Posesionan a monseñor Ozoria como Obispo de la Diócesis Castrense

0
1881
Héctor Danilo Sánchez
Special Reporter

Santo Domingo, R. D.-El Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria Acosta fue posesionado ayer como Obispo de la Diócesis Castrense para República Dominicana.

La ordenación fue presidida por el nuncio apostólico de su Santidad, monseñor Jude Taddheus Okolo, durante una eucaristía celebrada en la Catedral Primada de América

En la foto de archivo: A la izquierda el nuevo arzobispo de Santo Domingo, Francisco Ozoria Acosta, un monaguillo, y el arzobispo emérito Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez.

 

Al pronunciar una homilía, monseñor Ozoria Acosta expresó que tiene el propósito de ser un servidor y de ser un pastor para los hermanos del Ejército de República Dominicana, de la Fuerza Aérea, de la Armada y de la Policía Nacional.

Manifestó que desde ahora se organizarán para ofrecerle un servicio pastoral como se lo merecen.

Además, pidió más dedicación para la misión a los capellanes que son colaboradores del obispo en esta diócesis y solicitó a los miembros del Ministerio de Defensa y la Policía Nacional receptividad y acogida de sus servicios, abrirse al mensaje y servicio de la Iglesia.

“Al asumir esta responsabilidad o esta misión que la Iglesia me pide, quiero hacerlo bien; con la ayuda de ustedes vamos a crecer y tendremos frutos abundantes”, indicó.

No obstante, monseñor Ozoria manifestó que le preocupan dos cosas: que se vea ese ministerio como “algo de poder” y no como un servicio; y que él no pueda hacer la labor que se le pide, debido al cúmulo de trabajo que tiene que como Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo.

Agregó que en diálogo con el nuncio apostólico y la Conferencia del Episcopado tratará de que en un futuro no muy lejano que el papa nombre a un nuevo obispo para esa diócesis castrense.

Explicó que en virtud del acuerdo entre la Santa Sede y RD, el 21 de enero del 1958 se creó el Vicariato Castrense para el país y que mediante la Constitución Apostólica del Sumo Pontífice, Juan Pablo II, el 21 de abril de 1986 quedó constituido como Ordenariato Castrense.

Detalló que el Ordenariato hace referencia a un obispo ordinario del lugar, en este caso es el arzobispo de Santo Domingo, por lo que suman 12 las diócesis.

La diócesis castrense está formada por los fieles que son militares, policías, sus familiares y dependientes.

El Cardenal López Rodríguez, hoy arzobispo emérito de Santo Domingo,  tiene el mismo rango que el comandante general de su institución (el Ejército Dominicano) y sólo el ministro de Defensa  lo supera en  rango.

El rango de mayor general al saliente arzobispo de Santo Domingo, Nicolás López de Jesús Cardenal Rodríguez, fue concedido en 2001 por el entonces presidente  Hipólito Mejía, mediante el decreto 1170-01.

También fue favorecido con el mismo decreto el reverendo coronel capellán castrense de la Fuerza Aérea Dominicana (hoy Fuerza Aérea de la República Dominicana) Jesús María De Jesús Moya, entonces obispo de la Diócesis de San Francisco de Macorís, quien fue ascendido al rango de general de brigada.

 

(El Ordinariato Militar de la República Dominicana (comúnmente llamado Obispado Castrense de la República Dominicana) es un ordinariato militar de la Iglesia Católica Romana que se dedica a la atención pastoral de los militares y policías de la República Dominicana, así como sus familiares y el personal que labora en las instituciones castrenses. Como ordinariato, su jurisdicción no se encuentra limitada por el territorio de las distintas diócesis, sino que abarca todo el país en las áreas donde exista presencia militar o policial.

El Ordinariato Militar de la República Dominicana se estableció como Vicariato Castrense el 23 de enero de 1958 mediante el decreto “E Suprema Militantis Ecclesiae”. Posteriormente, el Papa Juan Pablo II elabora en el año 1986 la Constitución Apostólica “Spirituali Militum Curae” que reglamenta los ordinariatos militares de la Iglesia Católica. Como consecuencia, mediante acuerdo firmado en 1990 entre la Santa Sede y el gobierno dominicano, el Vicariato Castrense asume la figura de Ordinariato Militar. * Wikipedia.org)

La República Dominicana está dividida en cuatro regiones castrenses, a cargo cada una de un capellán, que es un vicario episcopal. Al frente de cada institución militar (Ejercito de la República Dominicana, Armada Dominicana y Fuerza Aérea de la República Dominicana) se encuentra un capellán mayor.

De los tres arzobispos de Santo Domingo que anteceden a monseñor Francisco Ozoria Acosta, sólo Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez fue designado capellán castrense con rango de mayor general.

Los arzobispos de Santo Domingo monseñor Ricardo Pittini (1958-1961) y  monseñor Octavio Antonio Cardenal Beras Rojas (1962-1981) fueron capellanes castrenses con rangos inferiores.

Según refiere al artículo 59 de la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, habrá un cuerpo de capellanes católicos en virtud del Concordato firmado entre el Estado Dominicano y el Estado Vaticano. El Concordato detalla que los militares capellanes tendrán la clasificación de militares de servicios auxiliares, bajo la supervisión de la Santa Sede y del Arzobispado Metropolitano de Santo Domingo.

Pero este pacto no indica, en ninguno de los párrafos, que el arzobispo u otro obispo deba ostentar en rango de  mayor general.

Por otro lado, la ley militar dominicana ordena que los oficiales militares sean retirados al cumplir los 61 años de edad y por lo menos 16 ostentando el rango. Esta exigencia se impone ahora al Cardenal López Rodríguez, que ya cumplió 75 años de edad.

No obstante, corresponde al presidente de la República Dominicana, en virtud de su condición de Comandante en Jefe, emitir el decreto de lugar disponiendo el retiro de los altos oficiales.

El decreto del presidente Hipólito Mejía:

Presidente de la República Dominicana

NUMERO: 1170-01

-28-

VISTO el acápite 14 del Artículo 55 de la Constitución de la República, el

cual estatuye que corresponde al Presidente de la República disponer, en todo tiempo,

cuanto concierne a las Fuerzas Armadas de la Nación.

VISTO el Artículo 26 de la Ley No. 873, del 31 de julio del año 1978, el cual

clasifica como oficiales de Servicios Auxiliares, los Miembros del Clero.

VISTA la Resolución del Congreso Nacional No. 3874, de fecha 10 del mes

de julio del año 1954, publicada en la Gaceta Oficial No. 7720, mediante la cual se aprueba

el Concordat0 y el Protocolo Final suscrito entre la República Dominicana y la Santa Sede.

En ejercicio de las atribuciones que me confiere el Artículo 55 de la

Constitución de la República, dicto el siguiente

DECRETO:

ARTÍCULO 1.- Su Excelencia Reverendísima Cardenal Nicolás López

Rodríguez, queda designado Mayor General Capellán Castrense del Ejército Nacional, bajo

la jurisdicción de la Santa Sede.

ARTíCULO 2.- Su Excelencia Reverendísima Monseñor Coronel Capellán

Castrense Jesús María de Jesús Moya, queda ascendido a General de Brigada Capellán

Castrense de la Fuerza Aérea Dominicana.

ARTÍCULO 3.- El General de Brigada Capellán Castrense Monseñor Jesús

María de Jesús Moya, Fuerza Aérea Domnicana, en cuanto a su vida y ministerio

sacerdotal, queda bajo jurisdicción del Arzobispado de Santo Domingo.

DADO en la ciudad de Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional,

Capital de la República Dominicana, a los trece (13) días del mes de diciembre del año dos mil uno (2001).

Por favor , déjenos su comentario...