LA TRAMPA MORTAL PARA LA INTIMIDAD PERSONAL DE LOS “PASES SANITARIOS”

0
411

Mientas distintas voces académicas se contradicen respecto al camino del Covid, esto es que, mientras una una fracción sostiene que, en un año, deberemos de tomarlo como un simple e inofensivo resfriado, la otra pontifica que, habrán nuevas y mortales cepas, el caso cierto es que, merced a una simple aplicación telefónica, todos los mortales, muy pronto, deberemos de exhibir, sea para ingresar a un restaurante, bar o cualquier tipo de comercio y oficinas públicas o privadas, una suerte de pasaporte de inmunidad.

Una primera lectura nos indica que, bueno, quienes no aceptemos el inyectable, deberemos de sumar a nuestro teléfono celular, el resultado de una simple reacción negativa y los demás, las dosis y tipo de vacunas que se hubiesen aplicado.

Expresado en estos simples términos, no parecería nada demasiado sustantivo, peligroso o traumático, pero una segunda mirada a éste -en un principio-, simple instructivo, nos acredita que, a partir de su obligatoriedad exhibitoria, el caso es que, todos los mortales quedaremos a expensas de las autoridades de contralor de todos nuestros pasos, hasta los más íntimos.

En otras palabras, nuestras vidas privadas estarán monitoreadas desde que esto sea de aplicación por automaticidad; -y créanlo que así será-, esas rémoras que, muy al principio, los pregoneros de los antivacunas eran tildados y señalados como agoreros, cuando pontificaban que, junto a cada dosis, nos inocularían una suerte de chip que, pondrá al desnudo todas nuestros desplazamientos ambulatorios, hasta los más personalísimos.

Y ello acredita que, aquéllos tan denostados como panfletarios o alarmistas, bien, no lo eran tanto, a poco de colegir que, con o sin esos circuitos integrados adentradosen nuestros organismos, el caso es que, El Sistema nos tiene atrapados a todos.

Como para el resto de los actuales asuntos mundanos, todo absolutamente, nos es desconocido, incluyendo, va de suyo, cuál será el nuevo patrón monetario internacional que gobernará a todas nuestras transacciones.

Y mucho más, a poco de considerar las implicancias que ya está desatando esta réplica del affaire Lehman Brothers en 2008, o incluso mucho peor, a raíz del contemporáneo desmoronamiento del gigante inmobiliario Evergrande en China, que apenas comienza a sus devastadores efectos en el comercio global.

Lo que, seguramente implicará otro derrumbe, ergo, las licuaciones de valores venales de los Bonos del Tesoro de la FED y, con ello, quizás, el golpe de gracia a la cotización internacional del dólar.

Tal vez sea prematuro establecer sincronías entre la Covidiana Plandemia y este sobreviniente colapso monetario, pero todo me lleva a inferir que ambos son, bastante más que simples vasos comunicantes.

Y que -como lo he anticipado con cuidadosa anticipación-, algo me indica que, lo anterior se encuentra demasiado anudado al deceso de las criptomonedas -Bitcoin en lo particular-.

Decretado por Beijing la pasada semana y que, implica la estocada mortal a un formidable negocio -diré críptico-, que generó brutales incrementos en esta última década, pero como promocionaba la circulación del dinero negro, no podía sobrevivir en  estas tan actuales y draconianas reglas.

Toda vez que, cuanto aflora en esta cotidianeidad es demasiado sugerente a que los Gobiernos -todos ellos-, antes que después,

se están apoderando tangencialmente de nuestras vidas y sus matices. 

Por todo lo cual, soy de la opinión que estamos asistiendo, sin poder ofrecer batalla, a los estertores de…

LA TRAMPA MORTAL PARA LA INTIMIDAD PERSONAL DE LOS “PASES SANITARIOS”.

Por favor , déjenos su comentario...