa permanecer bajo el sol fuerte con tal de sacar su siembra adelante, ocupa un pequeño espacio comunitario para siembra personal.

“Tengo un cuarto de acre que se renta por 5 dólares, donde siembro calabazas, pepinos, coliflor, tomates, cebollas, lechuga y girasoles. Me gusta lo que hago y me hace sentir bien”, aseguró Hunter. efe

Por favor , déjenos su comentario...