Restauración forestal: un camino a la recuperación y el bienestar de los Bosques Tropicales

0
295

“Lo que estamos haciendo a los bosques del mundo no es más que un reflejo de lo que nos estamos haciendo a nosotros mismos y a los demás”. Chris Maser. 

El 22 de junio se celebra el Día Internacional de los Bosques Tropicales, una efeméride proclamada en el año 1999 por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Organización Mundial de Conservación (WWF) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). 

Los bosques tropicales son el hábitat natural de una biodiversidad tan significativa como diversa e invaluable, son fuente de alimento, trabajo cultura, tradiciones y vida de miles de seres humanos y actúan como reguladores del clima y de las temperaturas a escala planetaria. Aun así, el ritmo de deforestación de estos bosques continúa a un ritmo alarmante. 

Los bosques tropicales son ecosistemas fundamentales para la vida en el planeta, los cuales contribuyen en la absorción del dióxido de carbono de la atmósfera, de manera que adquieren una gran importancia para la conservación del medio ambiente. 

No obstante, estos bosques están en grave peligro por las serias amenazas que les acechan, como la fragmentación del hábitat y la alteración de la biodiversidad, debido a la mano del hombre.  

Anualmente se pierden 10 millones de hectáreas de bosques, una cifra alarmante que es necesaria detener, Incendios forestales, Invasión de áreas boscosas, para el establecimiento de asientos comunitarios ilegales, Construcción de infraestructura, Proliferación de cultivos ilícitos, Deforestación indiscriminada de áreas boscosas, que contribuyen a la emisión de gases de efecto invernadero, incidiendo en el calentamiento global y el cambio climático. 

Más de 1600 millones de personas dependen de los bosques para sobrevivir proporcionándoles alimentos, medicinas, combustible y abrigo. 

La expansión agrícola y ganadera, la tala ilegal, la contaminación y las especies invasoras, así como los incendios son algunas de las causas de la deforestación y degradación de bosques. 

Ríos, lagos y lagunas padecen también por la contaminación y la sobrepesca; mientras las montañas y océanos están expuestos a la degradación y la perdida de sus ecosistemas.  

En el último siglo, la mitad de los humedales del planeta han desaparecido y lo mismo ha ocurrido con el 50% de los arrecifes de coral. El planeta está perdiendo su biodiversidad y un ejemplo de las consecuencias de esta destrucción ha sido la pandemia del COVID-19. 

Los bosques tropicales son ecosistemas terrestres, que se desarrollan en regiones de alta temperatura y se les denomina macro térmicos. Son consideradas áreas higrófilas, debido a su ambiente húmedo. 

Estas zonas boscosas de gran extensión han sido generadas por sucesión natural. Son muy importantes para la preservación de la vida en el planeta, los cuales cuentan con más de 15 millones de especies arbóreas, arbustos y plantas trepadoras.  

Debido a que se ubican en climas cálidos con alta humedad, albergan una gran variedad de flora y fauna exuberante. 

Se encuentran ubicados entre el Trópico de Capricornio y el Trópico de Cáncer, cerca de la línea ecuatorial, en países de Sur América, África y el sudoeste de Asia, son los ecosistemas con mayor diversidad de fauna y flora, tanto que en cada hectárea se pueden encontrar entre 160 y 350 especies de árboles diferentes.
 

Ello es debido a que los niveles de iluminación natural y temperatura son constantes durante todo el año. 

Algunos tipos de bosques tropicales son los siguientes: 

  • Bosque Tropical Lluvioso: son bosques sin estaciones secas y con precipitaciones de más de 2.500 mm. La Amazonia contiene la mayor extensión de bosque tropical lluvioso en el mundo. 
  • Bosque Tropical Húmedo Caducifolio: son bosques menos biodiversos, con precipitaciones anuales de 1.000 a 2.000 mm. 
  • Bosque Tropical Seco y Semi Seco: presentan precipitaciones anuales de 500 a 1.000 mm, con extensos periodos de sequía. Se encuentran en África. 
  • Formaciones de Bosques Tropicales en tierras altas: se ubican en colinas o montañas, con altitudes superiores a los 800 metros sobre el nivel del mar. En América Latina se ubican en la Cordillera de Los Andes. 


La degradación de los bosques tropicales se caracteriza por la pérdida de la cubierta forestal en áreas puntuales, causada principalmente por incendios intencionados y a pequeña escala, la tala de árboles y los fenómenos naturales (tormentas, rayos, riadas, etc.). Se estima que el 10% de los bosques tropicales del mundo está degradado, por lo que corre peligro de desaparecer en breve. 

El panorama no es muy bueno, los ecosistemas se están perdiendo por deforestación, por la apertura de vías, pero el mayor impulsor ha sido el cambio de uso de suelo para convertir bosques en campos de cultivo, pasturas para ganado, actividades mineras y cultivos ilícitos. 

Aunque esta degradación va a un ritmo acelerado, en América Latina y lo que más preocupa es que este flagelo no disminuye, sino que cada vez va a más. La deforestación forestal y la degradación de los bosques tropicales deben ser combatidas en todos los continentes, con el objetivo no solo de detener este problema sino de recuperar, reforestar y restaurar los paisajes naturales 

Se pretende concienciar acerca de la pérdida y degradación de los bosques en el mundo, generando grandes cantidades de gases que ocasionan el calentamiento climático. La ejecución de acciones orientadas a la restauración y la gestión sostenible de los bosques tropicales beneficiarán significativamente al clima y la biodiversidad, generando bienes y servicios necesarios para el desarrollo sostenible de las naciones las soluciones tienen que ser concertadas, eficaces y adaptadas a las condiciones específicas de cada región. 

Los beneficios que brindan los bosques tropicales al planeta y a nuestra vida cotidiana son de un valor incalculable. Ejercen un rol relevante en la erradicación de la pobreza y el logro de las metas de desarrollo, previstas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La ejecución de acciones orientadas a la restauración y la gestión sostenible de los bosques tropicales beneficiarán significativamente al clima y la biodiversidad, generando bienes y servicios necesarios para el desarrollo sostenible de las naciones. 

Aunado a la ejecución de esta campaña se destaca el Decenio de la ONU sobre la Restauración de los Ecosistemas (2021-2030), con la finalidad de efectuar una convocatoria global, para aunar esfuerzos en la protección y recuperación de los ecosistemas. 

La pérdida y la degradación de los bosques generan grandes cantidades de gases que provocan el calentamiento del clima, por lo tanto, la restauración y la gestión sostenible de los bosques ayudan a afrontar esta doble crisis: del clima y de la biodiversidad. Además, estas actividades generan bienes y servicios necesarios para el desarrollo sostenible. 

Algunos datos interesantes sobre los bosques tropicales: 

  • Un árbol libera entre 8 y 10 veces más humedad en la atmósfera. 
  • Los bosques contienen más del 80% de la biodiversidad terrestre. 
  • En los bosques amazónicos se ubican más de 1.000 especies de plantas, utilizadas con fines medicinales. 
  • Los bosques tropicales cubren al menos el 3% del área terrestre. 
  • De acuerdo a un estudio publicado por laInternational Journal of Oncology, aproximadamente el 60% de los medicamentos utilizados contra el cáncer y para el tratamiento de otras enfermedades (afecciones cardíacas, reumatismo, hipertensión, artritis, entre otras) proviene de plantas de los bosques tropicales. 
  • Anualmente se pierden millones de hectáreas de bosques tropicales, ocasionados por la mano del hombre. 
  • La Organización Mundial de las Naciones Unidas estima que más del 25% de la población a nivel mundial dependen de los recursos forestales para su subsistencia. 
  •  Pasar tiempo rodeados de árboles potencia nuestro sistema inmunológico, reduce la presión arterial y facilita la relajación 

Los bosques son fundamentales para combatir el cambio climático, por lo que contribuyen significativamente al beneficio de las generaciones presentes y futuras.   

 “Una nación que destruye sus suelos se destruye a sí misma. Los bosques son los pulmones de nuestra tierra, purifican el aire y le dan una nueva fuerza a nuestra gente”. Franklin D. Roosevelt. 

Araceli Aguilar Salgado Periodista, Abogada, Ingeniera, Escritora, Presidenta del Congreso Hispanoamericano de Prensa, Analista y comentarista mexicana, del Estado de Guerrero, México.

Por favor , déjenos su comentario...