Los Penitentes hacen ya parte de la historia oficial de Colorado

0
1336

Colorado de Denver incluyó a partir de hoy a Los Penintentes, una tradición religiosa con una presencia de dos siglos en el estado, como parte de su historia oficial a través de una exhibición y un vídeo.

Ambos destacan la historia de esta tradición, propia de los ritos religiosos de la Semana Santa en España y naciones latinoamericanas, en el sur de Colorado y Nuevo México.

El proyecto, realizado en colaboración con el Museo de las Américas, también en Denver, es la culminación del trabajo del educador Antonio Esquibel, el experto en genealogía Manuel Salazar y el productor de documentales sobre la historia de los méxico-americanos Rick Vigil.

Se trata de una muestra “extra especial por la rareza de sus artefactos y por la oportunidad de escuchar a penitentes practicantes del presente”, explicó Victoria Page González, portavoz del Museo de las Américas.

Los realizadores de “La espiritualidad y su gente en el Valle de San Luis”, un vídeo de 23 minutos incluyeron entrevistas a ancianos “penitentes”, o “hermanos mayores” como Max Taylor y Charlie Martínez, con imágenes de algunas de sus ceremonias públicas.

Señalaron que el propósito era ofrecer “un punto de vista único” sobre ese grupo, no enfocado en revelar sus “secretos”, sino en documentar la presencia actual y la continuidad histórica de los penitentes desde su formación hace más de dos siglos hasta el presente.

Aunque popularmente llamados Los Penitentes, el nombre oficial del grupo es La Fraternidad Piadosa de Nuestro Padre Jesús Nazareno, una “sociedad secreta”, con rituales privados, compuesta mayormente por hombres católicos hispanohablantes del norte de Nuevo México y del sur de Colorado.

Sus orígenes exactos siguen siendo tema de debate, pero queda claro que el grupo se originó en Nuevo México en la segunda mitad del siglo 18 (quizá por falta de suficientes sacerdotes) y pasó a Colorado en los primeros años del siglo 19, cuando ese territorio aún pertenecía a México.

Luego, durante cien años, desde 1848 (año que la región quedó bajo control de Estados Unidos) hasta mediados del siglo 20, los penitentes se mantuvieron activos en numerosas ciudades de Colorado, actuando como grupo religioso y como fraternidad social y cultural.

Desde entonces, sus números han disminuido considerablemente, aunque se cree que 1.500 penitentes todavía practican sus creencias en el sur del estado.

En el vídeo, el “hermano mayor” Martínez explica que desde hace 52 años es director de una “morada” (centro de reuniones) en San Antonio, donde cada año, en la época de Semana Santa, se produce un “encuentro” de peregrinaciones simultáneas de feligreses, unos partiendo de la morada con una imagen de Jesús, y otros desde la iglesia con una imagen de la virgen María.

Por eso, para Martínez, ser un penitente es “un compromiso sagrado para toda la vida”.

Por favor , déjenos su comentario...