“Sgt. Pepper’s” de The Beatles se viste de gala por sus 50 años

0
1844
En la imagen del 1 de julio de 1965, Ringo Starr, John Lennon, George Harrison y Paul McCartney (de izquierda a derecha), integrantes del grupo británico de música pop "The Beatles. EFE/ARCHIVO

“Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”, la cima discográfica de la de por sí estratosférica carrera de The Beatles, cumple medio siglo y con este aniversario como excusa se lanza una nueva y lujosa edición de este álbum imprescindible dentro del legado de los de Liverpool.

“Es una locura pensar que 50 años después estamos echando la mirada atrás a este proyecto con tanto cariño y un poco asombrados de cómo cuatro tipos, un productor genial y su equipo de ingenieros pudieran hacer una pieza de arte duradera tan impresionante”, escribió Paul McCartney en uno de los textos que acompañan esta versión especial de “Sgt. Pepper’s” que sale a la venta hoy.

Habrá packs para todos los gustos, desde el más sencillo formado por un CD con una nueva mezcla en estéreo del álbum; a una suculenta y detallada edición de seis discos con audio 5.1, tomas iniciales de grabación, cortes inéditos, pósters y un libro de acompañamiento como para hacer babear a los seguidores mas fieles de The Beatles.

Un equipo liderado por Giles Martin, hijo del carismático productor George Martin que era la mano derecha de The Beatles, acometió este proyecto presentado a comienzos de mayo en un acto en la histórica sede de Capitol Records en Los Ángeles.

Con fotografías de Frank Sinatra y Paul McCartney flanqueando el pasillo que daba acceso al Estudio A, por si alguien olvidaba la clase de estrellas que han grabado en esas instalaciones, Giles Martin impartió una didáctica lección sobre los logros que han conseguido con su nueva mezcla en estéreo de “Sgt. Pepper’s” respetando, según sus palabras, la base del sonido original en mono.
“Creo que fue John Lennon quien dijo que si no has escuchado la versión mono no has escuchado ‘Sgt. Pepper’s'”, recordó Giles Martin, que ya dejó su huella junto a su padre en el disco de remezclas de The Beatles “Love” (2006).

Giles Martin señaló además que su tarea con “Sgt. Pepper’s” fue un “desafío enorme”, y aseguró que su principal objetivo con los contenidos extra del álbum fue mostrar “lo buena que era la banda” más allá del “misticismo”, ya que eran “cuatro tipos” que formaban un grupo “realmente bueno” cuando tocaban juntos.

Los trece temas que vieron la luz el 1 de junio de 1967 no sólo componían el trabajo más intrépido de The Beatles sino que en cada una de sus aventuras en “Sgt. Pepper’s” John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr demostraron que, como maquinaria musical a pleno rendimiento, no tenían rival.

El grupo pasaba entonces por una fase crucial después de haber editado el rompedor álbum “Revolver” (agosto de 1966) y tras haber decidido dejar de actuar en directo para encerrarse en el estudio lo más lejos posible de los gritos de sus fans.

The Beatles seguían por entonces publicando sencillos (como el fantástico “Penny Lane” / “Strawberry Fields Forever”), pero su mayor aspiración era triunfar en la larga duración, especialmente después del iluminador disco “Pet Sounds” (mayo de 1966) que editaron The Beach Boys y que desde California abría un fascinante número de caminos para recorrer en el mundo del pop.

The Beatles se superaron a sí mismos y todo en “Sgt. Pepper’s” se convirtió en legendario, desde la banda ficticia que regalaba el título y que era un juego de palabras entre las palabras “sal” y “pimienta” en inglés; a la apretujada e icónica portada firmada por Peter Blake y Jann Haworth en la que aparecían, entre otros, Bob Dylan, Marilyn Monroe, Marlon Brando o Karl Marx.

“Sgt. Pepper’s” comenzaba con el grito roquero del tema homónimo, como si fuera el inicio triunfal de un concierto estelar, y daba paso después a la dulce “With a Little Help from My Friends” con la voz de Ringo Starr.

Las emociones fuertes llegaban con “Lucy In The Sky With Diamonds”, gema de la psicodelia y cuyas melodías borrosas y soñadoras anunciaban entre suspiros oníricos que el Verano del Amor amanecía ya a la vuelta de la esquina.

El álbum disparaba en todas las direcciones posibles. “When I’m Sixty Four” mostraba a un Paul McCartney travieso e irónico, en tanto que “Being for the Benefit of Mr. Kite!” se dejaba llevar por el impulso de una fanfarria multicolor.

Aunque The Beatles reservaron lo mejor para el broche con “A Day In The Life”, una obra sin igual que en cinco minutos de “collage” condensaba la maestría pop y experimental de una banda que volaba en esos momentos sobre una ambición sin ataduras.

Así, según escribió McCartney en su texto para la nueva edición del álbum, durante la grabación del disco The Beatles se sintieron no sólo libres sino liberados: “Traspasamos fronteras e intentamos en todo momento concebir nuevas ideas que esperábamos que sorprenderían a la gente que finalmente escucharía el disco”.

Por favor , déjenos su comentario...