La carta de Putin a Trump

0
1065

Por Olga Capellán | 

Mientras el tono sube de color entre Washington y Moscú en los últimos días de la administración de Barak Obama y la rusa de Vladimir Putin por la supuesta participación o posible ayuda a la derrota por el control gubernamental del Partido Social Demócrata, y además en la lucha por mantener la supremacía en el armamentismo nuclear trasatlántico entre ambas potencias mundiales, lo que vendría a poner en peligro y al tapete, lo que fuera ante una demostración de fuerza y que ahora con el arribo al poder del magnate inmobiliario, dejan entre sí un sin número de dudas que valdrían la pena descifrar.

En el preciso momento de la declaración de amor entre los gobernantes de las dos más grandes potencias mundiales, ahora Rusia pide fortalecer su arsenal de misiles nucleares, mientras que la reacción de Trump, quién habitará la Casa Blanca a partir del próximo día 20 de Enero no se hizo esperar, y manifestó a través de su cuenta en Twitter, diciendo que Los Estados Unidos también deben fortalecer y expandir su propia capacidad estratégica respecto a las armas atómicas, lo que de hacerse realidad las ideas de estos dos grandes amigos Trump/Putin, pondrían en peligro la posibilidad del desarme nuclear anhelado por las demás naciones, en busca de la paz internacional.

Donald Trump, en su peculiares expresiones, lanzó duras críticas contra la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la calificó de ser únicamente un club para pasársela bien, a pesar de su potencial dijo el magnate, el que pronto será presidente de todos los americanos estadounidenses, al acusarla de no estar cumpliendo con el legado principal para el que fue constituida la institución internacional y advirtió que a partir de su toma de posesión las cosas en la casa blanca serán diferentes, como si avizorara una amenaza global.

El presidente electo hizo estas declaraciones en momento en que la ONU dictaminó una resolución para que se acaben los asentamientos judíos en los territorios palestinos ocupado por Israel, en el que el presidente de este último país, Benjamín Netanyahu, contestó agradeciendo su apoyo de Trump, quien debido a que Estados Unidos se abstuvo de votar en dicha resolución, la que se había abstenido al ejercicio de su derecho al voto, y como país con asiento permanente como sede de ese organismo, y quien además prometió trasladar la sede de la embajada desde Tel Aviv a Jerusalem, cuando la administración de Obama se ha opuesto y además porque es un territorio reclamado como capital de Palestina.

Muchos consideran que las acciones de Donald Trump, son temerarias y una de ellas ha sido la designación de su abogado David Friedman, como embajador en Israel, y hombre cercano a la derecha israelí, quien además apoya la expansión de las colonias judías en los territorios palestinos, y quien se opone también a la existencia de dos Estados soberanos, libres y en convivencia.

El coqueteo de Trump y Netanyahu

A pesar de que Donald Trump, no es un político diestro, sino un millonario sin mucho talento, este no sale de un coqueteo para tratar de buscar reconocimiento internacional, é implementar y aplicar un modo operandi de la política exterior sin precedente, ya que en posiciones claves está nombrando el personal ideal que sepan precisamente congraciarse con los regímenes de diversos países átono con el sistema de gobierno de cada una de las naciones; por ejemplo: el Ministro de Relaciones –exteriores designado lo es Rex Tillerson, quien en el año 2013 fue galardonado con la Orden de la Amistad de Rusia, por ser el mejor amigo de esa nación y su presidente Vladimir Putin.

Tillerson, es un empresario muy cercano al gobierno de Vladimir Putin, en Israel también nombró como embajador a un admirador de la política puesta en práctica por el gobierno de Benjamín Netanyahu, y partícipe de la continuación de los asentamientos judíos en los territorios palestinos, ocupado desde la guerra de los 7 días que dio al traste con la ocupación definitiva territorial, obligando a sus ciudadanos abandonar al país o apiñarse en la Franja de Gaza y Cisjordania.

Notorio ha sido la escogencia de sus funcionarios en concordancia no a los intereses de los Estados Unidos como país, ni con los del Partido Republicano, sino en torno a sus intereses personales y al mundo de los negocios.

Donald Trump ocupará la Casa Blanca a partir del 20 de Enero próximo, con la expectativa mundial de: cómo será el desarrollo de su gobierno y qué podrá hacer para mantener el mismo durante los próximos cuatro años de su mandato?

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*