Casas y carretera entre Santiago y Puerto Plata colapsan por deslizamientos y hundimientos

0
689

Santiago, R.D.- Al borde del colapso están varias casas ubicadas en la carretera turística bautizada con el héroe nacional general Gregorio Luperon que une a las provincias Santiago y Puerto Plata en la Región del Cibao, al Norte de la República Dominicana debido a las persistentes lluvias.

Sin tregua siguen las lluvias y acelerando a los deslizamientos de tierra, hundimientos en la vía de acceso por donde circulan decenas de vehículos de distintos cilindrajes transportando productos comestibles y llevando pasajeros que incursionan hacia las provincias Santiago y Puerto Plata.

El trayecto tiene una distancia de 60 kilómetros partiendo desde el sector Gurabo al Norte de la ciudad de Santiago hasta la turística zona de Puerto Plata.

Residentes en la zona protestaron y piden al gobierno declarar la vía en estado de emergencia para evitar tragedias humanas y al Presidente de la República, Danilo Medina ordenar hacer una nueva.

Los derrumbes no solo aíslan y afectan el tránsito para el acarreo de productores agrícolas hacia los centros de acopios de la Región del Cibao y la capital, sino que al reanudar las clases en escuelas, liceos estatales y colegios privados miles de estudiantes se verán seriamente con dificultades para su desplazamientos.

El fin de semana debido a las constantes y prolongadas lluvias un total de casas y un colmado quedaron a punto de colapso en las comunidades de Palo Quemado y La Cumbre en el trayecto hacia el sector Gurabo.

Temerosos y protegiendo sus vidas los ocupantes de las viviendas optaron por dejarlas abandonadas.

Fernando Rodríguez, ocupante de una de las casas situada en la comunidad La Cumbre, a la altura del kilómetro 18 de la carretera turística General Gregorio Luperon dijo sentir miedo y temor por su vida y decidió sacar sus ajuares e irse de la zona llevándose a su familia.

Contrario hizo su hermana Gladis Rodríguez, soltera y madre de dos niños no ha podido hacer lo mismo y permanece a la espera de la ayuda prometida por las autoridades el Instituto Nacional de la Vivienda.

“Sé que los deslizamientos harán que tenga que salir, sigo esperando que vengan las gentes del INVI como lo prometieron facilitarnos los materiales y por eso debo esperar aquí” dijo.

“Ahora si corrigen la parte afectada y colocan gaviones no tendré que abandonar mi casa que con tanto esfuerzo levante”, dice la señora  Gladis Rodríguez.

Mientras que en Palo Quemado, zona donde las lluvias y deslizamientos de tierra han causado estragos, también se han registrado nuevos derrumbes que amenazan con destruir la importante vía de acceso.

Y tremendas son las grietas y deslizamientos de tierra causando temores entre residentes quienes deben enfrentan a casa instante, aumentando las presiones corporales.

José Rafael Hilario, nació allí y lleva 60 años residiendo en Gurabo Arriba dijo que ahora tiene que desplazarse a pies por la carretera turística lo hace con toda la precaución por temor a caer en un precipicio y ha tenido que llevar su vehículo a una zona segura ya que los derrumbes se tragaron la carretera.

“Mi esperanza es que se haga el nuevo trazado cerca de esta carretera para así  estar más seguros, porque las condiciones actuales no se puede transitar.

Dice Hilario que unos de los tramos más afectados es el ubicado en la Cumbre de Juan Veras por donde se ubica la falla en la Cordillera Septentrional y la fosa de Wilwuakee donde varias casas resultaran destruidas hace algunos años y ha sido mayor.

Con las recientes lluvias, se presentaron nuevos hundimientos en la carretera haciendo más difícil el transitar por ella, peor aún, dicen en camiones y guaguas.

Las lluvias registradas durante el mes de noviembre y lo que vade diciembre causaron  que decenas de viviendas colapsaran y otras aún permanecen sepultadas bajo el lodo.

Censo del 2005

Un censo levantado en el año 2005, los empadronadores recomendaron que como una necesidad impostergable a fin de evitar tragedias humanas el desalojar las familias de 200 casas y reubicarlas en otros lugares más seguros.

Sin embargo, se ignoraron las recomendaciones, y hoy esas familias viven traumadas expuestas al peligro a causa de los deslizamientos y hundimientos en zonas de Palo Quemado y la Cumbre de Juan Veras al Norte de la provincia Santiago.

Esta semana, representantes de organizaciones comunitarias, sociales y de transporte realizaron caminatas con pancartas reclamando al Presidente de la República,  Danilo Medina que interceda para evitar más muertes causadas por los deslizamientos y hundimientos de tierra ocasionadas por las lluvias.

DEJE SU RESPUESTA

Favor dejar su comentario
Favor indicar su nombre aqui

*