Hombres rígidos, perfeccionistas e inflexibles son más propensos a sufrir TOC

0
929

Los hombres rígidos, perfeccionistas e inflexibles son más propensos a sufrir el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), dijo hoy la especialista María Luisa Hinojosa.

Hinojosa, coordinadora del Programa de Desarrollo de Habilidades Emocionales y Prevención de la Universidad Iberoamericana, explicó que las personas que sufren TOC dedican mucho tiempo a repetir tareas hasta alcanzar la perfección, les cuesta adaptarse a los cambios y a diferentes puntos de vista.

“Sufren mucho, son meticulosos, les gusta el orden, no soportan ver algo fuera de lugar, se ponen muy ansiosos y generalmente presentan inestabilidad emocional porque ésta depende del control que puedan ejercer sobre su contexto y las demás personas”, señaló en un comunicado.

Aunque este trastorno se presenta principalmente en hombres, las mujeres no están exentas de padecerlo, apuntó.

La especialista dijo que en ocasiones el TOC puede llevar a quienes lo padecen a perder el trabajo o lastimarse físicamente, por ejemplo, lacerarse las manos por temor a los gérmenes.

“El TOC empieza a obstaculizar la vida cotidiana, el problema va escalando hasta que la persona ‘deja de funcionar’ en su vida cotidiana”, detalló.

Explicó que el gran problema de una persona con TOC es que suele combinar pensamientos obsesivos, lo que lo lleva a tener conductas que se convierten en un ritual para bajar la ansiedad del pensamiento que le llegó.

“Es uno de los trastornos en donde la persona es absolutamente consciente de que su pensamiento es irracional, pero sienten la necesidad de hacerlo o si no el nivel de ansiedad es grande y puede derivar en una crisis de pánico”, aseguró Hinojosa.

La académica, quien impartió el taller “Estrategias para combatir la ansiedad”, detalló que la forma de experimentar la ansiedad varía respecto al género.

Las mujeres, por ejemplo, experimentan el trastorno de ansiedad generalizado (TAG), mientras que los hombres experimentan con mayor frecuencia el TOC.

A diferencia del TOC, en el TAG la persona siente ansiedad y preocupación la mayor parte del tiempo, le llegan pensamientos irracionales que saben que son absurdos, pero no los puede evitar.

Hinojosa explicó que a este síntoma se le conoce como crepúsculo, debido a que estos pensamientos se dan cuando empieza a anochecer.

“Generalmente, las personas con este trastorno dejan de tener actividades en la tarde-noche. Comienzan a agitarse al ver el reloj. Se trata de preocupaciones muy intensas”, dijo.

Explicó que cuando los hombres padecen TAG, llegan a tener importantes crisis de ansiedad que incluso los hace pensar que sufren un paro cardiaco, porque están en un estado de alerta permanente que les impide relajarse.

La experta recordó que este tipo de trastornos son difíciles de sobrellevar sin ayuda, por lo que recomendó buscar el apoyo especializado, a fin de que el paciente reciba el tratamiento apropiado. efe

Por favor , déjenos su comentario...