Jesuitas de Maryland sacan lista con implicados en supuestos abusos a menores

    0
    207
    Jesuitas de Maryland sacan lista con implicados en supuestos abusos a menores El órgano ha colgado tres listas en su sitio de internet, donde aparecen los nombres de diecinueve religiosos que supuestamente cometieron los abusos, algunos de ellos fallecidos, y cinco sospechosos de haber ejecutado ese tipo de actos. EFE/Archivo

    Los jesuitas del estado de Maryland publicaron hoy los nombres de una veintena de religiosos supuestamente implicados en abusos a menores, en un nuevo episodio de escándalos en la Iglesia estadounidense.

    “Hoy, la Provincia de Maryland de la Compañía de Jesús está publicando los nombres de los Jesuitas de nuestra provincia, y otros jesuitas que han servido a la provincia, que han sido acusados creíblemente de abusos sexuales a menores desde 1950”, dijo esta institución en un comunicado en su página web.


    La organización ha colgado listas en su sitio de internet, donde aparecen los nombres de diecinueve religiosos que supuestamente cometieron los abusos, algunos de ellos fallecidos, y cinco sospechosos de haber perpetrado ese tipo de actos.

    Cinco de ellos, con “un delito creíble o establecido contra un menor”, fueron “apartados de su ministerio” entre 1996 y 2011, y actualmente residen en un “ambiente restringido bajo un plan de seguridad”, explicó el organismo.

    El último caso de abusos registrado por la institución se remonta a 2002, mientras que el resto es de hace décadas.
    La mayoría de los abusos tuvo lugar en los estados de Maryland, Pensilvania, Georgia, Nueva York, Massachussets y Nueva Jersey, entre otros.

    Muchos de los acusados trabajaron en centros educativos, como colegios, institutos de secundaria y universidades.
    En uno de los listados, aparece el cura de la Congregación Jesuita de Chile Jaime Guzmán, que trabajó en Pensilvania y Carolina del Norte entre 2004 y 2018.

    El nombre de Guzmán sale en una lista junto a cuatro jesuitas de otras congregaciones que fueron nombrados públicamente por “otras provincias o archidiócesis por alegaciones de abusos contra un menor (…) que tuvieron lugar fuera de la Provincia de Maryland. Estas alegaciones no fueron notificadas ni investigadas por la Provincia de Maryland”, precisó la organización.

    Los jesuitas de Maryland detallaron que han decidido hacer pública ahora esta información porque “las recientes revelaciones sobre abusos sexuales a menores por curas están llevando al Pueblo de Dios a desear con razón una mayor rendición de cuentas por parte del liderazgo de la Iglesia”.

    En consecuencia, “estamos publicando esta información para proporcionar esa clase de transparencia. Vemos esta publicación como parte de nuestro compromiso ahora para evitar los abusos y esperamos que contribuirá al proceso para restaurar la verdad”, afirmaron.

    La institución aseguró que tan pronto como recibe notificación de algún supuesto abuso se lo comunica a las autoridades de seguridad y, al mismo tiempo, abre pesquisas internas.
    Por su parte, el implicado es apartado de sus funciones a la espera de que concluya la indagación, mientras que se ofrece “servicios pastorales y terapéuticos a las víctimas”.

    Si se demuestran que las alegaciones son ciertas, el jesuita acusado es separado del “ministerio público y vive dentro de un Plan de Seguridad en un ambiente estrictamente vigilado no asociado a ninguna institución jesuita”, destacó la organización.

    La Provincia de Maryland de la Compañía de Jesús subrayó que tiene una “política de tolerancia cero” y apuntó que lleva adoptando protocolos desde 2003 para evitar este tipo de casos.

    En los últimos meses los escándalos por abusos a menores han salpicado la Iglesia católica en el país.
    En agosto, la Corte Suprema de Pensilvania publicó un informe de un gran jurado que documentaba 300 casos de “sacerdotes depredadores” sexuales en seis diócesis, tras investigar denuncias de abusos a menores, y que calculaba en más de 1.000 el número de víctimas.

    Por su parte, el papa Francisco aceptó el pasado 12 de octubre la dimisión del cardenal Donald Wuerl como arzobispo de Washington entre acusaciones de haber encubierto abusos.
    Poco después, el día 15 de ese mes, la archidiócesis de la capital publicó una lista con 31 nombres de antiguos sacerdotes que supuestamente perpetraron abusos sexuales contra menores, de los que 28 estaban adscritos a esta institución. De los 31 curas que aparecen en la lista, 17 ya fallecieron.(EFEUSA).-

    Por favor , déjenos su comentario...