Una insensata oposición

0
3338
Por Carlos McCoy

La no asistencia de los congresistas miembros de los partidos de oposición a la Asamblea Nacional, tratando de deslucir el solemne acto de la toma de posesión del Presidente Lic. Danilo Medina Sánchez y la vice presidente Dra. Margarita Cedeño de Fernández, ha sido el último eslabón de la cadena de incoherencias e insensateces del PRM, del PRSC y sus aliados.

Escuchar al diputado Alfredo Pacheco poner como excusas de su inasistencia, que ese acto era la sepultura de la democracia dominicana y del ambiente de tolerancia en el país, tiene que mover a risas.

Este señor, es el mismo legislador que, bajo una lluvia de tiros en la Cámara de Diputados, provocada por sus compañeros de partido y guarecido debajo de una mesa dijo: “Estamos aquí con mucha prudencia y tranquilidad.  Si se me pega el tiro en la cabeza, pues no hay problemas” Mientras otro colega le vociferaba; ¡Pacheco párate coño!

El señor Pacheco es el congresista que pertenece a la misma agrupación política del senador que, sin ser invitado a una reunión de la Liga Municipal Dominicana, gritando a todo pulmón, arengó a una turba enardecida con su famosa frase, ¡Entren todos coño, entren mil carajos, coño!

¿Quién fue el intolerante que, siendo presidente de la República, dirigiéndose a un camarógrafo que estaba grabando sus declaraciones le dijo “Apágame la mierda esa”?

¿No fue este mismo presidente que interfiriendo con otro de los poderes del Estado, el Judicial, le ordenó al jefe de la policía del momento mayor general Pedro de Jesús Candelier, que no acudiera a un requerimiento del juez de la octava cámara penal?

El presidente que ordenó a ese mismo jefe policial apresar al ciudadano Luís Celestino Montero, dirigente del PRD en las Matas de Farfán, porque este contradijo unas declaraciones del Ing. Roberto Rodríguez, en el sentido de que todas las casas de ese municipio ya recibían agua potable.

En un hecho sin precedentes, el mismo jefe de la policía, mayor general Candelier, piloteando el mismo un helicóptero de la institución, fue y apresó personalmente al nombrado ciudadano y según sus propias palabras porque “Era un preso del presidente Mejía”

Hasta un alto dirigente del PRD, el doctor Emmanuel Esquea Guerrero catalogó la acción como un exceso.

Posteriormente, al preguntársele al presidente Hipólito Mejía que, si esto había sido una de las bromas a la que nos tenía acostumbrados, dijo que no, que no era ninguna broma, que él lo dijo muy en serio.

¿No fue en el gobierno de su partido, el del señor Pacheco, donde apresaron al periodista Marino Zapete, por denunciar que se habían usado los recursos del estado para construir una mansión del presidente Mejía en Jarabacoa?

¿Bajo qué gobierno se apresaron los comunicadores Horacio Emilio Lemoine y Carlos Martínez del programa el Súper Bonche, transmitido por radio Monte Cristi, por haber hecho una encuesta radial entre el diablo e Hipólito Mejía, ganando belcebú por 14 votos a 1?

Podríamos llenar muchas páginas con múltiples y variados actos de los verdaderos sepultureros de la democracia dominicana y de los intolerantes en nuestro país.  Pero vamos a dejarlo hasta aquí.  No sin antes darle un consejo a un político que la mayoría de los ciudadanos lo consideran un hombre bueno, humilde y sensato.

Licenciado Alfredo Pacheco Osoria, no se monte en la sucia y traidora ola de la ignominia.  Ésta, regularmente se traga al surfista que osa montarla y lo cubre con sus pestilentes aguas. Llenas de deshonor, descredito y desvergüenza.

No deje que lo arrastren.

______

Carlos McCoy
carlosmccoyguzman@gmail.com

Por favor , déjenos su comentario...