¿A dónde va Perú Libre (PL)?

0
644

¿Cómo Cerrón debiera luchar contra la derechización?

Fraternales sugerencias al Dr. Cerrón y a PL

Los medios que antes se centraban en querer demoler al Presidente peruano Pedro Castillo ahora han transformado a los Cerrón y a Guido Bellido en su blanco de ataques. En esta nota nos deslindamos de todos aquellos que quieren demolerlos y les queremos sugerir de la manera más fraternal posible una serie de recomendaciones y críticas constructivas.

Los Cerrón son una familia de profesionales huancas que han experimentado el horrendo crimen de su patriarca y que, pese a esa barbaridad, esta se ha convertido en un  eje de referencia en su región. El Dr. Vladimir Cerrón ha postulado 3 veces para la gobernación regional de Junín donde siempre obtuvo buenos resultados y ganó en la primera y tercera ocasión. Él tiene el mérito de haber formado el primer partido creado en el centro andino en ganar una elección general. Su hermano Waldemar es el jefe de la bancada de Perú Libre (PL), el mayor Grupo Parlamentario que ha habido tanto en este como en el anterior Congreso. Guido Bellido es el primer y único Premier que haya tenido el país en haber ido al Congreso para hablar en su lengua nativa quechua y chacchar coca, así como también en ser hijo de una humilde campesina iletrada que no entien de bien el castellano.  

Voy a iniciar mis humildes observaciones, las cuales hago desde Inglaterra. Si bien no estoy metido donde las papas queman en nuestra patria, creo que puedo aportar con algunos elementos desde alguien quien analiza el panorama peruano desde una perspectiva global y viendo el llano desde un cerro. Antes de empezar con estas quiero agradecer a Cerrón por haber hecho este tuit: “Aplicar políticas que apasionen a los desposeídos pueden ahuyentar la inversión, pero es más peligroso ahuyentar a las propias bases y alimentar la autodestrucción. Bigio.”

Me alegra saber que coincidimos en la idea de que si este Gobierne quiere sobrevivir debe entusiasmar a las masas aplicando medidas sociales que rompan con el neoliberalismo. La cuestión está en cómo lograr que Castillo se mueva en esa dirección: si es mediante organizar una fuerte movilización social o mediante presiones cupulares.

La fuerza que tuvo el maestro rondero para haber llegado a la Presidencia derrotando a todo el aparato financiero y mediático de los poderosos fue movilizando a los más pobres. En el último fin de semana de junio se dio una colosal marcha de decenas de calles en Lima pidiendo la ratificación de su victoria frente a los intentos de los derrotados de desconocer los resultados y llamar al golpe.

Sin embargo, esa dinámica no se continuó y el paro del 6 de julio fue, en verdad, solamente una limitada jornada de protestas. Desde entonces hasta hoy fue primando la idea de que la mejor manera de gobernar al país ante un Congreso tan hostil era buscar irse “moderando” y apaciguando a la derecha, la misma que, ante cada nueva concesión, se sentía con más agresividad y convicción.

Es 100% imposible que convivan durante un quinquenio los actuales poderes legislativo y ejecutivo. El Congreso está dominado por legisladores que votaron por el fujimorismo acusando a Castillo de propiciar una dictadura comunista y terrorista o que pertenecen a bancadas que en noviembre 2020 hicieron un golpe parlamentario inconstitucional. La posibilidad de que haya una suerte de gobierno de concertación entre la centroizquierda y la centroderecha (como en Chile, Brasil o Uruguay) no es viable debido a que la derecha “moderada” y su representante Alva buscaban una vacancia presidencial.

Ante una dualidad de poderes entre un legislativo obstruccionista y un ejecutivo que no puede gobernar solo puede darse la imposición de uno sobre el otro. En el caso del Congreso ello implica vacar la dupla presidencial y en el caso del gobierno eso conduce a dar paso pronto a una asamblea constituyente con plenos poderes.

Para lograr frenar las intentonas golpistas y avanzar hacia un programa con más medidas sociales y que de paso ya a una constituyente se requiere de movilizar a las masas. Solo cientos de miles en las calles pueden detener las maniobras desestabilizadoras del fujimorismo y del congreso que este influencia, y poder lograr mejores condiciones sociales.

Consecuentemente con este planteo el deber del partido de Gobierno debiera ser el de impulsar esas movilizaciones y hacerlas cada vez más grandes. Desde el lunes 25 de octubre se han venido organizando significativas movilizaciones al frente del Congreso en Lima o del hotel donde estaban los congresistas en Cajamarca, al igual que en muchas zonas del país donde la consigna más agitada es “cierre del congreso”.

Para avanzar hay que movilizar

Sin embargo, si uno ve el portal del Dr. Cerrón no va a encontrar ni fotos ni videos de estas, ni afiches convocándoles a sus seguidores a participar. Lo que ha habido es un tuit que él hizo advirtiendo a sus militantes que el frente que llamaba a la marcha del lunes 25 no tiene nada que ver con el Partido. Luego ha aparecido un artículo suyo (“Un paso adelante, dos pasos atrás”) donde escribe que “para el Partido no le es esencial una apertura, cierre o repertura del Congreso”, con lo cual demuestra que no está interesado en insertarse con el creciente movimiento de masas que demanda el cierre del Congreso golpista.

Allí también se plantea que “se organice un parlamento extraoficial, aceptando la jerarquía del Partido, bajo la única condición de que el Partido se subordine a los intereses propios del pueblo.” Un parlamento extraoficial, según la ortodoxia leninista a la cual el Dr. Cerrón reclama adscribirse,  es un “soviet”, un organismo de doble poder basado en los consejos de obreros, campesinos y soldados, el mismo que inicialmente fue dirigido por oponentes del bolchevismo. Para dar paso a un ente de tal naturaleza se precisa movilizar multitudes, y crear masivos sindicatos, juntas vecinales, rondas, organizaciones de distribución de víveres, asociaciones campesinas, coordinadoras de soldados, policías de base y de reservistas. 

Hace medio siglo en Bolivia se dio un “parlamento extraoficial” que se reunía en el Congreso de dicha república. Se llamó Asamblea Popular y fue producto de la más amplia alianza de todas las fuerzas sindicales, laborales e izquierdistas. Una asamblea de tal naturaleza o como la de los soviets de Lenin se puede hacer sin acciones conjuntas con el resto de las organizaciones sindicales e izquierdistas, y con los numerosos colectivos antifujimoristas o pro democracia.

Además, este “parlamento extraoficial” no puede nacer bajo la premisa de tener que reconocer la dirección de PL, un partido que, hasta lo que sabemos, no dirige ninguna organización sindical a nivel nacional, ni se basa en estas.

Empero, ningún “parlamento extraoficial” se va a poder dar si no se participa en las marchas que hay hoy. Empero, abietamente el Dr. Cerrón reproduce tuits burlándose de estas marchas: 

“Ya se dieron cuenta que las marchas convocadas por los caviares no tienen acogida por el pueblo, el pueblo eligió a @PERU_LIBRE1 y no a los caviares, el presidente @PedroCastilloTe debería darse cuenta.”

“¿Y qué fue con la marcha que ayer convocó Verónika en contra del “golpe fascista” del Congreso? Nadie le dio bola.”

La marcha del lunes 25 de octubre fue entre 10 a 20 veces mayor que el del piquete de La Resistencia. Supongamos que esta solo movilizó a pocos millares, ello es un avance frente a la desmovilización generalizada. Recordemos que a fines de agosto los locales de PL y el domicilio del Dr. Cerrón fueron allanados y que la marcha convocada antes por PL desde la plaza San Martín al Palacio de Justicia para protestar por ello apenas congregó a algunas decenas o cientos de activistas en Lima.

El miércoles 27 de octubre, hubo una marcha más grande y combativa contra el paquete de leyes antilaborales de Alva y el viernes 29 hubo otra movilización por el cierre del congreso. En el lunes 25 participaron numerosos grupos (no solo de JPP), en el 27 fueron los sindicatos y en el 29 fueron colectivos (sin JPP). En todas esas protestas s evieron algunos militantes de base de PL y carteles de los nuevos partidos pro-Castillo como el Magisterial Popular (PMP) o Peruanos Como Tú (PCT). En Cajamarca se han dado numerosas protestas en la plaza de armas ante el hotel donde estaba el Congreso. Por todo el país se realizan acciones espontáneas bajo esa consigna. El propio Castillo vio gritar a muchos “cierren el congreso” cuando fue a Tacna al sepelio de su camarada maestro, el congresista Herrera. Todas estas protestas no son lideradas por Verónika y expresan un clamor popular. No por algo una encuesta de la agencia Datum ha dado el dato de que solo 1 de cada 5 peruanos apoyan a este Congreso.

Lejos de boicotear esas movilizaciones, PL debiera hacer frente único con toda la izquierda, los demócratas, los sindicatos y los colectivos para impulsarlas, irrigarlas por todo el país y para masificarlas.

Para el sábado 13 de noviembre se prepara una gran marcha por el aniversario del asesinato de Bryan e Inti, cuyas muertes produjeron la caída del golpe de un sector de AP y del fujimorismo. El deber de PL y de toda la izquierda, los sindicatos y los colectivos tiene que ser lograr que haya decenas de miles en esa jornada, la cual debe ser pacífica pero contundente. Recordemos que fueron las movilizaciones de noviembre 2020 las que lograron que el gobierno golpista de AP y el fujimorismo no durase ni una semana.

Cuotas de poder

Apenas Castillo removió a Bellido como su Premier y se disponía a nominar a un nuevo Gabinete, el Dr. Cerrón tuiteó el 7 de octubre:

“Cambio de gabinete debe excluir a derechistas, caviares y traidores. Es momento que Perú Libre exija su cuota de poder, garantizando su presencia real o la bancada tomar posición firme. Nuevo Perú y Frente Amplio ya fueron servidos.”

En ese comunicado el Dr. Cerrón no se refería con nombre propio a nadie. ¿Quiénes son los derechistas? Al canciller Maúrtua él siempre le objetó, pero al más derechista de todo el Gobierno, al neoliberal Julio Velarde, quien ha sido director del BCR durante 16 años y 7 Gobiernos consecutivos, tanto él como Bellido le ratificaron en su cargo, pese a que él es el mayor garante del continuismo monetarista. El Dr. Cerrón mismo se ufana que se reunió con Velarde tras lo cual aceptó que él continuara comandando al BCR.

Por “caviares” el Dr. Cerrón se refiere a todos los izquierdistas que no son parte de PL y que se acomodan a distintos Gobiernos de turno y por “traidores” tal vez se pensaban en las 2 ministras perulibristas que estaban en el nuevo Gabinete: Dina Boluarte (la primera Vicepresidenta) y Betsy Chávez (una de las  congresistas electas con mayor proporción de votos en su respectiva región). ¿Por qué caracterizar de traidoras a militantes que siguen siendo parte de PL?

El Dr. Cerrón retuiteó un texto donde se habla del “fujimontesinista Aníbal Torres”, pero este fue el ministro de justicia que siempre tuvo Bellido. Por lo demás, resulta inusual tildar de fujimontenista a alguien quien sacó a Montesino de su prisión de lujo y quien quiere hacer lo mismo con Fujimori. 

La verdad es que 2 de cada 3 ministros del actual Gabinete son los mismos que estuvieron en el que presidió Bellido. La perulibrista Chávez reemplazó en la cartera de trabajo a Iver Maraví, a quien inicialmente Bellido le pidió que renunciara. Los nuevos ministros de Educación son Carlos Gallardo, uno de los profesores con mayor trayectoria sindical combativa, y la de Cultura es Gisela Ortiz, muy conocida por haber defendido el honor de su hermano que fue una de las víctimas de la masacre de La Cantuta. Estas dos figuras han sido inmediatamente terruqueadas por la ultraderecha, acusación que no recibieron los que le precedieron en sus cargos durante el Gabinete Bellido.

El Dr. Cerrón ha llamado a defender al nuevo ministro del Interior Luis Barranzuela, quien reemplazó a un exfiscal que no proviene de la izquierda militante, y a quien la derecha se lo quiere tumbar acusándolo de haber sido abogado del Dr. Cerrón y de buscar aminorar la persecución contra él y los “dinámicos del centro”. Empero, al negarse a dar el voto de confianza al nuevo Gabinete y ante la presión que tiene Mirtha Vásquez del resto de bancadas que le demandan remover a ese ministro si es que quiere ser avalada por ellos, lo más probable es que Barranzuela va a ser sacrificado y la táctica del Dr. Cerrón habrá contribido a ello. 

Lo único “caviar” que hay es la nueva Premier Mirtha Vásquez, la cual fue escogida por Castillo por ser la única persona de izquierda que ha presidido un Congreso y que tiene experiencia y  capacidad para maniobrar ante este. Ciertamente que PL pudo haber diferido con esa designación y argumentar que ella no quiere demandar hoy la constituyente, pero eso no debiera implicar decretar que la primera bancada en declarar que no va a dar el voto de confianza es la suya propia.

Para Vladimir Cerrón lo crucial era “que Perú Libre exija su cuota de poder” y que “NP y FA ya fueron servidos”. Su hermano Waldemar exigió entre 8 y 9 ministros. Bellido declaró que «Era importante que un militante de PL asuma la presidencia del Consejo de Ministros».

Ante esta situación Dina Boluarte, la única militante de PL electa en la plancha presidencial le ha exigido a Bellido que no ande resentido porque él o cualquier otro de PL está en el Premierato. En respuesta a ella el Dr. Cerrón rerdistribuye en sus redes un video muy duro del célebre youtuber centroderechista Ricardo Belmont. 

El problema que tenía Castillo era que él buscaba evitar que el congreso censure a Íver Maraví y a Bellido por lo que decidió recomponer a su Gabinete colocando a una mujer que pudiese tranzar y pueda ser aceptada por otras bancadas. ¿Qué militante de PL pudiese haber colocado Castillo como Premier y que hubiese logrado el voto de confianza del Congreso? La única que puede reunir esos requisitos es la Vicepresidenta Boluarte, pero el Dr. Cerrón la ha amenazado con expulsarla del partido. Supongamos que Castillo le hacía caso al jefe de la bancada de PL y escogía a un Gabinete donde la mitad de sus miembros fuesen perulibristas, no había forma alguna que el Congreso le diese el voto de confianza.

¿Acaso a PL le conviene tener un Premier? Ya este partido tuvo su experiencia con Bellido quien tenía poderes muy limitados tanto por el Congreso como por el Presidente. Cuando él, como Premier, pidió a Maraví que dimita y luego desautorizó públicamente al vice-canciller  invitándole a renunciar, Castillo mantuvo a ambos. Cualquier Premier o ministro que tenga el “cerronismo” va a verse obligado a tener que desafilar su programa original y a suscribir una serie de concesiones ante el Congreso y sus aliados que este acusa de “caviares, derechistas y traidores”.

Inicialmente PL pudo haber optado por la táctica de presentar dos Gabinetes que sean vetados por la derecha para plantear el cierre del Congreso, pero eso implicaba tener movilizadas a las masas y tener un programa de gran apoyo social que hubiese colocado a Castillo con altos niveles de popularidad en las encuestas. Hoy es difícil ir a cerrar el Congreso tras la nueva ley aprobada por el Congreso, a menos que cientos de miles o millones salgan a las calles a demandarlo y Castillo diga esa es la voz del pueblo y un Congreso que ha violado la constitución se ha puesto al margen de esta. Además, unas eventuales nuevos comicios legislativos no asegurarían que PL aumente su bancada ni que se mantenga unido como lista electoral.

Ante un Congreso tan hostil solamente hay dos caminos. Uno es tratar de lograr una amplia coalición lo que conduciría a lo que llamo un pacto con todos los partidos del centro y la derecha “moderada”. Sin embargo, ello conlleva a hacer más concesiones y a aceptar el status quo.

La otra posibilidad es impulsar una gran movilización de masas contra el Congreso o dar paso a una Constituyente con plenos poderes que anule o pase por encima del actual Legislativo golpista.

El problema con los Cerrón es que no optan ni por una ni por la otra opción. No quieren ser consistentes en ir hacia un pacto con otros partidos de derecha, pero también están en contra de impulsar todos los movimientos y marchas en pro del cierre del Congreso.

El Dr. Cerrón insiste en que su negativa a dar voto de confianza al nuevo Gabinete es una oportunidad de recomponer y reorientar. Tiene razón, pero si cae Vásquez puede que Castillo trate de acercarse más a AP, APP, SP y Podemos, lo que implica distanciarse del cerronismo. 

¿Cree el Dr. Cerrón que si cae el actual Gabinete con ello él conseguirá aumentar su cupo de ministerios o tener un Premier? ¿Con esa decisión no cree que allana el camino para que el ministro más próximo a los Cerrón (el de Interior) sea el primero en ser sacrificado? ¿No se da cuenta que va a reducir mucho su propia bancada y su capacidad para negociar y que va a lograr que Castillo y varios de sus principales congresistas y ministros decidan romper con él? ¿Cree que si este Congreso no respalda a Vásquez va a dar el voto de confianza a uno presidido por un cerronista? 

La destitución de Vásquez, en este contexto, va a animar a la ultraderecha a negar el pedido del ministro de economía para que le autoricen subir los impuestos a las grandes fortunas y a que se aceleren los planes en pro de la vacancia. No hay chances de que Castillo, por el momento pueda disolver el Congreso (a menos que lo haga respondiendo a una movilización de cientos de miles) y que, eventualmente, gane unas consiguientes elecciones legislativas.

Recordemos la lección de hace 12 meses cuando la mayor parte de los congresistas “iquierdistas”

Dividir a PL

El 13 de octubre Cerrón publicó en su facebook a las 18:38 horas esta nota: “REUNIÓN EXTRAORDINARIA DEL PARTIDO. Agenda: Análisis de la Situación Política Actual. Referéndum para Asamblea Constituyente. Participan: CEN y Secretarios generales regionales. Fecha: 13-10-21. Hora: 7:00 p.m.”

A los 22 minutos se dio tal reunión en la cual nunca se mencionó que se iba previamente a discutir la posibilidad de vetar al nuevo Gabinete. Tampoco fueron invitados el Presidente y la Vicepresidente de la República, pese a ser militantes de PL, ni la inmensa mayoría de los 37 congresistas de PL.

Según la web de PL, el CEN está compuesto por 17 miembros (incluyendo dos fugados como son el secretario de Organización, el cargo más importante después del de Cerrón, y el de Prensa) y las secretarías regionales debieran ser uno para cada una de las 25 regiones del país. Aparte de Waldemar Cerrón, Secretario de Ideología y miembro del CEN, no reconozco a ningún otro de los 37 congresistas de PL dentro de los posibles invitados, aunque puede haber habido algunos más.

En todo caso, las sesiones de un Partido de Gobierno en una democracia multipartidaria deberían ser públicas y sus militantes y votantes debieran tener acceso a las actas o videos de tal evento, pero estos no son públicos. Si los bolcheviques, en plena represión de la autocracia zarista, publicaron las minutas y debates de sus congresos, PL, como partido de Gobierno, debiera hacer ello. 

En los acuerdos de dicha Asamblea Nacional del 13 de octubre que llevan como título “PERÚ LIBRE NO DARÁ VOTO DE CONFIANZA AL GABINETE, ANUNCIA EXPULSIONES Y RECOMPOSICIÓN DE SU BANCADA”, allí  se resuelve “condenamos la filtración de información de los asuntos internos del Partido”,  por lo cual se anuncian procesos disciplinarios.

No obstante, es imposible e incorrecto evitar que los debates internos del Partido de Gobierno lleguen a ser de conocimiento público, pues no se trata de una secta conspirativa, sino de la organización que debiera gobernar a 33 millones de peruanos. 

El Artículo 10 de los estatutos de PL se dice que ” La Asamblea Nacional del Partido se reúne de manera ordinaria una vez al año y extraordinariamente cuando lo convoque el CEN, o el Secretario General Nacional por autorización o encargo del Comité Ejecutivo Nacional, (..) debiendo en todos los supuestos, realizarse la convocatoria con una antelación mínima de 5 días.”

Por lo visto, la reunión cuya citación apareció en el facebook de Cerrón 22 minutos antes no tenía como título “Asamblea Nacional” ni se le había dado a la militancia el plazo de 5 días mínimos. Tampoco sabemos si el CEN la convocó o le autorizó o encargó al Secretario General de PL a hacerlo. Y en el artículo “Un paso adelante, dos pasos atrás” se refiere a este cita no como una “asamblea nacional”, sino como un “pleno”. Por lo visto, este evento fue algo realizado de manera virtual y que no ha durado mucho tiempo.

En todo caso, si esta iba a tomar la decisión tan clave de romper con el Gabinete del Gobierno en el cual estaban 2 ministros de su partido, dar paso a expulsiones y romper la bancada, lo lógico era haber llevado un debate abierto, público, bien preparado, con mociones previas y conocidas por toda la militancia y el Grupo Parlamentario e invitando a todas las partes. Si el objetivo era alinear a toda la bancada de 37 congresistas en una determinación tan radical, la cortesía elemental consistía en invitar a todos ellos.

Sin embargo, muchos en la bancada se deben haber sentido sorprendidos por tal decisión y una buena parte de esta no aceptaron una postura en la que ellos no formaron parte en sus deliberaciones. Cuando casi la mitad del Grupo Parlamentario se reunió con la Premier (pese a que los hermanos Cerrón llamaron a boicotear dicha cita) ellos fueron tildados de “borregos”.

Dentro de los acuerdos de esa reunión se anuncian la ruptura del Grupo Parlamentario y la expulsión de varios de sus miembros. Según el congresista perulibrista Jorge Coayla un 80% de su bancada no va a acatar esa decisión, lo que implicaría, según él, que el Grupo Parlamentario cerronista se reduciía unos 8, y que, al final, ellos pudiesen quedar como una extrema minoría. Al margen de cuán cierto o exagerado sea ello: ¿Por qué en vez de integrar a los dirigentes de la huelga magisterial popular al paryido con el cual se identifican, se les busca obligar a formar otro? ¿Qué ventaja pudiese tener al Partido de Gobierno separar de su seno a la mitad o la mayoría de sus congresistas? ¿A quién se beneficiarìa si la bancada de PL pasase de ser la más grande a una de las más chicas? 

Dina Boluarte, la única militante de PL en la plancha presidencial, ha quedado entre dos fuegos. Por un lado su partido la amenaza con expulsar y por otra parte la derecha le quiere inhabilitar a su cargo bajo la acusación de haber malversado fondos para ayudar a la campaña electoral de su partido. Una persona en esas circunstancias debiera recibir el respaldo total de su partido, especialmente si su único delito ha sido continuar en la misma cartera en la que bellido la colocó el 29 de julio.

También esos acuerdos sostenían que los militantes de PL no iban a aceptar una serie de cargos públicos en protesta:  “El Partido no sujetará su conducta política al condicionamiento de espacios laborales, porque le impediría tener amplitud crítica, ejecutar acciones políticas o aplicar un programa leal al pueblo, razón del por qué prescindimos de la asignación de prefecturas, subprefecturas o direcciones descentralizadas en estas condiciones, pese a que los militantes legítimamente lo merezcan.”

¿Y qué pasa con los militantes de PL que tienen esos cargos, deben renunciar a ellos? Esto último no dice por lo que queda implícto que sí deben quedarse en esos puestos. Si lo importante es preservar la independencia ante el nuevo Gabinete, ¿por qué entonces seguir pidiendo mayor cuota en los ministerios? 

Sin embargo, inmediatamente apenas fue publicado ese acuerdo, PL aceptó que su nuevo Secretario de Prensa, Richard Rojas, se convirtiese en el nuevo embajador en Caracas. Esta decisión no solo que implicaba una completa contradicción con dicha resolución, sino que tampoco pudo consumarse pues la justicia no le deja salir del país. 

Esto último llama mucho la atención pues PL ha ganado las presidenciales hace 5 meses y ya debería tener hoy un diario impreso o, al menos, electrónico. En vez de ello el principal vehículo de comunicación que tiene son los tuits de su Secretario General.

Lo más grave es el proyecto de dividir a la bancada. El Grupo Parlamentario de PL es el más grande que ha tenido tanto este como el anterior Congreso. Sus 37 congresistas han votado siempre en bloque en todas las votaciones previas. En vez de romper con los maestros, los invitados a su lista y los perulibristas que no son incondicionales del Secretario General, lo que se requiere es mantener la unidad de una bancada, pese a sus diferencias y heterogeneidad.

Según su web oficial PL consta de 24,941 miembros, todos los cuales se pueden ver con sus respectivos nombres y apellidos. Si este dato no es guardado en  secreto tampoco debiera estarlo el conocer los debates de su asamblea o dirección nacionales.

Empero, esta cantidad de inscritos no llega ni al 0.3% de los 8,8 millones de votantes que tuvo, y muchos de ellos estamparon su firma para ayudar a legalizar a PL, antes que por ser militantes orgánicos. El objetivo de PL ha debido ser el de transformarse en un partido de masas. Por lo menos debiera darse la tarea de lograr tener 100 mil militantes dedicados y cogtizantes, que el partido pueda movilizarlos siempre, algo que implica solamente casi un 1% de sus de votantes. 

En su web PL informa que todas sus autoridades se encuentran en la región Junín, aparte de 2 alcaldías distritales en Cuzco. Si PL qujiere dejar de ser un partido netamente regional y expandirse nacionalmente debe abrir sus estructuras y permitir que entren en masa decenas o cientos de miles de personas que impulsaron el triunfo de Castillo, lo cual implica pasar de una estructura chica y concentrada en un grupo de familiares, amigos y paisanos,  a una más amplia, participativa y democrática.

Casi toda la prensa constantemente acusa al Dr. Cerrón de ser un dictador personalista en su partido. Numerosas expresiones le atacan por ser el propietario de la franquicia, el dueño del partido, el amo de la sigla, un Stalin, etc. Él, en cambio, quiere demostrar que su partido es democrático. No obstante, no le ayuda a tener esa imágen el que la línea partidaria parte de su tuit personal, que la nueva de PL esté llena de sus fotos, artículos, videos y tuits, que ya se haya lanzado la candidatura presidencial del Dr. Cerrón para las próximas elecciones, algo que no lo ha hecho ninguna otra fuerza.   

En vez de deshacerse de los maestros sindicalistas se debiera integrarlos a ellos y a la mayor cantidad posible de sindicatos. El Partido laborista británico o el de los Trabajadores de Brasil (pilar del Foro de São Paulo donde está PL) tienen como afiliados a millones o cientos de miles de sindicalistas en sus filas.

Un partido amplio de masas debiera tener como metas 3 cuestiones importantes:

1) Organizar masivas movilizaciones contra el golpismo parlamentario.

2) Recolectar millones de firmas por un referendo constitucional.

3) Prepararse para las elecciones locales y regionales en las cuales deben lograr ganar las principales plazas y enfrentarse a las grandes preparaciones que hacen para tal efecto FP y RP, quienes se encuentran muy activos y unidos en esas tareas.

Empero, la decisión de ir a un proceso de expulsiones, purgas y rupturas va a dañar tremendamente a PL y al movimiento de masas que quiere defender la democracia y profundizar el proceso de cambios sociales.

En el artículo “UN PASO ADELANTE, DOS PASOS ATRÁS”, el Dr. Cerrón sostiene que dentro de la bancada de PL se va a producir una ruptura entre los mencheviques que apoyan a Castillo y Vásquez y los bolcheviques que le apoyan a él. Menchevique significa en ruso ser de la minoría y bolchevique ser de la mayoría. Estas palabras fueron adoptadas en el debate del II Congreso del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso de 1902. Las diferencias inicialmente fueron en torno a quienes debieran ser considerados militantes, pero luego se agudizaron cuando los mencheviques apoyaron al nacionalismo ruso y luego decidieron unirse al gobierno del socialista revolucionario Kerenski tras la revolución rusa de febrero 1917.

Esto no tiene nada que ver con lo que pasa con la bancada de PL, un partido que nunca se ha reclamado “obrero” o “proletario” (sino popular, es decir de varias clases). Todas las alas de la bancada creen que es necesario apoyar a un gobierno constitucional y nacionalista, al cual Lenin le hubiese calificado como uno comprometido con la defensa del capitalismo y de sus instituciones. Cerrón no propone la toma del poder por la vía revolucionaria, sino mediante elecciones, reformas constitucionales y cambios ministeriales.

Por lo demás, una naturaleza del bolchevismo es que este se estructuraba en torno a una prensa (en la cual muchas veces se debatían abiertamente las diferencias), mientras que PL no quiere tener su propio diario o revista, y todas sus directivas se reducen esencialmente a los tuits de su Secretario General.  

La perspectiva de PL

En su artículo “Un paso adelante, dos pasos atrás”, el Dr. Cerrón escribió respecto a sus pretensiones electorales para abril 2011:

“Nuestro cálculo era pasar la valla y colocar una bancada que allanara el camino a la presidencia, matemáticamente era posible, no planificamos un triunfo presidencial, pero la casualidad hizo su trabajo tras iniciarse la pandemia. Pedro Castillo no estaba en el cálculo de nuestros planes iniciales, su presencia se origina frente a la imposibilidad de la candidatura natural de Perú Libre, a la flexibilidad brindada por el Partido aceptando su postulación, pero también debemos reconocer al espacio mediático que el candidato había ganado tras la huelga magisterial del 2017.”

Antes de Castillo, PL nunca pudo lograr un solo congresista. En las legislativas del 2000 sacaron medio millón de votos (3.4%) y quedaron como la quinta lista más votada de la izquierda. El Dr. Cerrón reconoce los méritos de Castillo quien no solo les hizo llegar por primera vez al Congreso, sino también de manera inesperada a la Presidencia. Si él fuese consistente con ello debiera agradecer a Castillo pues, gracias a él, su partido puedo entrar por primera vez al Congreso. 

En ese texto Cerrón aduce que los aliados son circunstanciales, por lo que se preparan para una ruptura con Castillo. Según él no son ellos los que se han pasado a la oposición, sino Castillo al abandonar su programa.

“La República” ha destacado que PL haya votado con el fujimorismo contra el proyecto de dar paso a elecciones internas para democratizar a los partidos, con lo cual se ha decidido que los directivos y financistas de estos, y no las bases, sean quienes eligen a sus candidatos. Para su columnista estrella Rosa María Palacios, Cerrón viene preparando las condiciones para unirse a la derecha para vacar a Castillo.

El Dr. Cerrón tuiteó: “79 votos a favor del golpismo parlamentario, faltarían 8 votos para alcanzar una vacancia si esta se solicitara. El Ejecutivo, sin arma de defensa, está a merced de la derecha. La unidad de la izquierda es una necesidad vital, impostergable e imprescindible.”

Uno puede interpretar esta cita de dos formas. Una es que PL se da cuenta de que se debe ir ya a una amplia unidad de las fuerzas sindicales y progresistas contra el golpismo, y que ello debe conducir a no votar junto a la derecha en la cuestión de confianza ni en ninguna otra votación, así como para impulsar grandes movilizaciones de masas. 

La otra es la que ha mencionado RM Palacios, para quien esta es una forma de chantajear a Castillo y poder negociar con la derecha un posible voto en pro de la vacancia, especialmente si ello podría darse con base en un compromiso de detener o revertir los procesos judiciales contra él y su entorno.  

Pese a lo grave de tal acusación y a que tal video ha tenido una masiva difusión no ha habido ninguna respuesta de Cerrón. Cuando Belmont se atrevió a sugerir que Boluarte conspiraba contra Castillo, ella inmediatamente le envió una carta notarial que le obligó a retractarse públicamente. Es muy importante que PL aclare ello y que reafirme que bajo ninguna circunstancia se va a aliar con la derecha para tumbarse a castillo o a cualquier gabinete suyo.

La derechización

Uno de los argumentos que dan los hermanos Cerrón y Bellido para no dar el voto de confianza al nuevo Gabinete es que este se está derechizando.

Un tuit de Waldemar Cerrón afirma: “Si no se habla del cambio de Constitución, la exposición de la premier carece de sentido”. El problema es que en toda la extensa presentación que hizo Bellido para lograr el voto de confianza a su Gabinete él tampoco mencionó la constituyente y buscó aparecer lo más moderado posible. Es más, ante la posibilidad de iniciar el nuevo Gobierno decretando que no se podía reconocer la carta magna de la dictadura y basarse en un artículo de la constitución de 1979 que desautoriza la urusrpación ilegal del poder, PL ha aceptado respetar la constitución fujimorista de 1993, aunque sea de manera provisoria.  

En otro tuit reproducido por el Dr. Cerrón se dice: “Es lógico que APP apoye al gabinete caviar, defienda al status quo, defienda la exoneración de sus impuestos, defienda al neoliberalismo, defienda los pactos bajo la mesa.”

Bellido también buscó y consiguió el voto de confianza de APP, AP y SP, el cual consiguió, y por eso es que él no mencionó para nada en su extensa alocución al congreso la constituyente, el ingreso libre, la estatización de cualquier empresa o el indulto a Antauro Humala. 

Empero, cuando Bellido deja el Premierato sí menciona estas demandas y llama a sacar a Velarde del BCR, pese a que tanto él como los Cerrón lo colocaron en su sitial por un quinquenio.

En el artículo referido el Dr. Cerrón habla de que el partido debe autocriticarse, y es bueno que haga ello con relación a todas las conciliaciones programáticas que tuvo para poder tener la presidencia del consejo de ministros.

Mientras Castillo le dejó a un militante de PL tener el premierato, PL hizo una serie de concesiones. Bellido renovó el acuerdo con la USAID, autorizó el ingreso de tropas europeas y norteamericanas al país y avaló el proyecto congresal para que el Perú sea la única democracia del mundo que decreta una pena de post-muerte con la que se incinera y disperse por el mar el cuerpo de un ciudadano que murió tras 29 años en la cárcel (con lo cual se buscaba satisfacer a la ultraderecha mientras se creaba un mártir). Varios congresistas de PL, incluido Bermejo, le increparon al Gobierno por eso pues consideran que no se debe permitir la “injerencia externa imperialista” y pasar por encima de la constitución para no entregar el cadáver de un fallecido a sus deudos.

Ni Bellido ni PL han planteado un aumento de las pensiones o de los salarios, pese a que la actual Remuneración Mínima Vital está a 55 dólares mensuales menos que cuando fue decretada por PPK. Tampoco han querido dar paso a entregar canastas familiares a precios módicos a los más necesitados (siguiendo el ejemplo de la bolsa de familia de Brasil o las CLAP de Venezuela).

El plan económico de Bellido no ha cumplido con la “palabra de maestro” de destinar un 10% del presupuesto estatal a educación y otro a salud (tampoco la mitad de tal suma). Durante las elecciones Bellido prometió que lo primero que iba a hacer su Gobierno era expulsar a la embajada norteamericana, pero, durante su premierato, se ha buscado una excelente relación con Biden y se ha renovado la USAID, se han autorizado el ingreso de más tropas estadounidenses y se ha entablado una muy buena relación con el FMI y el Banco Mundial, lo cual implica distanciarse de todos los planteos que tenían las izquierdas para renegociar la deuda externa o entrar a en una moratoria, cancelación o pago parcial de esta.

La idea de ir sacando ministros para contentar a la derecha empezó con Bellido quien pidió la renuncia al canciller Béjar antges que él cumpla 3 semanas en el puesto, luego solicitó la renuncia a Maravì y, finalmente, Castillo pidió remover a ambos. Lo quie falló desde elprimer momento es que no se le plantaron en seco a la derecha aferrándose a defender a cada ministro y poniendo la cuestión dxe confianza desde el saque. 

Tal como hemos visto si a PL le ampliaban su cupo ministerial Cerrón hoy estuviese aceptando al nuevo Gabinete y a sus políticas. Su anterior candidato a la vicepresidencia, Jorge Bustamante, sostuvo que si le daban más carteras él estaría firme con Castillo.

Estos métodos de PL conllevan a varios problemas:

1) La derecha va a vetar a todo militante cerronista en el Gabinete. Miren no más el escándalo que puso esta cuando un cerronista fue invitado a ser embajador peruano en Caracas, algo que al final no se consumó debido a un impedimento judicial de salida al exterior.

2) Castillo no quiere que vuelva a pasar lo que reveló un chat interno de PL según el cual el propio Premier le pedía al partido que saque un comunicado público contra uno de sus ministros. También quiere que sus ministros les sean leales a él y no a otra persona.

3) Los hermanos Cerrón pueden dar la impresión de que son como personas que buscan chantajear a Castillo. Si les dan más cupos PL le da confianza al Gabinete y promueve movilizaciones para defender al Gobierno. Si no les da más cargos entonces son capaces de votar junto a la derecha contra el Gabinete y se oponen a las marchas en pro del cierre del Congreso. 

4) Con estas acciones PL se debilita. Más bien, dbiera dar el salto de ser un partido regional en torno a una familia y un grupo cercano para dar paso a un partido amplio de masas, 

Un vocero de derecha en pro de PL

El principal derechista que está en torno a Castillo es, indudablemente, Ricardo Belmont, a quien PL hubiese gustado que se mantenga como su asesor presidencial, un gesto que el maestro tuvo para contentar al Dr. Cerrón y crear un contrapeso a la “caviar Vásquez”. Recordemos que en los ochentas el “hermanón” se hizo conocido promoviendo la versión peruana de la Teletón, la cual era animada por Don Francisco, el principal presentador de la TV chilena durante el pinochetismo. Luego en 1989, meses antes de Fujimori, él gana la alcaldía de Lima convirtiéndose en el primer “outsider” de derecha en llegar a un cargo público y en privatizar servicios (como fue el de la limpieza). Hasta hace muy poco toda su carrera política se la pasó compitiendo contra la izquierda en todas las elecciones, mientras que sus trabajadores del canal RBC TV le denunciaron por falta de pagos y más de 100 mil accionistas por no haberles cumplido.

Belmont votó por el FREDEMO de Vargas Llosa, Belaúnde, Bedoya y De Soto en 1990, el cual proponía un shock de ajustes neo-liberales para privatizar numerosas empresas públicas y revertir varias leyes sociales y laborales (que luego fue decretado por su derrotado rival Fujimori). Luego, en 1995 Belmont sacó el 2% postulando a la presidencia llevando como su segundo al primer vicepresidente que tuvo Fujimori: Máximo San Román. En el 2001 fue candidato vicepresidencial del ex socialcristiano Poppy Olivera. En el 2006 fue invitado por AP a ser su candidato dentro del Frente del Centro con Somos Perú. Luego quiso candidatear en otras dos oportunidades por dos partidos diferentes de antiguos cuadros fujimoristas: el de Renzo Reggiardo y el de Felipe Castillo. Belmont ha estado asociado con casi todas las fuerzas de la derecha y en cada elección se ha pasado de uno a otro bando.

Recién en el 2019 Belmont se acerca a la izquierda y candidatea por PL, pero en su campaña imitó mucha retórica propia del trumpismo de moda: hostilidad extrema a los inmigrantes, a los gays y al aborto. También como los trumpistas ha atacado a las vacunas, a las cuarentas y a las mascarillas. Luego rompe con PL y en el 2011 se une a UPP, la cual estaba ligada a Antauro Humala, pese a que en el 2016 Belmont desistió de ser candidato presidencial de Felipe Castillo porque no quiso estar junto a Humala padre. Tras haber impulsado otra candidatura contra PL en el 2021, en la segunda vuelta se convirtió en la persona cuyos videos eran los más transmitidos por las redes sociales de PL, algo que continúa hasta hoy.

Belmont se sigue sin considerar de izquierda y, más bien, siempre afirma ser un anticomunista. Nunca ha estado en favor de demandas laborales. Si bien ha apoyado al Presidente mexicano AMLO y se viene enfrentando al fujimorismo, a las “mafias” y a todos los grandes medios de Lima, él es un empresario que está a la derecha de cualquiera de los ministros de Castillo. Cuando él ataca a los “caviares” incluye dentro de estos a las feministas que luchan por el derecho al aborto, a la ideología de género y al matrimonio igualitario.

Si el Dr. Cerrón quiere presentarse como el protavoz de la izquierda verdadera y “marxista-leninista”, no debiera estar tan cercano a Belmont y, menos aún seguir difundiendo cientos de sus videos (muchos de ellos con el logotipo de PL y su lápiz). Belmont está muy a la derecha de Castillo y de cualquiera de sus ministros. Tampoco es una persona muy consistente con sus ideas, pues para cambiando de ellas y amalgamando estas de las fuentes más diversas. 

Belmont es una persona que se ufana de haber sido boxeador y él constantemente trata de lograres mayores rátings de vistas buscando peleas con numerosas personas. Si hay muchos en Perú que están descontentos con los inmigrantes, con los homosexuales o con las vacunas, él trata de ser su vocero, de la misma manera que anhela ser el principal youtuber de los que apoyan a Castillo o a AMLO. 

En uno de sus últimos posts en su Facebook el Dr. Cerrón reproduce un nuevo video de Belmont del 31 de octubre donde él embiste muy duro contra la Vicepresidenta Boluarte. Se supone que esta última es y sigue siendo militante de su propio partido (incluso la que tiene el cargo más alto dentro del Estado, habiendo reemplazado al Presidente en sus 2 giras al exterior). ¿Por qué reproducir el video de un confeso anticonunista contra su propia camarada? ¿Acaso quiere valerse de un “derechista” para ayudar a expulsar a una militante de PL? ¿Qué clase de lealtad muestra a sus bases?

Pese a lo que se cuestione a los “caviares” de FA, NP y JPP nunca ninguno de estos movimientos llevó como su candidato a la alcaldía de Lima o como uno de sus principales propagandistas en sus redes solciales a un empresario de derecha que fue uno de los primeros impulsores del neoliberalismo y de las privatizaciones en los noventas. 

Recomendación a los Cerrón

En esta nota hemos tratado de hacer ver a los directivos de PL que deben reflexionar sobre su actual proceder.

Si lo que buscan es ir hacia un proceso de cambio, mejoras sociales para las mayorías y una constituyente mis humildes recomendaciones son las siguientes:

1) PL debe adoptar una estructura más democrática y participativa donde se permitan corrientes internas y se abra la militancia a los maestros y a todos los sindicalistas que luchan.

2) PL requiere que todas sus deliberaciones importantes sean públicas y abiertas a su militancia de base y a sus electores.

3) PL requiere convertirse en un partido de masas. En vez de romper con Castillo y expulsar a Boluarte deben ser el partido del proceso de cambio e invitar a todos a adherirse a su seno preparándose para movilizar a las asas contra el golpismo parlamentario, por la constituyente y para ganar las elecciones locales y regionales del 2022.

4) Esto implica ir a un verdadero congreso de bases que pueda ser en un coliseo y que dure días y genere amplios debates. Todos los cargos deben ser electos y ninguno debe ser eterno o vitalicio.

5) Se debe mantener unida la bancada de PL y si es posible unirse con la de JPP. Resulta autodestructivo insistir en pedir como condición para seguir en la bancada de PL el vetar al nuevo Gabinete, pues al final los cerronistas se pueden reducir a un Grupo con menos parlamentarios que los de FP, APP y AP. De otro lado, se va a empujarf a Castillo hacia el centro o la derecha, mientras que se desmoraliza a su propia base social.

6) Si PL no quiere apoyar al nuevo Gabinete entonces que no busque integrarlo, pero que lo defienda contra la derecha. Si tanto llaman a seguir la táctica leninista hagan lo que el bolchevismo hizo frente al golpe de Kornilov cuando se unieron a Kerenski (quien les había apresado y perseguido) para derrotarle con las masas en las calles.

7) No amenacen a Castillo con ser capaces de votar junto a FP y RP contra su Gabinete, pues ello deprime a sus propios activistas. Más bien, digan que, a pesar de que son críticos a Vásquez, están dispuestos a defenderla a ella y a Castillo contra el veto ultraderechista.

8) Deben escoger si basarse en la ortodoxia marxista leninista o en utilizar una fraseología radical sin tener tal contenido. Castillo piensa que él pudo haber sacado mucho más votos y vencido más resistencias si es que no hubiese estado asociado a Cerrón, quien le dio argumentios a la derecha para atacarle de “comunista” y de estar coludido con “prontuariados”. La verdad es que durante todo el tiempo en que Bellido estuvo de Premier él jamás citó a Marx y a Lenin ni usó sus categorías o concepciones, y PL no sigue la estrategia de Lenin para la toma revolucionaria del poder ni aplica sus caracteriaciones de clase. 

9) Si PL quiere ser un partido leninista debe enraizarse en los trabajadores y comprometerse en la defensa incondicional de este Gobierno y la democracia ante cualquier amenaza golpista, aunque desista de ser parte de este para “no colaborar con el Estado burgués”, e ir participando en las distintas movilizaciones para preparar una “revoluciópn proletaria”.

10) Si PL quiere ser un partido como el MAS boliviano (que no se reclama “bolchevique”) debe buscar ser un partido amplio de masas que pueda y deba criticar a Castillo pero que sea el primero en impulsar movilizaciones de masas en su defensa. 

PL sostiene basarse en el Foro de Sao Paulo. Si uno ve las experiencia de todos sus grandes partidos, nunca un Secretario General del PT de Brasil, del FA de Uruguay, del PSUV de Venezuela o del MAS de Bolivia constantemente tuiteaba contra su Presidente o renviaba videos o ataques contra su Vicepresidenta (que es militante de su Partido). Cuando Lula quiere dar consejos a Dilma o Evo a Arce lo hacen en privado, pero Cerrón constantemente trata de presionar y dirigir desde afuera a Castillo con lo que rompe puentes con el Presidente.

El Dr. Cerrón aún tiene la oportunidad de ser el Secretario General de un partido amplio democrático y de masas que reclute y organice en su seno a buena parte de los 8,8 millones de votantes de Castillo. Empero, para eso debe dejar de estar constantemente insultando a sus aliados, amenzando con romper su bancada, con expulsar militantes o con no dar voto de confianza al Gabinete o boicotear las marchas contra el Congreso golpista. Él debe darse cuenta que si persiste en ese camino él se va a ir aislando y perdiendo cuadros, directivos y militantes importantes y que su accionar va a empujar a Castillo a girar más hacia el “centroderechismo”, tal como él le acusa, pues va a requerir negociar con este sector para poder lograr un respaldo mayoritario congresal.  

Si Cerrón cree que Castillo se está derechizando o traicionando no debe pedir que PL sea parte de su Gabinete, sino centrarse en organizar movilizaciones y asambleas populares y un partido de masas. Y mientras hace ello debe demostrar ser el màs enérgico que defiende al Gobierno (al cual critica) ante la derecha. Empero, tampoco hace esto. Como hemos visto, Cerrón no quiere impulsar movilizaciones y está dispuesto a votar con la derecha contra el nuevo Gabinete.

Un Secretario General de un partido debe tener como principal tarea estar organizando a este, apareciendo en numerosos mitines, marchas y concentraciones, pero a Cerrón no se le ve en estas, reduciéndose esencialmente a comunicaciones electrónicas.

Uno de los errores más graves que tienen muchos dirigentes de izquierda que han logrado sacar una buena bancada es sobredimensionar sus fuerzas. La experiencia peruana es que en la mayor cantidad de veces que ha habido una fuerza de izquierda que ha tenido muchos congresistas, poco después, en las eleccione siguientes o subsiguientes, se desinflan. Eso le pasó al FEDEP, FOCEP, UDP, UNIR, PRT, IU, FA, o UPP.

Esta es la primera vezz en que la izquierda llega al Gobierno, y sería una pena que su primer Gobierno solo sobreviva unos pocos meses debido a pugnas por cargos y una buena orientación.  

Esperemos que estas sugerencias sean tomadas en cuenta y que PL y Cerrón, si gustan contestar, lo hagan con altura y con el respeto con el que les hemos querido dar algunas recomendaciones en el sentido máss fraternal posible. 

Palabras finales

Esta nota la termino apenas ha comenzado la mayor cumbre del mundo, una que va a difinir el futuro del planeta. Dos de cada 3 mandatarios de todas las naciones se encuentran en Glasgow discutiendo qué hacer para evitar la contaminación, el deshielo de los glaciares y los polos,la desforestación, la polución de los aires, campos, rìos, lagos y mares, el cambio climático, la extinción de especies y la destrucción de nuestro hábitat. Es esta la principal cumbre a la cual ha debido asistir Castillo y esta debiera ser parte de todo un debate a nivel nacional.

La presencia del único presidente campesino, rondero y maestro rural de las Américas en dicha cumbre no solamente hubiese aportado al debate mundial sino que habría levantado su imagen, tendido puentes para diálogos y encuentros con otros jefes de Estado y hecho que el actual Gobierno aprenda en directo la experiencia escocesa donde la educación universitaria, la salud, el transporte a muchos sectores desposeídos, las medcinas prescritas por médicos y las toallas higiénicas para las mujeres con regla con 100% gratuitos y de calidad. 

Es una lástima que el Presidente o la Premier no puedan asistir a la cumbre más importante de la década, algo que PL ha debido haber impulsado (pero e sun hecho que ha silenciado). Y esa ausencia tiene que ver mucho con la inestabilidad producida por saber si el nuevo Gabinete va a ser ratif icado y si ello va a conducir pronto a una vacancia presidencial.

Si PL acusa a la derecha de no dejar gobernar, el partido de Gobierno debiera dejar gobernar al actual mandatario, al que debe defenderlo ante el golpismo, aunque pueda cuestionarle muchas de sus medidas e, incluso, convertirse en su oposición de izquierda. 

Isaac Bigio

Analista internacional

Por favor , déjenos su comentario...