Nuestra América hispana en rebelión contra los imperialismos

0
2416

Miguel Espaillat Grullón.—

1 – Nuestra América (como la nombrara José Martí), desde que Cristóbal Colón pisó sus tierras hace 529 años, ha sido colonizada, pisoteada, humillada y saqueada, primero por los imperios europeos y posteriormente por el imperio norteamericano, y actualmente por los dos. 

2 – España, Inglaterra, Portugal, Francia, Alemania, Bélgica, etc., se enriquecieron con miles de toneladas de oro y plata que con mano esclava sacaron de los suelos de Centro y Sur América, principalmente de México, Perú, Bolivia, Venezuela, etc. 

3 – Simón Bolívar, en uno de los párrafos de su famosa “Carta de Jamaica”, cuenta cómo fueron las increíbles salvajadas cometidas en aquella colonización brutal.  Cito:  – “Tres siglos ha -dice usted- que empezaron las barbaridades que los españoles cometieron en el grande hemisferio de Colón. Barbaridades que la presente edad ha rechazado como fabulosas, porque parecen superiores a la perversidad humana; y jamás serían creídas por los críticos modernos, si constantes y repetidos documentos no testificasen estas infaustas verdades” 

4 – En Bolivia, lo sufrido por los indios que fueron esclavizados en las minas de plata del Potosí, fue algo infernal.  Aquello es algo semejante al infierno descrito por Dante en la Divina Comedia, o tal como lo relata Eduardo Galeano: cito

“Los colonizadores vaciaban las comunidades de hombres que esclavizaban. De todas partes marchaban prisioneros rumbo a la boca que conducía a los socavones. Afuera, temperaturas de hielo. Adentro, el infierno. De cada diez hombres que entraban, sólo tres salían vivos o mejor dicho casi muertos. Pero los condenados a la mina (que poco duraban con vida), generaron la fortuna de los banqueros flamencos, genoveses, alemanes y acreedores de la corona española.  Esos indios despreciados fueron quienes proveyeron a Europa del llamado “Capital Originario”. ¿Qué quedó en Bolivia, de todo eso? Una montaña hueca, una incontable cantidad de indios asesinados por extenuación y unos cuantos palacios habitados por fantasmas”. (E. Galeano)

5 –Consta en los Archivo de Indias, que solamente entre los años 1503-1660 llegaron a San Lucas de Barrameda (España), 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América, específicamente de Perú, México, Bolivia y Venezuela. Todo este caudal enriqueció a toda Europa, y fue fruto de la esclavización de los indios, que morían como moscas por el exceso de trabajo, hambre, frío o calor, más el látigo sobre las espaldas. 

6 – Por otro lado, los crímenes de sangre y el saqueo en África fueron tan despiadados e intensos, que se han necesitado decenas de libros para narrar aquellas barbaries. Pero como para muestra uno o dos botones bastan, señalamos el genocidio de 20 millones de congoleses ordenado por el Rey Leopoldo II, cosa que hizo caprichosamente, para limpiar de gente negra sus dominios”, y contra los que se negaban a ser esclavos en las plantaciones de caucho o en las minas de oro. En semejante barbaries incurrieron los ingleses, españoles, portugueses, alemanes, franceses, etc., en las tierras que ellos se plantaban a sangre y fuego como colonizadores. Los portugueses fueron terribles en Brasil, los ingleses en la India, y los franceses en Argelia. Además, estos franceses y los norteamericanos fueron demonios en Vietnam, y actualmente, los norteamericanos no hace mucho que retornaron a la edad de piedra a Yugoslavia, Irak, Siria y Libia, para llevarle su tipo de democracia.

7 – Volviendo al tema de la colonización de América por los europeos, hay que leer la “Brevísima relación de la destrucción de las Indias”, escrita por fray Bartolomé de las Casas, para conocer de primera mano, las aberraciones cometidas contra los nativos americanos, por aquellos que decían ser cristianos. En ese libro, las Casas narra: “los españoles por pura diversión mataban a los indios con las maneras más viles. “Los ahorcaban; les cortaban las manos o les habrían los intestinos y lo dejaban desangrar; los quemaban vivos; los azotaban hasta que sus espaldas fueran una sola llaga; los ponían a trabajar 18 y 20 horas los siete días de la semana, les daban poca comida, los ponían a dormir en el suelo, violaban a sus mujeres, arbitrariamente separaban a los niños de sus padres; a los recién nacidos, o a los aun gateando se los arrebataban a las madres de sus brazos, y entre risas y burlas los estrellaban contra una roca o los tiraban hacia arriba para luego en la caída ensartarlos en sus espadas. Pero también, asesinaban hombres y mujeres para con carne humana alimentar a sus perros amaestrados para matar indios. Todo esto después de quitarle sus tierras y conminarlos a convertirse al cristianismo y jurarle lealtad a un rey desconocido, que estaba a miles de kilómetros de distancia.

8 – En este escenario es famosa la corta reseña de Eduardo Galeano: “Vinieron. Ellos tenían la Biblia y nosotros teníamos la tierra. Y nos dijeron: – Cierren los ojos y recen -. Y cuando abrimos los ojos, ellos tenían la tierra y nosotros teníamos la Biblia”. Posteriormente, los indios no tenían la tierra, ni la Biblia, ni la vida, porque con la mayor crueldad los exterminaron a casi todos; es el caso de los anglosajones que se establecieron en lo que hoy es Estados Unidos de Norteamérica. “Estos cristianos”, para adueñarse de las tierras de este nuevo mundo, mataron a unos 25 millones de los habitantes originales de la manera más despiadada.  Para ponerlos a pasar hambre y frío, mataron 60 millones de búfalos, e introdujeron la viruela’.  También, los mataban en masa disparándoles lluvias de balas a sus cuerpos con potentes rifles y revólveres.    

9 – Después de estas matanzas, aquellos anglosajones, con el correr del tiempo se fueron consolidando, a la vez que ampliaban el territorio que originalmente les habían robado a los nativos, cosa que hacían conquistando a otros estados con guerras devastadoras.   Así, los nuevos dueños de América, siguiendo su anguria expansiva se adueñaron de la mitad del territorio de México, colonizaron a Puerto Rico, Cuba Filipinas, Guam, Islas Marianas, Carolinas, Palaos y Hawái.  A toda América Latina, con la doctrina Monroe “América para los americanos” las han asimilado como sus colonias o patios traseros para saquearlas.   También, en esta historia cabe recordar, que estos anglosajones aniquilaron a los indios norteamericanos del mismo modo sanguinario que hacían sus pares europeos en las tierras que colonizaban. Al igual que ellos, una vez casi extinguidos los nativos, trajeron negros del África para trabajar como esclavos en los campos de algodón y otros rubros, mientras paradójicamente hablaban de libertad, derechos humanos y cristianismo. Esa es una historia contada en muchos libros y llevada al cine y al teatro una y otra vez. 

10 – En esta historia de la colonización de nuestra América, el imperio norteamericano ha impuesto a sangre y fuego a tiranos crueles, ladrones y asesinos, que al pie de la letra han cumplido con el libreto del saqueo, acompañado de matanzas masivas a etnias enteras, y selectivamente matando a los mejores hombres y mujeres de nuestras naciones, especialmente a los más jóvenes.  Todas estas acciones demoniacas han estado acompañadas con cruentos golpes de estado, invasiones, terrorismo, Plan Condor, Escuela de la Américas, macabras operaciones encubiertas, guerras convencionales y ahora de quinta generación que conllevan la guerra psicológica en los medios de comunicación. También han usado las guerras químicas, biológicas, comerciales, financieras y económicas, asesinatos a presidentes y personalidades, sanciones, bloqueos, embargos, extorsiones y presiones diplomáticas y de otra índole para lograr sus propósitos imperialistas.  

11 – Todas estas operaciones han estado apoyadas por organismos como la CIA, la USAID, la OEA, la ONU, el FMI, la OMC, el BM, los grandes bancos, cantidad de ONG y otras instituciones creadas para el mismo fin denominación.   

12 – Para los que no tienen conocimiento de esta parte de la historia del imperialismo norteamericano en nuestra sufrida América y en otras partes del mundo, o para los que sabiéndola, se hacen los “chivos locos”, a continuación, presento algunos de aquellos tiranos impuestos por el susodicho imperio.  –  Fulgencio Batista, Rafael Leónidas Trujillo,  Joaquín Balaguer, François Duvalier padre e hijo, René Barrientos, Hugo Banzer, Jorge Ubico, Augusto Pinochet, los Somoza, Maximiliano Martínez Hernández, Efraín Ríos Montt, General Alfredo Stroessner, Jorge Rafael Videla, Leopoldo Fortunato Galtieri, Fernandino Marcos, Sadam Hussein, Mohammad Reza Pahlavi (el Shah de Irán), Suharto, Idi Amin Dadá, Jonás Savimbi, Sese Seko Mobutu, Joseph Kabila, Sani Abacha, Olusegun Obasanjo, Samuel Kanyon Doe, Teodoro Obiang, Humberto Castello Branco, Artur Costa da Silva, Emilio Garrastazu Médeci, Ernesto Geisel y Joao Baptista Figueiredo, entre otros –  No añado más tiranos, ni el país que corresponde a cada uno de ellos, para no alargar la lectura. 

13 – Estos tiranos eran psicópatas despiadados. Robaban, asesinaban, torturaban, oprimían y reprimían a sus pueblos de manera despiadada. Quemaban libros, violaban mujeres. Desconocían todos los derechos humanos. Eran anticomunistas viscerales, pero a la vez se proclamaban cristianos, democráticos y amantes de la libertad. Fueron el terror de las naciones que gobernaron, cosa que hacían con el apoyo e instrucciones del imperialismo norteamericano. Literalmente, eran bestias con ropa. Sin embargo, el imperio los tenía por “luchadores por la libertad, o sus hijos de puta”. Mientras que a la gente verdaderamente honrada, decente y democrática se les etiquetaba de comunistas con lo que se justificaba, perseguirlos, encarcelarlos, torturarlos, proscribirlos y hasta matarlos, y si eran presidentes, derrocarlos, incluyendo el asesinarlos.

14 – Esta historia demuestra, que el imperialismo norteamericano no combate a los tiranos, si no, que al contrario, los instauran y apoyan para seguir teniendo nuestros países como sus colonias o patios traseros para continuar con el saqueo de recursos naturales, cosa que ya va, para 200 años.

15 – Sin embargo, de espalda a esta realidad, en un bodrio de articulo que en fecha 11/12/2021, publicó el pinocho José Flandez con el título – :La Rusia expansionista y desestabilizadora” – en uno de sus párrafos nos da a entender lo siguiente:  En América Latina, Rusia, en complicidad con Cuba invadía y anexaba países para ir paso a paso destruyendo la democracia en cada país del continente que cae en sus manos, y que ahora aprovecha las mismas instituciones democráticas, para también destruir democracias, al participar sus partidos afines en las elecciones que organiza el sistema.

 16 – O sea, para José Flandez, las tiranías impuestas por el imperio que había en América Latina antes de la llegada de Fidel, eran democracias; en cambio, el “Plan Condor” fue una iniciativa democrática del imperio para derrocar dictaduras como la de Salvador Allende, e imponer democracias como de Augusto Pinochet.   Los mismos se puede decir del derrocamiento de Jacobo Árbenz en Guatemala, del asesinato de Augusto César Sandino en Nicaragua y del Che en Bolivia, del asesinato de Patricio Lumumba, del apoyo del apartheid en Sudáfrica, etc., todas eran iniciativas democráticas, que buscaban derrocar a tiranos para colocar a regímenes democráticos. En este contexto se combatió a Fidel, porque arremetía contra las democracias americanas; es lo que se puede interpretar de lo que vienen escribiendo los pinochos José Flandez y Arturo Morató. 

Retomando el hilo de este articulo 

17 – A mediados del siglo XX fueron víctimas de estas políticas imperialistas ( derrocados o asesinados), los guatemaltecos Juan José Arévalo y Jacobo Árbenz, el nicaragüenses Augusto César Sandino; y después de 1959, Juan José Torres González, Hernán Siles Suazo, Víctor Paz Estenssoro y Jaime Paz Zamoro (todos de Bolivia), Juan Velasco Alvarado, Fernando Belaúnde Terry y Víctor Raúl Haya de la Torres (del Perú), Jaime Roldós y Eloy Alfaro (de Ecuador), Maurice Bishop ( de Granada), Juan Bosch (de RD), Salvador Allende (de Chile), Omar Torrijos (de Panamá), ; Abdul Karin Qasin (de Irak), Mohammed Mossadegh (de Irán), Nelson Mandela (de Sudáfrica) y Patricio Lumumba(del Congo), entre muchos otros.

18 – En esta historia de las diabluras del imperio, a nosotros los dominicanos nos ha tocado una parte. Nos impusieron a Trujillo y Balaguer, derrocaron a Juan Bosch, ordenaron fusilar a Manolo Tavares Justo y su grupo.  Los mismo dictaminaron para Francisco Alberto Caamaño y compañeros de lucha. También dispusieron el vil asesinato de miles de dominicanos en la guerra de abril de 1965 con la “operación limpieza”; y programaron el alevoso asesinato de miles de nuestros mejores jóvenes, que soñaron y lucharon por una patria libre, democrática y soberana.

19 – Por último, los imperios se están robando nuestro oro, con la agravante, de que con esa explotación y otras destruyen nuestras montañas y cuencas acuíferas, pero además, pagan cheles por los demás minerales y por nuestro café y cacao y por los demás rubros agrícolas. Sin olvidar en esto, que quieren que el problema haitiano, lo resolvamos nosotros. ¡Qué cosa! Se desviven por los derechos humanos, la libertad y la democracia para Venezuela y Cuba, pero la gran tragedia haitiana, les da tres pitos.  

20 – También, hay que recordar, que a partir de la invasión yanqui en 1965, las drogas aparecieron en nuestros barrios.  Desde entonces, ellas han sido huéspedes desgraciados que nunca nos han abandonado. La degradación programada que estas lacras han causado en nuestro pueblo, ya es historia.  Téngase en cuenta, que no fueron introducidas por el comunismo, sino por políticas malsanas del capitalismo, que buscan destruir nuestras naciones, para poder dominarlas.   

21 – En este escenario geopolítico, el ascenso de Fidel Castro al poder en enero de 1959, marcó un antes y un después de la historia, puesto que todas las tiranías impuestas por los imperios, comenzaron a ser combatidas y derrocadas por los pueblos colonizados.  La revolución cubana y los discursos concientizadores de Fidel, fueron los elementos que inspiraron y atizaron el despertar y accionar de los pueblos oprimidos contra sus opresores.  

22 – En esta lucha desigual, perdieron la vida miles de hombres y mujeres valiosísimos; mayormente jóvenes en revoluciones sangrientas con guerras de guerrillas, con el Plan Cóndor, en asesinatos masivos a etnias enteras y asesinatos selectivos, en cruentos golpes de estado, en decenas de años de terror y opresión contra las poblaciones que se sumaban a la rebelión.  Finalmente surgieron gobernantes elegidos por los pueblos, pero después eran derrocados o asediados por las derechas con el apoyo de los imperios.  

Los pueblos de América desde siempre se han rebelado contra sus colonizadores imperialistas  

23 – Millones de seres humanos han perdido sus vidas en lucha atroz y desigual contra los imperialismos.  En antaño, las tribus de todo el continente americano y el Caribe enfrentaron a los colonizadores europeos. En esta lucha hicieron historia los indios Caonabo, Hatuey, Lemba, Diriangén, Nicaragua, Tiuna, Guaicaipuro, Túpac Amaru, Gaitana, Acaime, Toné, Nabsacadas, Saboyá, Agatá, Tundama, Lupachoque, Ocavita, Nutibara y los nativos norteamericanos de las tribus Apaches, Sioux, Cheroqui etc.   Muchas tribus, antes que ser prisioneros de los invasores prefirieron suicidarse en masa arrojándose desde altas cumbres a precipicios profundos.  

24 – Posteriormente, las ya colonias también se rebelaron contra sus colonizadores destacándose en esta lucha: Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander, José́ Antonio Páez, Andrés de Santa Cruz, Antonio José́ de Sucre, José de San Martín, Bernardo O’Higgins, José Martí y miles más. 

25 – En los últimos tiempos, en nuestra América, a la lucha contra los imperialismos se han sumado todos sus pueblos al mando de líderes como Jacobo Árbenz, el Che Guevara, Salvador Allende, Hugo Chávez, Fernando Lugo, Evo Morales, Lula da Silva, Dilma Rousseff, los Kirchner, Manuel Zelaya, Rafael Correa, Nicolas Maduro, Miguel Diaz Canel, Daniel Ortega, Manuel López Obrador, Luis Arce, Xiomara Castro, Pedro Castillo, Nayib Bukele.   Después de ellos, vendrán otros.  Ellos son la promesa de reencarnación de miles de Jesucristo y Guaicaipuro.   En este avatar, en nuestra República Dominicana perdieron sus vidas, muchos de los que se opusieron a la ocupación yanqui de 1916-1924 y a la invasión de 1965.  

A modo de conclusión 

A – En este documento quedan expuestas de manera resumida e incontrastables – “las causas de la rebeldía de los pueblos de nuestra América contra los imperialismos que la han venido colonizando, empobreciendo e impidiendo su desarrollo, con un brutal saqueo desde hace más de 500 años” -.  Esta rebelión, obedeciendo las leyes evolutivas de la dialéctica social e individual, es indetenible, puesto que la redención de los oprimidos contra sus opresores, vía la rebelión, está inscrita en los genes de todas las naciones y en cada individuo.  Esta es la razón poderosa por la que seguirán apareciendo y multiplicándose los Guaicaipuro, los Túpac Amaru, los Allende, los Chávez, los Fidel, etc., junto a la resistencia de los pueblos a ser subyugados… Por ello, sigo proclamando, “USA es tiempo de rectificar”, si no queréis colapsar como los demás imperios y llevar a nuestro mundo al Armagedón apocalíptico profetizado.   

A mis lectores les dejo la palabra…

Por favor , déjenos su comentario...