COMPARTIENDO DIÁLOGOS CONMIGO MISMO

0
287
Víctor Corcoba Herrero. corcoba@telefonica.net

LA SAGRADA HUELLA DE UN CORAZÓN REDENTOR

(Con el estímulo del alma, el cuerpo florece y nuestros andares se abren al verso)

I.- MODELO DE PASAR;

VIVIENDO EL MOMENTO, COLMÁNDOLO DE AMOR

No hay mayor modelo de amor, que aquel que da su vida

por engrandecer la nuestra, empequeñeciendo así la suya,

ennobleciendo los andares y ensalzando el pulso del pecho,

glorificando el despertar de cada siesta con una  gran sonrisa,

pues loando un corazón abierto tendremos la paz deseada.

El Padre busca al Hijo y éste, satisfecho del Padre, lo recrea;

porque todo es pertenencia y confraternidad de sentimientos,

no existe una espiritualidad de una persona, sino el latido

conjunto de varias, que nos muestran el acceso a la deidad,

que es el que nos injerta certeza, nos hace ser rama y remo.

La huella dejada por Jesús aquí es una propuesta de albor,

y una apuesta por la vida de allá, un regreso al verso que soy

y al verbo que somos, del que no debimos ausentarnos jamás.

Nunca es tarde para volver a acercarnos a ese oasis de paz,

que da presentarnos ante Dios vacíos del espíritu del mundo.

II.- MODELO DE VENIR;

OFRECIENDO SU VIDA, INVITANDO A QUERERNOS

La venida de Cristo al mundo, nos ha vuelto la confianza,

ha sido un perfecto volver a  reencontrarnos con su tacto,

el único trino que nos salva, su timbre nos aparta del mal,

actúa contra el ánimo destructivo, nos reconduce al bien,

con la valentía de orar, versando con Dios y embelleciendo.

Su presencia, por si misma, nos armoniza con el Creador,

nos pone en camino y nos dispone a beber de la quietud,

que ha de hacerse relato en nosotros y autenticidad eterna,

sin obviar que, en su visión estamos indivisos, vino por todos,

también murió por todos y así todos tenemos un solo Pastor.

Su llegada nos ruega a dejarnos transformar por la evidencia,

a volver la vista al sacrificio de sí mismo por amor al prójimo,

buscando siempre la poderosa intercesión de la Virgen María,

la Madre que siempre resplandece con la voluntad disponible,

pues las ganas de servir fueron más enérgicas que los titubeos.

III.- MODELO DE ESTAR Y SER;

DEVOLVIENDO LA ESPERANZA, DANDO LUZ

Sabemos que está en nosotros, que nunca se va y nos abandona,

que siempre está esperándonos y llamándonos a su quietud,

pero antes hemos de salir de las miserias para entrar en Él,

porque Cristo vive y nos quiere puros para ser un poema vivo,

y entonar unidos el más níveo de los cánticos llenos de savia.

También quiso ser cuerpo de nuestro cuerpo, el ahora nuestro,

y de esta manera conocernos y reconocernos, en ese Jesús mío

y de todos, siempre dispuesto a alimentarnos y a alentarnos;

por eso, yo quiero fenecer nombrando esta ferviente aspiración:

Venga tu cruz en pos de mí, satisfaga el alma tu viviente querer.

Su ejemplo de estar y de ser, paradigma de la eterna juventud,

nos obliga a proseguir en sus raíces y a elevarnos a la sombra

del árbol del ser comunitario, en la arboleda de la dulce pasión

fraterna, por si hubiera que echar el hombro para abrazarse,

cuando no hay adonde agarrarse ni tampoco donde sujetarse.

Por favor , déjenos su comentario...