EE.UU. golea a Nicaragua y pasa a los cuartos como líder del grupo B

0
122
Bryan García (i) y Juan Barrera (c) de Nicaragua disputan el balón con Graham Zusi (d) Estados Unidos durante un partido de la Copa Oro entre Estados Unidos y Nicaragua en el estadio First Energy Stadium en Cleveland (EE.UU.).

La selección de Estados Unidos confirmó los pronósticos y goleó 0-3 a la de Nicaragua en el último partido de la tercera doble jornada con la que se cerró el grupo B y que le permitió pasar a cuartos de final como líder.

El triunfo merecido de Estados Unidos, con siempre con la ayuda del árbitro del partido, el hondureño Melvin Matamoros, que sólo vio las infracciones del lado del equipo centroamericano.

Estados Unidos, que sumó siete puntos, los mismos que Panamá, pero mejor diferencia de goles, logró el objetivo de ser primero del grupo.

Ahora ambas selecciones se trasladan a Filadelfia, donde el próximo miércoles en el Lincoln Financial Field, se jugarán los primeros dos partidos de cuartos de final, con Estados Unidos teniendo de rival a Honduras o El Salvador, mejores terceros.

Mientras que Panamá, que también había goleado 3-0 a Martinica en el primer partido de la doble jornada, deberá enfrentarse a Costa Rica, primera clasificada en el grupo A.

Matamoros y la Concancaf volvieron a dar la misma imagen de mediocridad y sospechas a la hora de hacer todo lo posible para que los cruces a partir de los cuartos de final traten de garantizar la final que más les interesa, y que no es otra que un Estados Unidos frente a México.

El partido dejó a un Estados Unidos, que a pesar de hacer un fútbol de lo más pobre y falto de calidad táctica y técnica, se encontró con una victoria, que mereció, porque fue superior a Nicaragua, que no tiene nada en el ámbito futbolístico.

Desde el inicio del encuentro, disputado en el First Energy Stadium, de Cleveland, ante 28.000 espectadores, muchos menos de los que se esperaba fuesen a apoyar a Estados Unidos, el equipo anfitrión del torneo, se mostró espeso en su juego ofensivo.

A pesar de tener la posesión del balón y control del centro del campo no pudo marcar el primer gol hasta el minuto 37 cuando el mediocampista de origen colombiano Alejandro Bedoya le dio el pase a otro hispano, Joe Corona, para que marcase el 0-1.

Jorge Hurtado (c) de Nicaragua disputa el balón con Dom Dwyer (i) Estados Unidos durante un partido de la Copa Oro entre Estados Unidos y Nicaragua en el estadio First Energy Stadium en Cleveland (EE.UU.). EFE

Eso fue todo lo que dio de si la primera parte, con Nicaragua, que puso el mejor toque de balón, el esfuerzo y el espíritu de lucha con un inferioridad manifiesta en el campo en cuanto al potencial futbolístico, se va del torneo con sólo un gol marcado, el único que ha conseguido en sus participaciones en el torneo.

Luego llegaría, al minuto 56, el 0-2 por mediación de Kelyn Rowe, que disparó con la derecha el balón que también le puso Bedoya, el mejor de Estados Unidos en cuanto al manejo del balón y calidad futbolística.

Pero a partir de ese momento, Estados Unidos, que a los 51 había fallado un penalti, inexistente, solo visto por Matamoros, y que tiró Dominic Dwyer para responderle el arquero nicaragüense Justo Lorente con una gran atajada, buscó el tercer gol que le diese la tranquilidad.

No llegó ni tan siquiera al minuto 63 cuando de nuevo Matamoros se sacó de la manga otro penalti de una mano de un defensa de Nicaragua que no lo fue porque le llegó de rebote en la barrida que había hecho, y Lorente de nuevo lo paró, esta vez, a disparo de Corona.

Eso hizo que Estados Unidos se bloquease por completo y tuvo que esperar hasta el minuto 88 cuando de nuevo Matamoros, con cuatro decisiones seguidas, favoreció a Estados Unidos y permitió que el equipo de las Barras y las Estrellas consigue el ansiado tercer gol obra del defensa Matt Piazga, que remató de cabeza en posesión dudosa.

Antes Matamoros no había parado el juego con un delantero de Nicaragua tendido en el suelo, en la secuencia castigó con falta a Luis Copete, al que le mostró la segunda tarjeta amarilla y lo expulsó a los 85.

Después de varios minutos de atención al jugador nicaragüense lesionado se generó la acción del tercer gol al sacar Graham Zusi la falta señalada a la acción de Copete y ponerle el balón a Miazga, que remató a placer en posición adelantada.

De esta manera, el guión se cumplía de nuevo, con Matamoros, de protagonista, al pitar todo a favor de Estados Unidos, y asegurar que los planes de la Concacaf de resguardar a las selecciones que venden más entradas para que estén en las semifinales y en la final se cumplan.

A cambio, como ya es habitual, los árbitros de la Concacaf vuelven a demostrar su falta de calidad, mientras que la imagen de la organización regional sigue siendo igual de mala y cuestionable que lo fue en la triste y frustrante edición de la Copa Oro 2015.

Una fanática de Nicaragua anima ante Estados Unidos durante un partido de la Copa Oro entre Estados Unidos y Nicaragua en el estadio First Energy Stadium en Cleveland (EE.UU.).

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*