Toyota Corolla celebra los cincuenta con una Edición especial

0
6347

Por: Roger Rivero |

De vez en cuando pienso en el trabajo de los catadores. Los de vino, café o aceite…si ¡aceite!. Hace unos meses en el programa de televisión 60 Minutos, demostraban cuan fácil es crear aceite de oliva extra virgen falso. La policía italiana tiene catadores empleados solamente en detectar aceites falsos, algo que el paladar común no puede hacer.
Discúlpenme si hago sentir mala a alguien, pero hay una alta probabilidad de que esa botella de acetite extra virgen por la que pagó más de $15 dólares sea falsa…entre el 70 y el 80 por ciento de ese aceite comercializado en Estados Unidos lo es.

Mi trabajo “catando” autos es mucho más sencillo que el de los policías italianos, pero también tiene sus complicaciones. Cuando terminas de probar un Jaguar de más de cien mil dólares, y caes en un Nissan Sentra, es necesario un proceso de reacomodo mental que dura algunas horas. Esta semana la he tenido extremadamente fácil. Quiso el azar que tras mi Sentra llegara un Coralla de Toyota: combinación perfecta.

2016_toyota_corolla_special_edition_1

La realidad es que ambos autos comparten suficientes puntos de convergencia como para que sea difícil en algunos momentos distinguirlos, si se pudieran probar con los ojos cerrados como los catadores italianos. Padecen del mismo mal, manejo poco atractivo y falta de poder. Nuestro auto de prueba fue un Coralla “Special Edition” o Edicion especial, que mayormente incorpora aspectos estéticos como elegantes asientos y alfombras negras con logos y costuras rojas y colores exclusivos como el Rojo absoluto y el Super Blanco.

A este auto que viene basado en el Toyota S o Sport, también le agregaron llantas de 17 pulgadas de aleación con acabado en negro, paletas en el timón para los cambios, he incluye la opción de manejo deportivo, que en algo cambia la dinámica del auto, sin que la diferencia sea algo como para festejar, pero sería injusto no reconocer que se siente algo más deportivo conducido en modo Sport.

Por mucho que se quiera adornar, el Corolla sigue siendo un auto hurbano para viajar a la escuela o el trabajo. Lo hace con eficiencia pues, sin “apretarlo” mucho en manejo Eco puede rendir hasta 35 millas por galón en manejo combinado, suficiente como para alejar las visitas a la bomba de gasolina. Disponible en el resto de la alineación Corolla, vienen dos motores de 1.8 litros y 4 cilindros.

Uno entrega 132 caballos mientras que el otro 140. Los modelos más económicos pueden adquirirse con transmisión manual, aunque solo el 1% de todos los compradores de este auto lo eligieron el pasado año. La transmisión CVT hace su trabajo decentemente, aunque nada fuera de lo extraordinario.

La gama Corolla se compone de cuatro niveles de equipamiento: L, LE, S, y un nuevo modelo LE Eco. Todos vienen con aire acondicionado, Bluetooth, luces LED de circulación diurna, y cerraduras, puertas y espejos eléctricos. Toyota ofrece también sus sistemas de información y entretenimiento que no sólo es competitivo, pero quizás entre los mejores sistemas en esta clase de autos, si tenemos en cuenta su interface, facilidad de uso, conectividad y sonido. El sistema Entune de Toyota, ofrece navegación y aplicaciones para algunos modelos de la gama más alta.

El más barato de los Corallas es el L, que con caja manual puede conseguirse por $17,300 (adicionar caja de cambios automática agregaría unos $600 más). Le sigue él LE con precio base de $18,735, el LE Plus y LE ECO que comparten el mismo precio, $19,135 y el LE Premium que sube a los $22,195. En la gama alta el Coralla S -$19,295- viene con variantes Premium, Plus y Special Edition como el que probamos que tiene precio base de $20,635.

Seria deshonesto si no reconocería que el Corolla a pesar de su apariencia sosegada, se siente más “auto” frente al Nissan Sentra. No es sin embargo nuestro preferido en la categoría de sedanes compactos, pero mi opinión aquí poca relevancia tiene.

El consumidor a votado por muchos años con su bolsillo, convirtiendo al Toyota Corolla en el auto más vendido del mundo y esto fue allá por 1997. Producido en más de 15 plantas alrededor del planeta, hace tres años rompieron la marca de 40 millones de autos producidos…el resto como diría mi abuelita, “es historia”.

Por favor , déjenos su comentario...