Una revancha entre Texas y Toronto sería de lo más interesante

0
1116

Algunas personas de cierta edad recuerdan la rivalidad entre los Reales y Yankees a finales de los años 70, cuando Kansas City trataba de todo pero no podía superar a Nueva York en los playoffs. También está el choque Bravos-Padres en los años 80. Y Cachorros-Mets a finales de los 80 — o cualquier momento de 1969 en adelante.

Nos podemos atrever a decir que eso es lo que veremos de los Azulejos contra los Rangers en un futuro muy cercano, después de que se calentaran los ánimos en el cierre de la serie en Arlington.

Varios límites — invisibles y obvios – se pasaron por parte de integrantes de ambos clubes. La pasión sobre el terreno entre Toronto y Texas es lo que hace el béisbol más interesante, pero nunca hay un lugar para que un jugador golpee a otro en el rostro, como se lo hizo el venezolano Rougned Odor al dominicano José Bautista.

Odor merece una larga suspensión y es casi seguro que así sucederá.

La riña entre ambos conjuntos fue auténtica y últimamente eso se ve poco en el béisbol. Estos dos clubes de verdad no se quieren.

Por eso esperamos que se vuelvan a ver las caras este año.

El próximo choque entre los Rangers y los Azulejos sería en octubre, tras haber concluido sus series de temporada regular. Pero imagínense la anticipación y el drama que habría si se midieran de nuevo en la postemporada, incluso si se jugaran un cupo en la Serie Mundial.

Aunque equipos como los Orioles, Medias Rojas, Marineros, Medias Blancas, Reales y otros podrían interponerse, cabe una clara posibilidad de que haya una revancha en los playoffs. Sería algo bastante divertido.

Los Rangers luchan por la cima de la División Oeste de la Liga Americana, mientras que los Azulejos siguen siendo una amenaza pese a su foja de 19-21. Es difícil imaginarse que un equipo con Bautista, Josh Donaldson, el quisqueyano Edwin Encarnación, Troy Tulowitzkiy Russell Martin no vaya a realizar un ascenso en cualquier momento.

El roce en Arlington no hubiera ocurrido si Texas hubiera logrado sepultar a Toronto en la Serie Divisional de la Liga Americana en octubre pasado. Fue una gran serie para los aficionados, excepto para aquellos que querían ver a los Rangers regresar al Clásico de Otoño después de que el equipo dejó escapar el título en el Busch Stadium en el 2011.

El año pasado el conjunto texano estaba a punto de avanzar a la siguiente ronda, arriba 2-0 ante los canadienses en la Serie Divisional. Pero esa ventaja se evaporó y Bautista coronó un impresionante regreso en el Rogers Centre con el jonrón que fue seguido por un inolvidable tiro de bate.

Con dicha celebración, Bautista no trataba de humillar a los Rangers, pero rompió una de las reglas no escritas del béisbol y por eso el cañonero fue abucheado en Arlington durante todo el fin de semana pasado.

Era inevitable anticipar un altercado y eso mismo llegó cuando el relevista de los Rangers,Matt Bush, le dio un bolazo a Bautista. Eso fijó el escenario para un deslizaje agresivo de Bautista en la segunda base defendida por Odor, quien se agachó para tirar hacia la primera base después de atrapar el tiro del tercera base dominicano Adrián Beltré. Fue un estilo de juego de la vieja escuela y el grupo de árbitros rápidamente señaló que Bautista rompió la nueva regla de deslizaje, lo que resultó en un doble play automático.

Odor es un jugador de 22 años con bastante talento. Pero rápidamente se está ganando una reputación de instigador.

Odor y el receptor de los Astros, Hank Conger, intercambiaron palabras durante un turno en julio pasado luego de que Odor se tomara su tiempo para correr las bases después de un cuadrangular, lo que resultó en que ambas cuevas entraran al terreno en el Minute Maid Park. Además, pisó con plenos spikes al infielder de los Angelinos, Johnny Giavotella, con un dudoso deslizaje en el último fin de semana de la campaña del 2015, cuando los Rangers trataban de mantenerse sobre los Astros en una reñida lucha por la División Oeste.

Al golpear a Bautista, Odor podría convertirse en el blanco de los seguidores de los Azulejos durante un buen tiempo, de igual manera en que Bautista lo seguirá siendo para los aficionados de los Rangers.

Una revancha en la postemporada sería bastante divertido, especialmente si los dirigentes Jeff Banister y John Gibbons pueden procurar que sus pupilos mantengan la competencia dentro del espíritu del juego.

Habrá una larga lista de multas y suspensiones por la trifulca del domingo y es casi seguro que cada equipo pensará que el castigo para el otro club no fue suficiente y el de ellos fue exagerado. Eso casi siempre sucede.

Odor y Gibbons, quien regresó al terreno tras ser expulsado antes de la trifulca, recibirían los mayores castigos. ¿Pero cuál será la sanción para Bautista?

¿Ahora qué les espera a estos conjuntos? Ambas partes podrían decir que están más unidos tras la riña y que eso los ayudará a aumentar su nivel de energía.

A largo plazo, estos dos clubes están armados para llegar lejos. Seguramente no verán la hora de verse las caras en octubre, pero primero tendrán que asegurar sus puestos en la postemporada. A dicha etapa no se puede llegar sólo con palabras bruscas.

DEJE SU RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*