Toyota Avalon. Valores tradicionales

0
6706

¿Cómo cambiar sin que se note? Esta quizás ha sido la pregunta que más a atormentado a lo diseñadores de algunos productos de Toyota, como el Avalon. Así pasó con el hermano menor, el Camry, y no hay culpas que lanzar al fabricante, pues por encima de la cultura conservadora heredada, nada mejor que acogerse a los proverbios: “Si no está roto, no lo arregles”.

Pero los consumidores se renuevan, y los amantes del Avalon no son ya los mismos que hace diez años atrás. Toyota lo reconoció, rediseñando el modelo en el 2013, dotándolo para asombro de algunos, como el primer auto del fabricante con cargador inalámbrico para teléfonos inteligentes. Este año se le han hecho algunos ajustes a la fórmula ganadora del Avalon, no dejando que quede rezagado ante sus competidores.

El nuevo parachoques delantero ha sido reformado y desaparecieron los neblineros. También hay cambios en las luces delanteras y trasera, pero lo suficientemente moderados como para no molestar al comprador tradicional. En el interior como siempre, materiales y terminado de primera, con excelente espacio para todos los ocupantes, y quietud en la cabina para poder llevar conversaciones casi en susurro, con algún Indie de bajo octanaje en un sistema de 11 altavoces JBL que se ofrece como opción.

2015CAS_2016_Toyota_Avalon_006

Los aficionados a la tecnología quedaran bien impresionados con el Avalon, que ahora usa en la mayoría de sus controles, la misma tecnología desarrollada para los teléfonos inteligentes que operan conmutadores táctiles capacitivos que requieren contacto sólo con la punta del dedo para realizar sus funciones. La sustitución de interruptores y botones deriva en menos partes móviles y, por lo tanto, en teoría, menos cosas que se puedan romper. Impresionados también puede que queden los compradores, por la buena cantidad de prestaciones estándar que el Avalon 2016 trae. Arranque sin llave, doble zona de climatización automática, cámara en reversa, sistema de información y entretenimiento Entune, con reconocimiento de voz, radio satélite y HD, Siri Eyes Free y pantalla de 7 pulgadas.

La lista de opciones también es amplia, y destacan el sistema de recarga inalámbrica de celulares, techo solar, alertas de todo tipo y control crucero adaptable. Varios niveles de potencia hay disponible, dependiendo del nivel de equipamiento que son cinco en total: XLE, XLE Premium, Touring y Limited, agregando ente año el XLE Plus.

No hay cambios en el tren de poder para el 2016 y en realidad no son necesarios. Cierto que el Avalon queda por debajo de varios de sus competidores cuando miramos al número total de caballos de fuerza, pero a los amantes de este auto poco les importa cuanto demorarían en “tragarse” un cuarto de milla. Aquí es importante el refinamiento, y el V6 de este auto a 268 caballos tiene todo lo que se necesita para despegar veloz en la luz roja si se requiere, pero, sobre todo, para entregar una marcha sosegada rindiendo 21 millas en la ciudad y 31 en la autopista, nada mal para un auto de estas dimensiones. Los más consientes con el medio ambiente pueden optar por la opción hibrida, que alarga en 19 millas el consumo promedio en el Avalon.

Luego de conducir un modelo Touring por una semana, es fácil advertir porque este auto continúa brindando grandes ganancias a la compañía, y es uno de los preferidos a la hora de elegir automóviles por su comodidad. Aunque a Toyota quizás no le guste mi razonamiento, siempre que pruebo un Avalon me hago la misma pregunta: ¿Para qué comprar un Lexus? En realidad, me he respondido la pregunta antes. No se trata de raciocinio si no de preferencias y ganas -o necesidad- de “enseñar”. Una edición Limited como la que probamos con decenas de opciones viene con precio de $37,885. Poco posible encontrar un Lexus con similar equipamiento por ese precio. Hablando de números; el precio base del Avalon XLE es de $32,650. Un XLE Premium sube a los $37,050 y el precio base del Limited es de $40,450.
Toyota trata de conquistar compradores fuera del sector tradicional del Avalon, dotándolo de un estilo más moderno, suspensión retocada para un manejo más sensible, y buenas opciones tecnológicas, pero quizás, lo que más influya en la decisión de compra serán valores que el Avalon ha ganado por los años de los años…comodidad, confiabilidad y quizás el mejor valor de reventa en su clase.

Por favor , déjenos su comentario...